Beneficios de consumir alimentos de temporada

Con el consumo de alimentos de temporada se respeta el ciclo natural de las frutas, verdura y animales ya sean de caza, ganadería, pesca, piscicultura, etc.

Beneficios de consumir alimentos de temporada

Los alimentos de temporada nos garantizan frescura porque han sido recolectados hace poco tiempo, conservando así sus nutrientes. Además son productos locales de horticultores regionales.

Por lo tanto no sólo beneficiamos la economía autóctona, sino que contribuimos en el cuidado del medio ambiente al reducir las emisiones de dióxido de carbono que generan los combustibles cuando importamos y exportamos productos.

Beneficios de los alimentos de temporada

  • Mejores propiedades nutritivas y organolépticas, ya que pasan cortos períodos de tiempo desde la recolección hasta su consumo y se recogen en su punto óptimo de maduración conservando una textura, aromas y sabores idóneos. En cambio, los productos de importación o de fuera de temporada, permanecen largos periodos de tiempo en cámaras frigoríficas perdiendo cualidades nutritivas y organolépticas.
  • Son alimentos más “limpios” de biocidas y conservantes. El hecho de que los alimentos de temporada sean productos que se van a consumir al poco tiempo de ser recogidos en los cultivos, los hace menos dependientes de conservantes. Por consiguiente acostumbran a ser producciones más reducidas que los macro cultivos, a diferencia de estos últimos no se hace necesario grandes cantidades de productos químicos para el control de plagas.
  • Reducción del riesgo de contaminaciones cruzadas. Es decir, si un producto va directamente desde el agricultor al punto de venta, hay un menor riesgo de contaminaciones microbiológicas que cuando el alimento pasa por diferentes almacenes, cámaras refrigeradoras y manipulación de diversos agentes durante días, semanas, meses o bien años antes de llegar al consumidor final.
  • Promoción de la economía local y del consumo de proximidad. Los alimentos de temporada promueven un tipo de comercio que beneficia a la comunidad en la que se cultivan, incentivando la agricultura del propio país, beneficiando así, a los agricultores de granjas pequeñas y medianas.
  • Al comer productos alimentarios de temporada respetamos el ciclo estacional del propio cuerpo, proporcionándole una dieta más acorde a la temperatura ambiental, a las horas de luz y a las propias necesidades nutricionales. Por ejemplo, el verano nos da grandes cantidades de fruta y hortalizas que nos hidratan y refrescan, en cambio el invierno nos regala verduras que suelen precisar una cocción y que se consumen en platos calientes y más elaborados que nos proporcionan calor.
  • Con el consumo de alimentos de temporada se respeta el ciclo natural de las frutas, verdura y animales ya sean de caza, ganadería, pesca, piscicultura, etc. El hecho de producir alimentos fuera de temporada requiere de recursos energéticos y tecnológicos añadidos para crear un clima artificial, que tienden a ser poco respetuosos con el medio ambiente.
  • Los alimentos de temporada contribuyen a la conservación de especies de vegetales y animales autóctonos, perpetuando su continuidad en la cultura gastronómica local. Si se dejasen de consumir los productos originales de cada región, no sólo desaparecerían del mercado, si no que podrian llegar a extinguirse.
  • Son más económicos. Los alimentos de temporada son más económicos ya que siguiendo el principio de la oferta y la demanda, cuando hay más oferta de un producto el precio de este baja. Así que añadir a la cesta de la compra estos comestibles, repercuten positivamente en la economía doméstica y familiar.

Ejemplos de alimentos de temporada vegetales

Primavera: es el momento de las habas, los espárragos verdes, las coles de bruselas, las endibias, el apio, los guisantes, empieza la lechuga, la zanahoria y las frutas como el albaricoque, la cereza o las fresas.

Verano: la estación de las solanáceas como los tomates, pimiento, patatas, berenjenas, el pepino, etc. Buen momento para el ajo, el calabacín y la judía verde. Destacan deliciosas frutas como la frambuesa, la sandía, el melón, la mora o la pera.

Otoño: en esta estación están de vuelta las cebollas, las acelgas, la calabaza, el maíz, el puerro, el boniato, el rábano o bien, la remolacha. Es la época de disfrutar de las uvas, las castañas, los caquis, los higos, las mandarinas y las naranjas.

Invierno: el frío es ideal para las crucíferas, las verduras de hoja y algunos tubérculos, es la temporada ideal de la coliflor, el brócoli, el nabo, las acelgas, el cardo, las alcachofas o bien las espinacas. Un momento ideal para los cítricos como las naranjas y limones.

Estos, son solo algunos ejemplos de alimentos de temporada. En Internet se encuentran numerosas webs con guías para conocer la estacionalidad de los vegetales y de algunos alimentos de pesca como www.soytemporada.es, www.dietamediterranea.com, www.ocu.es.

Así mismo una buena manera de conocer frescura y temporalidad de los alimentos es la realización de una compra consciente que no genere grandes cantidades de residuos como la compra a granel. Este método permite un contacto sensorial con la comida, en el que se puede tocar y oler los alimentos, observarlos en sus diferentes estadios de madurez. Los tenderos y comerciantes también son sabios conocedores de sus mercancías y pueden aconsejarnos y asesorarnos.

En definitiva, los alimentos de temporada cuentan con un gran valor nutricional, económico, cultural y ecológico insustituible, que aporta grandes beneficios al bien común de la sociedad.



Valoración

Alimentos de temporada
4.3 (86.67%) 3 votes
Beta Vulgaris
Integradora social, estudiante de último curso de dietética. Me entusiasma todo lo relacionado con la educación alimentaria y los hábitos saludables. Mi mantra es: vivir, beber, comer y querer. ¿Hay algo más nutritivo que esto?


Anterior artículo »
Siguiente artículo »