Antitranspirantes y cáncer de mama ¿existe relación?

¿Hay algo de cierto en la afirmación que relaciona los desodorantes, antitranspirantes y el cáncer de mama? Este artículo intentará aclarar algunas dudas.

Antitranspirantes y cáncer de mama ¿existe relación?
Almudena Reguero
Periodista especializada en temas de salud y terapias naturales.

Antitranspirantes y cáncer de mama

En primer lugar es necesario hacer una diferenciación entre desodorantes y antitranspirantes. Los desodorantes tienen la función de eliminar las bacterias que causan el mal olor del sudor, es decir, añaden olor agradable para que la persona huela bien. Mientras que los antitranspirantes, contienen compuestos de aluminio que forman una cubierta temporal de los conductos del sudor impidiendo que salga hacia la superficie de la piel.

Hay estudios que sugieren que los antitranspirantes, al aplicarse con frecuencia cerca de las mamas, pueden ser absorbidos por la piel y tener efectos hormonales, sobre todo estrógenos, hormona que puede provocar el desarrollo de cáncer de mama. Además,  el aluminio puede tener una acción directa sobre el tejido de la mama.

Hecho bastante improbable, ya que se calcula que solo se absorbe por la piel el 0,012% del aluminio que se aplica.

Otro aspecto por el cual se cree que los antitranspirantes pueden ser nocivos, es  que impiden que las axilas suden y las sustancias tóxicas se queden en las mamas. Para empezar, la mayoría de las sustancias que elimina nuestro cuerpo  se expulsan por los riñones y el hígado, no  a través del sudor.  Por lo tanto, resulta imposible que las toxinas se queden en las mamas.

A día de hoy, no hay ningún estudio concluyente que confirme que los compuestos de aluminio puedan aumentar el riesgo de cáncer de mama.

¿Son cancerígenos los Parabenos?

Los parabenos son compuestos químicos que se utilizan como conservantes antimicrobianos en muchos productos cosméticos, entre ellos los desodorantes.

En la década de los 90 saltó la alarma de que los desodorantes que contenían parabenos podrían producir cáncer de mama, al creerse que se absorbían a través de la piel y podían llegar a la mama y provocar la aparición de tumores malignos. Algunos expertos afirman que estas sustancias  tienen una acción hormonal similar a la que tienen los estrógenos.

Según el Comité Científico de la Comisión Europea no existe relación demostrable, hasta el momento, del uso de cosméticos con parabenos y el cáncer de mama.

Desde el 2014 los parabenos de cadena larga están prohibidos en los cosméticos, incluidos los desodorantes.

Piedra de alumbre

Tras la mala fama que han adquirido las sales de aluminio, algunos fabricantes están utilizando como sustituto la piedra de alumbre. Se trata de un mineral compuesto de sulfato de aluminio utilizado como desodorante natural. Este mineral actúa como desinfectante, elimina las bacterias y evitan que entren en contacto con el sudor y produzcan olor desagradable. Además, el sulfato no puede absorberse y taponar los conductos sudoríparos, por lo que puede ser una buena opción como desodorante.

Desodorantes a base de plantas

Hoy día podemos encontrar desodorantes libres de parabenos, sales de aluminio, alcohol, sulfatos y perfumes artificiales, elaborados con ingredientes antibacterianos como el  bicarbonato de sodio y el vinagre y con aceites esenciales de plantas como hamamelis, camomila, romero, lavanda, salvia, hierba luisa, limón, naranja y vainilla,  que mantienen la piel suave y fresca.

Valoración




Anterior artículo »
Siguiente artículo »

Suscripción gratuita

Recibe gratuitamente nuestro boletín mensual con las últimas novedades