Favorecer la Fertilidad

¿Os interesa saber cómo favorecer la fertilidad? Este artículo nos ofrece interesantes consejos que os pueden ser útiles si tenéis problemas de fertilidad.

Favorecer la Fertilidad

Estrés y fertilidad

En muchos casos de infertilidad no hay una aparente causa fisiológica pero para la medicina natural siempre es una luz de alerta ya que indica que algo no funciona adecuadamente en nuestra forma de vida.

Puede ser un momento de replantearnos nuestro tipo y ritmo de trabajo, la dieta, la actividad física, el nivel de contacto que tenemos con productos químicos… en resumen nuestra calidad de vida.

Uno de los factores que cada vez influyen más a la hora de dificultar el embarazo es el alto nivel de estrés que conlleva el ritmo frenético de nuestra sociedad. Si además la pareja no consigue el embarazo en el tiempo que ellos habían calculado ello genera además un nuevo aporte de estrés extra.
Así pues entramos en una rueda sin fin ya que el estrés no es lo que necesitamos para favorecer la fertilidad, al contrario genera infertilidad y la infertilidad genera más estrés.

Para muchas personas el tener un hijo es uno de los objetivos más importantes de la vida y no conseguirlo es un fracaso personal.

Hay una gran frustración y las personas se sienten, a menudo, inferiores a los demás. Concebir un hijo debería ser, en teoría, muy fácil pero lo cierto es que cada vez hay más parejas a las que les cuesta conseguirlo.

En este artículo no vamos a hablar de causas de la infertilidad sino de consejos que pueden beneficiar a todas aquellas parejas que piensan que ha llegado el momento de aumentar la familia.

Estos cambios que os proponemos intentan equilibrar nuestro cuerpo desintoxicando y nutriéndolo a la vez. Nuestro organismo necesitará unos dos o tres meses para renovarse.

Un cuerpo sano y una mente equilibrada son básicos para que haya una buena calidad de esperma y un equilibrio hormonal, si estas premisas se cumplen ayudarán a favorecer la fertilidad por lo que embarazo o concepción se verán, en la mayoría de los casos, favorecidos.

Pautas para disminuir el nivel de ansiedad y estrés

Estos consejos nos serán útiles para disminuir el estrés y, por lo tanto, favorecer la fertilidad:

  • Como no hay nada como una buena motivación, el hecho de pensar en tener un hijo puede ser un buen motivo para analizar con nuestra pareja nuestras prioridades en la vida.
  • Podemos ver cuales son los factores más estresantes que nos afectan y ver las posibles soluciones.
  • El trabajo y la vivienda suelen ser dos de las principales. Será el momento de replantearnos la idoneidad del trabajo que tenemos (quizá ganamos un sueldo alto pero trabajamos excesivas horas) Igual la vivienda de nuestros sueños es demasiado cara para nuestras posibilidades y nos hace vivir siempre con la angustia económica. En fin, cada persona conoce su situación y debe analizarla.
  • Podemos pedir a un profesional que nos de unas buenas pautas de alimentación y por último ver si podemos hacer un poco de ejercicio físico. A veces puede ser algo tan fácil como no utilizar el ascensor o utilizar menos el coche (carro)
  • El masaje entre la pareja también nos puede ayudar mucho.
  • Ver menos horas de televisión y aprovechar más para charlar con la pareja, pasear juntos, ir al cine, a bailar, a ver a esos amigos que hace tiempo no visitamos, etc.

Consejos sencillos y fáciles para favorecer la fertilidad

Además de intentar disminuir los niveles de estrés también podemos poner en práctica estos otros consejos para intentar favorecer la fertilidad:

