Las sartenes, ¿cuál es la clave de su éxito?

Las sartenes son el utensilio más empleado en cocina gracias a su versatilidad y a que es ideal para preparar nuestros platos rápidamente a fuego alto.

Las sartenes, ¿cuál es la clave de su éxito?

Las sartenes, como cualquier otro utensilio de cocina, pueden estar fabricadas de diversos materiales. El material más utilizado es el hierro, aunque últimamente se están popularizando mucho las de cerámica. En cuanto a la estructura de la sartén, cada forma va bien para cocinar cierto tipo de platos.

Variedades de sartenes

  • Sartén clásica: es la sartén de hierro de toda la vida, con paredes bastante altas. Es ideal para freír y saltear.
  • Paellera: es la sartén ideal e insustituible para preparar nuestra deliciosa paella o fideuá. A diferencia de otras sartenes, en vez de tener un mango, tiene dos asas que permiten mover el arroz con facilidad sin necesidad de una cuchara u otro utensilio similar. El fondo de la paellera es plano y las paredes muy bajas, lo cual ayuda a que el arroz nos quede perfectamente cocido.
  • Sartén Ovalada: una sartén no tan popular pero ideal para cocinar alimentos alargados y delicados como pescados. Tiene las paredes muy altas para poder contener líquidos. Muchas de estas sartenes están provistas de un mango de metal ya que suelen utilizarse también en el horno.
  • Wok: es una sartén de origen chino con paredes muy altas y abombadas. Esta sartén tiene la forma idónea para saltear a temperaturas muy altas.
  • Sartén de cerámica: cada vez más populares, son sartenes generalmente de metal con un recubrimiento interno de cerámica. Suelen ser antiadherentes.

Antiadherentes, ¿son seguros?

La mayoría de sartenes modernas tienen algún tipo de antiadherente ya que es una cualidad muy valorada por el consumidor. Sin embargo, los estudios que supuestamente garantizan su inocuidad son limitados, y otros cuestionan que sean seguros (estudio).

Para ser más exactos, el problema no reside en el antiadherente en sí, sino en la sustancia que lo une a la sartén, llamado PFOA. El antiadherente se deteriora rápidamente y deja libre esta sustancia, que se libera en forma de gas.

Cuidado de la sartén

Las sartenes de hierro susceptibles a la oxidación requieren de un tratamiento previo a su primer uso. Debemos untar el interior de la sartén con aceite y hornearla a 120-130ºC durante 1 hora. Entonces apagamos el horno y dejamos la sartén en él durante unas 12 horas. Finalmente la secamos con papel de cocina.

Un último consejo: el hierro mantiene muy bien el calor pero se calienta lentamente, es conveniente primera calentar un poco la sartén y después añadir el aceite, pues si ponemos el aceite en frío, éste humeará antes de que la sartén esté a una temperatura adecuada.



Valoración

Las sartenes
3.7 (73.33%) 3 votes
Adrià Casanova Pubill
Estudiante de Dietética y apasionado de la nutrición, el deporte y la salud en general.


Anterior artículo »
Siguiente artículo »