El uso de algas en cosmética

Las algas en cosmética cada vez son más usadas pues son muchos los beneficios que aportan a la piel, además son ideales para incluirlas en la dieta.

El uso de algas en cosmética
Meritxell Casanova
Especialista en nutrición clínica vegetariana y Tecnico superior en dietética. Creadora de contenido especializada en nutrición vegetariana, belleza, TCA y crecimiento personal.

El uso de algas en cosmética

Las algas tienen una gran variedad de principios activos que se pueden extraer y ser muy beneficiosos para nuestra piel: vitaminas, minerales, oligoelementos y pigmentos antioxidantes que ayudarán a que tu piel esté más saludable, hidratada y bonita, es por todo esto que las algas en cosmética son cada vez más usadas.

Son todos estos aportes de nutrientes lo que hace que cada vez sean más usadas las algas en cosmética.

Hay más de 25.000 especies de algas, pero solo unas 20 se usan en cosmética. Las algas tienen propiedades hidratantes, calmantes, tonificantes, nutritivas, antioxidantes y depurativas, dependiendo de la especie.

El uso de algas en cosmética es cada vez más normal, veamos cuales son las algas más usadas:

Las algas verdes azuladas: tienen un gran poder regenerador, hidratante y una probada eficacia antiedad por su alto contenido en proteínas.

  • La Chorella y la Espirulina son los dos tipos más conocidos y usados.

Las algas rojas:  su principal característica es su gran elasticidad que les permite transformarse y reestructurarse. Además, son muy ricas en polisacáridos.

  • Chrondus Crispus o musgo de irlanda es muy hidratante y calmante para la piel. Perfecta para pieles sensibles.
  • La Palmaria Palmata es rica en minerales y se usa para tratamientos de piernas cansadas y anticelulíticos.
  • Y por último la Coralina Officinalis es un componente habitual en cremas para la cuperosis por su gran poder vasoconstrictor.

Las algas pardas: son algas de gran tamaño que se encuentran en hábitats marinos y climas fríos. Son muy ricas en yodo, minerales y vitaminas.

  • El Fucus Vesiculosus y el Fucus Serratus tienen propiedades tónicas, hidratantes y emolientes, ideales para pieles sensibles, pero sobre todo se usan como componentes en cremas y tratamientos anticelulíticos por su gran contenido en yodo y su efecto drenante.
  • La Laminaria Digitata es conocida por ser rica en clorofila, vitaminas y minerales. Tiene la capacidad de intervenir en la regulación de los lípidos por lo que es muy utilizada en tratamientos reafirmantes y reductores.
  • La Durvillaea Antartica se usa como hidratante, tonificante y reafirmante, es rica en azúcares, polisacáridos y antioxidantes que actúan como antirradicales libres.
  • Otra de las algas pardas más utilizadas en cosmética es la Alaria Eculenta. En su composición encontramos gran cantidad de vitaminas, minerales y ácidos grasos omega-3 y 6. Esta combinación de elementos favorece la formación de colágeno y elastina, lo que le da a esta alga un gran poder reafirmante y tensor.

Podemos encontrar en el mercado muchas cremas y tratamientos en cuya composición se encuentran algas. Su uso se popularizó en la cosmética natural pero cada vez más marcas convencionales las usan en sus productos.

Mascarilla facial de espirulina para hacer en casa

Si te gusta preparar de forma casera algunos de tus productos de tu rutina de belleza te propongo una mascarilla facial muy sencilla a base de espirulina.

Como hemos comentado la espirulina es una microalga con grandes propiedades reparadoras, humectantes y antioxidantes.

Ingredientes y preparación:

  • Media cucharadita de alga espirulina en polvo. Si la tenemos en formato cápsula usaremos dos o tres cápsulas
  • 1 o 2 cucharadas sopera de agua mineral que añadiremos mientras vamos mezclando. Ir añadiendo hasta que quede bien disuelto y con una consistencia homogénea fácil de repartir por el rostro.
  • Para pieles grasas y sensibles cambiaremos el agua mineral por dos cucharadas soperas de yogur natural.
  • Una vez tengamos la mezcla hecha y la piel bien limpia repartiremos la mascarilla por nuestro rostro.
  • Dejaremos actuar unos 15 minutos y retiramos con agua tibia abundante.
  • Como último paso utilizaremos un tónico y nuestra crema o aceite facial favorito.

Esta mascarilla tan sencilla de preparar la podemos utilizar una vez por semana para mantener nuestra piel limpia y beneficiarnos del gran poder antioxidante y reparador de la espirulina.

Valoración




Anterior artículo »
Siguiente artículo »

Suscripción gratuita

Recibe gratuitamente nuestro boletín mensual con las últimas novedades