Beneficios del Ayuno terapéutico

El ayuno terapéutico es una herramienta muy valiosa para nuestro organismo al cual le permite deshacerse de compuestos que lo puedan dañar, y lo ayuda a recuperar su equilibrio natural.

Beneficios del Ayuno terapéutico

¿En qué consiste el ayuno terapéutico?

Desde tiempos pasados algunas civilizaciones ya eran devotos de esta práctica que fue utilizada con diferentes objetivos. Desde rituales para la fertilidad, fines, espirituales o terapéuticos, como en el caso de Aristóteles, Hipócrates y Platón, entre otros grandes pensadores y médicos de la antigua Grecia, que no dudaron en experimentar e investigar sobre sus bondades y promover el ayuno terapéutico por sus grandes propiedades y beneficios para la salud.

El ayuno terapéutico consiste en la supresión total o parcial de alimentos sólidos por un tiempo determinado en el cual se le otorga un descanso a nuestro cuerpo, con la finalidad de activar la depuración, favoreciendo procesos de limpieza y regeneración de los órganos, a los cuales ayuda a recuperar su función natural. Existen muchos tipos de ayunos de más o menos tiempo de duración y en función del fin que se pretenda conseguir.

Ejemplos de ayunos terapéuticos

  • Ayuno "0" o total: Este tipo de ayuno es recomendado en personas que han sufrido una pancreatitis aguda y necesitan dar un descanso a su sistema digestivo. Su tiempo de duración es de 40 horas en las cuales tiene que haber reposo absoluto y el único consumo que se admite es el agua.
  • Ayuno parcial: Puede ser sólo de líquidos o de sólidos muy concretos.
  • Ayuno líquido: Comprende jugos de frutas y vegetales naturales, infusiones de hierbas y caldos con acción depurativa.
  • Ayuno sólido de frutas y verduras: Se potencian las frutas y ensaladas en época de más calor y en personas de naturaleza calurosa. En periodos de más frío o si la energía de la persona está debilitada, es aconsejable tomar los vegetales al vapor y cocinar ligeramente la fruta, además de agregar especias como la canela y el jengibre que ayudan a entrar en calor.
  • Ayuno con mucílagos: Es un ayuno recomendado para regular el tránsito intestinal y eliminar toxinas. Éste tipo de fibra se encuentra en algunas semillas como el lino, la chía y la zaragatona. Se pueden añadir a los jugos y caldos del ayuno líquido y completar su acción.

El tiempo de duración puede variar entre 3 a 10 días si es ayuno líquido y hasta 15 días si es sólido. Ninguno de los dos exige reposo, salvo casos concretos donde pueda existir debilidad o alguna afección como la diabetes y la obesidad donde ha de haber un control más exhaustivo.

Algunos beneficios que aporta el ayuno terapéutico

  • Ayuda a eliminar toxinas del hígado y a depurar la sangre.
  • Se dejan de consumir sustancias irritantes y eso favorece la reparación de la mucosa intestinal mejorando las digestiones.
  • Descanso del páncreas y disminución de los picos de glucosa. Prevención y mejora en algunos casos de diabetes.
  • Desinflamación del estómago. Ayuda a recuperar su ph natural.
  • Activa la circulación general y fluidifica la sangre.
  • Estimula el sistema inmunitario.
  • Incremento de energía.
  • Ayuda a recuperar la memoria y la concentración. La mente está más lúcida.

Inicio y salida del ayuno

Se aconseja realizar una transición para ir eliminando alimentos de forma progresiva:

  • El primer día es aconsejable eliminar la proteína de las carnes y los lácteos. El segundo día del pescado y los huevos, el tercero las legumbres y frutos secos y el cuarto los cereales, si se tercia, ya que existen algunos ayunos que contemplan su consumo.
  • Las solanáceas como el tomate, pimientos, berenjena y patata, se pueden eliminar desde el primer día de ayuno.
  • Buena hidratación.
  • Al salir del ayuno la reintroducción será en orden inverso a su eliminación.

Consideraciones generales

  • No realizar en caso de debilidad extrema, embarazo, lactancia, medicación y en caso de patologías hay que consultar siempre a un profesional.
  • No centrar el objetivo en la pérdida de peso puesto que ese no es su fin y el peso perdido, se puede recuperar fácilmente con efecto rebote si no hay buenos hábitos en general.
  • Pueden haber crisis curativas debido a las sustancias tóxicas que se movilizan en sangre para su eliminación y experimentar algunos síntomas de malestar.
  • Se pueden dar bajones de energía debido a la baja ingesta. En tal caso hay que descansar y no forzar demasiado la actividad.
  • Si el ayuno es muy largo conviene no realizar ejercicio físico y si es más corto la actividad puede ser normal.
  • Si no hay buena tolerancia se recomienda abandonar esta práctica.
  • Cada cuerpo y persona funciona de manera diferente por lo que se recomienda adaptar el ayuno según la energía y la evolución de cada persona.

El ayuno terapéutico es una práctica que ayuda a nuestro cuerpo a funcionar de forma más eficaz, pero para que haya una mejora real, el estilo de vida tiene que ser saludable, de lo contrario sólo es una ayuda puntual y más a corto o largo plazo el problema seguirá estando latente.



Valoración

Ayuno terapéutico
4 (79%) 20 votes
María José García
Técnico superior en dietética con enfoque naturista. Asesoramiento en alimentación vegetariana. En proceso de especialización en alimentación deportiva y ciclo de la mujer.


Anterior artículo »
Siguiente artículo »