Astenia primaveral: consejos para combatir sus síntomas

¿Qué es la astenia primaveral? ¿Qué podemos hacer si la sufrimos? Te ofrecemos algunos consejos que serán de gran utilidad si sufres este problema.

Astenia primaveral: consejos para combatir sus síntomas
Sara Ajates
Técnico Superior en dietética

La primavera no solo nos regala abundancia, los paisajes florecen y todo en la tierra cultivada empieza a dar sus frutos, sino también nos deja síntomas de cansancio, falta de energía, irritabilidad, falta de apetito, alteraciones del sueño y disminución de la libido en un 42% de la población: es l astenia primaveral.

A continuación, te cuento qué es y cómo hacer frente a sus síntomas.

¿Qué es la astenia primaveral?

La astenia primaveral, es un conjunto de síntomas, de carácter transitorio que aparecen en algunas personas coincidiendo con el paso del invierno a la primavera, lo que conlleva a cambios de temperatura y de presión atmosférica, días más largos y con más luz que se traducen en más tiempo de actividad física y mental.

La astenia primaveral afecta sobre todo a personas que son más susceptibles, ancianos, niños, personas con alguna patología crónica, personas que padecen alergia estacional y además existe una mayor prevalencia en las mujeres.

Las manifestaciones de este trastorno aparecen en situaciones de nuestra vida cotidiana y la sensación más frecuente que produce son las pocas ganas de hacer nada. Al tratarse de una alteración física, también se ve alterado el estado de ánimo provocando sensación de tristeza.

¿Cuál es la causa?

La astenia estacional es un trastorno adaptativo: el organismo tiene dificultades para adaptarse a los cambios estacionales, sobre todo en primavera y otoño.

Estos cambios hacen que los ritmos circadianos y el funcionamiento del cerebro se vean afectados provocando una alteración en los niveles sanguíneos de algunas hormonas (endorfinas, melatonina, cortisol) y neurotransmisores (dopamina y serotonina).

La duración de la radiación solar influye en la producción de melatonina, la hormona que regula los ciclos de sueño y vigilia, así que cuanta más luz solar recibimos, menos melatonina producimos y menos sueño tenemos. Además, la melatonina actúa sobre el sistema inmune y sobre la capacidad de concentración.

Por otro lado, con la subida de las temperaturas los vasos sanguíneos se dilatan y provoca que haya un ligero descenso de la tensión arterial, esto hace que nos sintamos más agotados física y mentalmente.

Astenia primaveral: cómo combatir sus síntomas

A pesar de los síntomas de cansancio entre otros que nos provoca la astenia primaveral, es una estación dónde la energía que fluye en el ambiente nos invita a salir del letargo del invierno, a movernos más y a comer alimentos variados, llenos de color y de frescura.

  • Descansa lo suficiente entre 7 y 9 horas, en función de las necesidades individuales. Evita el uso prolongado de pantallas que emiten luz justo antes de irte a dormir.
  • Incorpora la actividad física en tu rutina diaria. Esto ayudará a que aumenten las endorfinas provocando una mayor sensación de bienestar.
  • Regulariza los horarios. Tener horarios fijos para las actividades diarias, el descanso y la alimentación te ayudará a estabilizar los ritmos circadianos.
  • Alimentación variada y saludable. Idea platos que te proporcionen energía y vitalidad, así como un aporte de vitaminas y minerales para fortalecer las defensas y cubrir las posibles deficiencias.

Alimentos para hacer frente a la astenia primaveral

Es un buen momento para acudir al mercado y comprar gran variedad de frutas y verduras frescas de temporada que nos llenan de energía, vitaminas, minerales y fibra.

Estos alimentos te ayudarán a prevenir y mejorar los síntomas de cansancio que acompañan a la astenia primaveral:

  • Té rooibos. Es una excelente alternativa al café o el té porque no es excitante y además está libre de taninos. Combate el cansancio porque aumenta la serotonina y en su composición destaca la quercetina, un antihistamínico natural.
  • Infusión de Ginseng por las mañanas. Su raíz contiene aminoácidos, minerales y vitaminas. Algunos de sus componentes ejercen un efecto estimulante del Sistema Nervioso Central por lo que ayuda a que haya un aumento de la resistencia al cansancio.
  • Plátano. El plátano tiene un alto contenido en potasio, magnesio, fósforo, vitamina B6 y folatos. Todos sabemos que el plátano es la fruta energética por excelencia y ayuda a regular la tensión arterial.
  • Las almendras son uno de los frutos secos más nutritivos porque son ricas en grasas saludables, fibra, proteínas, vitaminas B y E, hierro, calcio, y además se ha demostrado que aumentan la producción de la hormona metionina reguladora del sueño.
  • Pescados grasos. Debido a su alto contenido en ácidos grasos Omega 3 y vitamina D, ya que aumenta la producción de serotonina.
  • Salvia y albahaca. Ambas se utilizan como plantas medicinales porque tienen propiedades capaces de combatir la fatiga y el insomnio, además tienen propiedades antibacterianas y antiinflamatorias.
  • Cereales integrales. Favorecen la sensación de saciedad y bienestar al ser de absorción lenta. Los cereales integrales son ricos en triptófano, el aminoácido esencial precursor de la serotonina.
  • Semillas de Chía. Ricas en Omega-3, combaten la inflamación de los músculos y estos ácidos grasos hacen que la comunicación y conexión de las neuronas sea más fluida y el estado de ánimo mejore. Son una buena opción para incluir en yogures, bebidas vegetales, cremas de verduras, etc.
  • Kéfir. Este maravilloso fermentado aporta bacterias intestinales beneficiosas que estimulan el sistema nervioso y la producción de serotonina, que regula la respuesta al estrés, el estado de ánimo, el apetito y el deseo sexual.
  • El cacao puro contiene más de 50 nutrientes entre los que destacan los polifenoles por sus propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y por ser un estimulante de la producción de óxido nítrico de las arterias, mejorando así, la circulación y la reducción de la presión arterial.
  • Es una excelente fuente de proteínas de alto valor biológico, la proteína de los huevos está formada por triptófano y por un fosfolípido llamado fosfatidilserina que ejerce un papel fundamental en la actividad del cerebro, mejorando la capacidad cognitiva, la memoria y el estado de ánimo.

A pesar de los días en los que sientas los síntomas de la astenia primaveral, te animo a que no dejes pasar la oportunidad para establecer nuevos hábitos saludables, renovar algunas cualidades positivas (aceptación, gratitud, asertividad, creatividad y tolerancia) y llenarte de la energía vital que nos ofrece la primavera.

¡Feliz primavera!

Valoración




Anterior artículo »
Siguiente artículo »

Suscripción gratuita

Recibe gratuitamente nuestro boletín mensual con las últimas novedades