Las cinco fases del distrés

Hay un estrés positivo que nos pone en alerta y mejora la actividad pero es conveniente conocer las fases del distrés o estrés negativo para poder identificarlo y poner remedio.

Las cinco fases del distrés
Juan José Sánchez Ortiz
Terapeuta físico, emocional y coach. Articulista experto en salud, ecología, desarrollo personal y ONGs en medios digitales e impresos. Periodista de investigación con trabajos referenciados en artículos, tesis de postgrado y doctorales.

Existe un estrés positivo

Se asocia mucho el estrés a algo patológico, pero el eustrés, nombre del estrés positivo, nos pone en un estado de predisposición a la acción.

No debemos olvidar que es un sistema de supervivencia y adaptación ancestral gracias al que nuestro organismo se prepara para una situación que requiere un esfuerzo mayor, sea para cazar a la presa como para huir de la fiera, mediante una serie de neurotransmisores y hormonas que optimizan nuestras capacidades físicas para, según sea el caso, optar por una de esas posibilidades.

El estrés positivo es el que se siente, entre otras muchas cosas, ante la creatividad, el entusiasmo, la actividad física placentera sea deportiva o de otra índole. Cuando las situaciones de estrés se acumulan y empiezan a ser por causas menos placenteras comienza a convertirse en distrés.

El distrés y las sociedades modernas

El distrés lo padecen muchas personas en algún grado. Algunas investigaciones indican que el 89% de los adultos americanos sufren sus síntomas y que el 59% dicen tenerlos una vez a la semana. Es bastante común en las sociedades modernas padecerlo y, de vez en cuando, es algo razonable.

Pero el grado y persistencia de este estado en el que muchísimas personas viven casi de forma cotidiana, asumiéndolo como algo normal del día a día, es realmente preocupante.

Las cinco fases del distrés

El Instituto Canadiense de Estrés, tras estudiar millares de personas con distrés, ha descubierto cinco fases distintas de evolución.

Estas son las cinco fases del distrés o estrés negativo:

1ª Fase del distrés (fatiga física y/o mental): se comienza a experimentar algunas señales de que la vitalidad disminuye con picos regulares de fatiga, mayor somnolencia, desmotivación, etc. Con el tiempo va empeorando, pero normalmente en esta fase los análisis médicos no muestran ninguna prueba orgánica de enfermedad.

2ª Fase del distrés (mal humor que causa problemas personales): la persona comienza a estar irritable, de mal humor, etc. Como consecuencia, se experimentan problemas con compañeros de trabajo, familia y amigos, lo que potencia la sensación de mal humor y desamparo, creándose un círculo vicioso. Consecuentemente la persona se vuelve más solitaria tomando una actitud de enfado con el mundo.

3ª Fase del distrés (descontrol emocional): tras la tensión interna creada en la segunda fase, se entra en una tapa emocionalmente cada vez más agitada que acaba perturbando las capacidades del individuo, que empieza a dudar de sí mismo por problemas de concentración, pesimismo o para tomar decisiones, así como también se intensifican las dificultades interpersonales, manteniendo difícilmente el equilibrio emocional. Puede derivar fácilmente en depresión o explotar con la mínima.

4ª Fase del distrés (dolencias físicas crónicas): el cuerpo comienza a manifestar evidencias por pasar tanto tiempo en estado de estrés, ya crónico. El síntoma principal es la tensión muscular, especialmente en las zonas cervicales, hombros y lumbares, además de dolores de cabeza, incluso migrañas. Aun así, en esta fase tampoco aparece nada en los análisis médicos. Estos síntomas se pueden paliar con acupuntura, masaje, ejercicio físico, etc. Pero hasta que no se trate el distréss, que es la verdadera causa del problema, sólo son parches.

5ª Fase del distrés (patologías físicas): es un estado de agotamiento crónico y es aquí cuando el daño físico acumulado durante mucho tiempo se hace visible, en algunos casos de forma rotunda, en forma de enfermedades comunes, desde resfriados, gripe, asma, úlceras, colitis, etc. o enfermedades más graves, como hipertensión, problemas cardiovasculares serios, pudiendo llegar al infarto.

Para saber más…

Para saber más sobre el estrés, sus tratamientos y diferentes tipos, le recomendamos que consulte nuestra sección “Vida sana” en el apartado “Controlar el estrés”.

Valoración




Anterior artículo »
Siguiente artículo »

Suscripción gratuita

Recibe gratuitamente nuestro boletín mensual con las últimas novedades