Motivación para no abandonar el gimnasio

Si eres de las personas que necesitan motivación para no abandonar el gimnasio no puedes dejar de leer estos consejos ya que te ayudarán a lograrlo.

Motivación para no abandonar el gimnasio
Elia Arcas
Escribir me obliga a aprender, a investigar y a conocer gran cantidad de temas relacionados con la salud y con un sistema de vida responsable y respetuoso.

Estrategias para no perder la motivación

  • Fíjate metas realistas
    A corto, mediano y largo plazo. Una meta realista a corto plazo podría ser: Ir tres veces a la semana al gimnasio. Es más realista que vayas tres veces a la semana, porque si te propones ir toda la semana y de pronto te sale un cafecito con tus amigas habrás dejado de cumplir tu meta y eso puede hará que pierdas tu motivación.
  • Habla con otras personas que hacen ejercicio
    Compartir las experiencias te hará sentir bien. Las personas que disfrutan de hacer ejercicio tienen buenos tips para pasártela mejor en el gimnasio y seguro te transmitirán su entusiasmo.
  • Tómate tu tiempo
    Considera que el tiempo que pasas haciendo ejercicio es “tu tiempo”, en el que no pensarás en otra cosa que no seas tú misma.
  • Recuerda cómo eras antes de comenzar a hacer ejercicio
    Seguramente has mejorado. Es muy bueno llevar una bitácora de lo que haces, incluso anota el tiempo. Verás que al final del mes ¡habrás hecho más horas de ejercicio de las que jamás imaginaste que lograrías!. Esta es una buena motivación para no abandonar el gimanasio que no suele fallar nunca.
  • Cambia tu actitud
    Cuando comiences una rutina, no pienses “Trataré de hacerla”. Cambia esta palabra por “Voy a hacerla”.
  • Apúntalo en tu agenda
    En cuestión de dos o tres minutos puede cambiar tu decisión de ir o no al gimnasio. ¡No te dejes vencer por los pretextos! Agenda tu tiempo para hacer ejercicio y déjalo intocable ante otros compromisos. Te sentirás muy orgullosa de ti misma al mejorar en la planeación de tu tiempo y ejercitarte.
  • Búscate compañeros de ejercicio
    Si vas al gimnasio siempre en compañía de un amigo, entre los dos harán más divertido el momento y se echarán porras uno al otro para seguir ejercitándose cada día. Si la motivación es compartida el resultado es aún mayor.
  • Si tu ropa empieza a quedarte grande
    Sal de compras y pruébate la ropa que te gusta en una talla más pequeña. Conseguir disminuir una talla es, posiblemente, la mejor motivación para no abandonar el gimnasio.
  • ¿Ataque de flojera?
    Piensa en todos los beneficios que te trae el ejercicio. Quemas grasa, generas músculo, te da energía, mejora tu circulación, combates la celulitis, mejora tu digestión, acelera tu metabolismo, ayudas a fijar el calcio de tus huesos y ¡Te sentirás sensacional!

De vez en cuando revisa estos consejos y verás como tu motivación no disminuye.

Valoración




Anterior artículo »
Siguiente artículo »

Suscripción gratuita

Recibe gratuitamente nuestro boletín mensual con las últimas novedades