Diferentes tipos de personalidad del perro

Cada perro tiene una forma de ser diferente, una personalidad peculiar, un comportamiento distinta. Vamos a conocer los tipos de personalidad del perro.

Diferentes tipos de personalidad del perro
Elia Arcas
Escribir me obliga a aprender, a investigar y a conocer gran cantidad de temas relacionados con la salud y con un sistema de vida responsable y respetuoso.

Personalidad del perro

Cada raza de perro tiene una personalidad diferente y, por supuesto, influye en esa personalidad la forma de ser de los dueños.

Una parte de esa personalidad es inherente a la raza y otra parte se ve influida por, como hemos dicho, la forma de ser de los dueños, el ambiente en donde se desarrolla su vida, la alimentación y los cuidados que el animal recibe.

La educación puede influir

Cuando incorporamos un perro a nuestra familia es imprescindible trabajar en su educación para que sea un animal sociable. Se debe empezar a educar a nuestro animal de compañía cuando es un cachorro. Se le debe dejar claro que es lo que está permitido y lo que no, cuales son los límites .

Los perros son muy inteligentes y enseguida entienden que las normas de convivencia que se les enseñan, siempre hay que dejar muy claro quién es el jefe de la manada para que ellos sepan a que atenerse y hasta donde pueden llegar.
A continuación vamos a ver los diferentes tipos de de personalidad que pueden tener los perros y qué se debe hacer para educarlos.

Diferentes tipos de personalidad del perro

Personalidad agresiva:

Sin lugar a dudas la genética influye en la personalidad agresiva del perro. Es decir los perros que han sido seleccionados por su fuerte carácter para ser usados como guardianes y protectores son más fieros y más agresivos, es el caso de razas como el doberman, ovejero alemán o rottweiler.

Un perro con una personalidad agresiva necesita un dueño con un fuerte carácter que haga prevalecer su liderazgo frente al perro, dejando muy claro quien manda.

Es importante detectar si el perro tiene una personalidad agresiva lo más pronto posible y trabajar para poder controlarlo, necesita una buena educación que le ayude a controlar su carácter y nos permita disfrutar de nuestro perro sin que cause problemas.

El perro con una personalidad agresiva y dominante, suelen ir unidas, necesita hacer ejercicio regularmente y, como hemos dicho, educación para mantenerlo en un estado de ánimo equilibrado.

Por desgracia existen muchos propietarios que no solo no controlan el carácter o personalidad agresiva del perro sino que lo fomentan,  provocando problemas con otros animales e incluso con personas.

Personalidad tímida e insegura del perro:

Es muy posible que la personalidad del perro tímida e insegura se de en animales que se han criado sin contacto social. Si un cachorro se cría aislado puede convertirse en un perro tímido e inseguro.

También si el cachorro convive con adultos que son muy agresivos y con una personalidad muy dominante puede desarrollar rasgos de timidez y de falta de confianza en sí mismos.

Este tipo de animales necesitan un dueño cariñoso y paciente que les estimule y les ayude a supera su timidez e inseguridad.

Personalidad tímida-agresiva:

Con los perros que tienen a la vez una personalidad tímida y agresiva pueden generar una convivencia difícil. Estos animales suelen tener mucho miedo ante cualquier situación por cotidiana que esta sea, pero reaccionan de haciéndole con un cierto grado de agresividad.

Es aconsejable evitar el emparejamiento de animales con un carácter fuerte y agresivo con animales que sean tímidos e inseguros, pues este tipo de cruce puede dar lugar a esta personalidad tímida y agresiva.

Personalidad sociable del perro:

El perro que tiene una personalidad sociable suele tener un carácter muy equilibrado y es un animal que se adapta bien a diferentes tipos de ambientes y de situaciones.

Se relacionan bien con las personas y con otros perros. Son animales ideales para tenerlos como mascotas de la familia

Personalidad independiente del perro:

Este tipo de perros no necesita no está interesado en relacionarse con las personas.

No es un animal cariñoso y no pide mimos y caricias por parte de su dueño, no siente un apego especial hacia él y prefiere estar solo que acompañado por los miembros de la familia.

Necesita un dueño que le acepte y le deje disfrutar de su espacio.

Valoración




Anterior artículo »
Siguiente artículo »

Suscripción gratuita

Recibe gratuitamente nuestro boletín mensual con las últimas novedades