Mascarillas de avena para cuidar la piel

Aprendamos a hacer en casa tres mascarillas de avena adecuadas a cada piel y aprovecha los beneficios de este cereal tan saludable para tu belleza.

Mascarillas de avena para cuidar la piel

Propiedades de la avena para la piel

Aminoácidos
La avena contiene 18 aminoácidos diferentes, que son esenciales para una piel sana. Los aminoácidos actúan como bloques de construcción para el cuerpo, ayudando a reconstruir el tejido y promover la curación. Su rostro puede absorber los aminoácidos aplicandolla en forma de mascarillas de avena, ayudándole a sanar las imperfecciones y reparar la piel dañada.

Hipoalergénico
La avena tiene propiedades suavizantes de la piel y es hipoalergénica. Cuando se combina con otros productos, las personas con piel sensible o alergias pueden disfrutar de los beneficios de las mascarillas de avena. Estas características también pueden ayudar a aliviar las erupciones cutáneas y las reacciones alérgicas, así como las quemaduras solares.

Hidratante
Si bien la avena sola no hidrata su piel, es un componente beneficioso en una mascarilla hidratante. La avena es un humectante, lo que significa que ayuda a que tu piel retenga la humedad. Cuando se usa junto con ingredientes que hidratan la piel, la avena puede ayudar a que su piel tenga una apariencia brillante y húmeda.

Exfoliante
La textura granular de avena lo convierte en un exfoliante eficaz. La exfoliación remueve las células secas y muertas de la piel para dar paso a las nuevas y sanas. Cuando se usa regularmente, la combinación de un nuevo crecimiento de la piel exfoliante y potenciado por los aminoácidos y la humedad adicional proporcionada por los ingredientes en las mascarillas de avena promueven una piel de aspecto más joven.

Utilizada de forma tópica, en geles, champús, cremas, lociones, jabones o mascarillas, la avena está indicada para:

  • La dermatitis atópica, incluso cuando se da en niños de corta edad.
  • Después de un largo día de exposición solar o para quemaduras de diversa consideración. Si son graves, debes mezclar el ungüento con aloe vera.
  • Es extremadamente emoliente, suavizante e hidratante, así que también sirve para cutis desvitalizados con surcos profundos y muy estropeados.
  • Es relajante y calmante.
  • Tradicionalmente se ha utilizado para el tratamiento de la sarna, afortunadamente en retroceso, y para la psoriasis.
  • Las compresas con cataplasmas calientes dan un respiro a los dolores de reuma o musculares.

Las mascarillas de avena que se mencionan a continuación, te pueden servir para una o varias de estas problemáticas. Recuerda que no tienen contraindicación alguna, que son baratas, rápidas, fáciles y ecológicas. Debes dejar reposar las mascarillas de avena en cara o cuerpo mínimo entre 17 y 20 minutos. Una vez descansada, te lavas la parte tratada, un poco de tu crema y ¡listo! Eso sí, hay que ser constante y repetirla de vez en cuando para que hagan efecto.

Mascarillas de avena y leche

Es adecuada para pieles maduras, atacadas por el sol o con dermatitis. Es tan fácil como mezclar avena integral con leche (que puede ser del mismo cereal o leche animal) con una proporción de 3 de producto sólido por 1 de líquido. Bate hasta que quede sin grumos y colócatela en el lugar elegido siguiendo las instrucciones anteriores.

Mascarilla de avena, leche y huevo

Esta receta está indicada para pieles demasiado morenas o agrietadas. Si quieres un efecto exfoliante, utiliza la harina integral. Solo necesitas un huevo batido, dos cucharadas de leche a tu elección, 6 cucharadas de avena molida o en copos previamente triturados y una cucharada de miel.

Te será más fácil prepararla si utilizas la batidora. Sigue los consejos de arriba, como siempre. Y recuerda que puedes ponérsela a tus niños después de un largo día de playa o al aire libre. Se recuperará su delicada piel.

Mascarilla de avena, limón y aguacate

Este ungüento sirve, además, para reparar pieles con manchas o demasiado tristes. Mezcla el zumo de la fruta con medio aguacate, una cucharada de miel y dos de avena. Si la pasta queda demasiado consistente, lícuala con leche o agua. Bate enérgicamente y aplícala sobre el rostro.

Si deseas añadir un efecto exfoliante a la mascarilla de avena, usa salvado de este cereal o de otro a tu elección. Si pones un poco de azúcar, el resultado será una tez luminosa y libre de tensiones.

Con muy poco y utilizando ingredientes básicos, lucirás estupenda y bella. Y eso sin contar la relajación que da este tiempo solo para ti.



Valoración

Mascarillas de avena
4 (80%) 3 votes
Candela Vizcaíno
Doctora en comunicación, poeta, escritora y mamá. Periodista y redactora en vida sana, lenguaje de los símbolos, literatura, arte, viajes y moda.


Anterior artículo »
Siguiente artículo »