  • Hacerse una revisión o chequeo médico: nuestro ginecólogo/a nos orientará sobre que parámetros son importantes revisar.
    Hay muchas personas jóvenes o de mediana edad que nunca se han realizado una analítica y ahora es un buen momento de ver como está nuestro organismo.
    Cualquier enfermedad o parámetro que salga en esta analítica deberá ser tratado, si es posible, con remedios naturales.
  • Eliminar nuestros malos hábitos: ahora es el momento ideal para dejar de fumar, trasnochar a menudo, tomar drogas o alcohol. No hay nada como una buena motivación para hacerlo y evidentemente el pensar en tener un hijo es una de las mejores que hay. Pensemos que los malos hábitos siempre dificultarán el embarazo o perjudicarán al futuro bebé.
  • Mejorar nuestra alimentación: la alimentación es fundamental a la hora de favorecer la fertilidad. Beber de dos a tres litros de agua al día a fin de favorecer la eliminación de toxinas de nuestro organismo.
    Eliminar todas las bebidas que no sean zumos (jugos), agua o infusiones de plantas medicinales que nuestro médico o especialista haya recomendado.
    No pasar nunca más de cinco horas sin comer a fin de no hacer hipoglucemias (subidas y bajadas de los niveles de azúcar o glucosa en nuestra sangre)
    Aumentar el consumo de verduras, frutas y cereales integrales (arroz integral, mijo, quinoa, amaranto, avena, cebada, maíz, etc.)
    Evitar los fritos, grasas, exceso de sal, de azúcar, disminuir las proteínas animales (carnes rojas, embutidos, huevos, etc.) y aumentar las proteínas vegetales (soja o soya, garbanzos, frijoles, lentejas, tofu, gluten o Seitán, frutos secos, etc.)
    Dentro de los lácteos lo ideal son los fermentados como el yogur y el kéfir.
    En general intentar conseguir, si es posible, alimentos sin aditivos químicos (alimentos ecológicos u orgánicos)
  • Tomar algún suplemento alimenticio extra: nuestro médico o especialista puede aconsejarnos algún multivitamínico adecuado a nuestro caso en particular a fin de que no nos falte ningún nutriente.
    Dentro de los alimentos podemos introducir la Levadura de cerveza (una cucharada sopera al día en las comidas), el Polen (una cucharada pequeña al día con la leche o zumo de la mañana nos aporta muchos nutrientes pero sobre todo el Zinc que es imprescindible para el equilibrio hormonal), la Jalea Real (es el alimento de la abeja reina y le facilita su extraordinaria capacidad de procreación), las algas marinas (el alga Espirulina es ideal gracias a su bajísima cantidad de Yodo), etc.
    De nuevo os remitimos a vuestro médico o especialista a fin de consultar dosis. La forma de empleo os la dirán en vuestro herbolario o farmacia ya que eso depende de la presentación y concentración del producto.
  • Practicar algún tipo de ejercicio: el ejercicio físico aunque sea suave (caminar, pasear en bicicleta, etc.) favorece la oxigenación de nuestro cuerpo, ayuda a eliminar toxinas y favorece la salud en general.
  • Evitar el contacto con sustancias químicas: es el momento de reflexionar sobre cuantos productos químicos innecesarios utilizamos en nuestro hogar y en nuestro lugar de trabajo. Casi siempre podemos prescindir de ellos o les podemos encontrar un sustituto natural (preguntar en herbolarios y comercios de productos naturales)
    Si estamos tomando algún medicamento consultar con nuestro médico si nos puede dar una alternativa más natural (algunos medicamentos todavía están hechos con plantas medicinales o no tienen efectos secundarios)
  • Replantearnos el futuro: hemos de analizar con nuestra pareja los cambios que el futuro nacimiento de nuestro bebé producirá en nuestra vida y ver si ahora es el momento adecuado y si realmente estamos preparados para hacer frente a esos cambios (menos tiempo para nosotros, más gastos, menos disponibilidad a jornadas largas de trabajo, etc.)

Suplementos para favorecer la fertilidad masculina

Cuidado con los suplementos que se comercializan como productos milagrosos para favorecer la fertilidad del hombre. Por lo demás sí hay algunos nutrientes y suplementos que pueden ayudar a combatir la esterilidad masculina como:

  • Ácido fólico: Estudios realizados constatan que influye en la fertilidad aumentando el número y movilidad espermática. La dosis en suplementos es de 200 ug./día. Se puede obtener en la dieta a través de verduras de hoja verde, legumbres y frutos secos.
  • Vitamina A y los β-carotenos: Estimulan la producción de la hormona progesterona paliando la esterilidad masculina. La vitamina A se encuentra sobretodo en grasas animales o lácteos enteros pero su exceso también perjudica a la fertilidad. Los β-carotenos están en vegetales y frutas anaranjadas o rojizas (calabaza, zanahoria, albaricoque, tomate, etc.).
  • Zinc: Además de antioxidante, el zinc está implicado en la cantidad y movilidad del esperma así como en la cantidad de testosterona, por lo que hay que controlar su déficit para mejorar la fertilidad. Se obtiene en mariscos, pescados, carne magra, huevos y legumbres.

Deseamos que todos estos consejos encaminados a favorecer la fertilidad te sean de utilidad.



Valoración

Favorecer la Fertilidad
3.7 (73.33%) 3 votes
Josep Vicent Arnau
Diplomado en Naturopatía y Acupuntura.
Regenta el herbolario Supernatural en Sant Cugat del Vallés.
Articulista sobre temas de salud y calidad de vida.


Anterior artículo »
Siguiente artículo »