Yo no Soy la Libertad…

Yo no Soy la Libertad…

Porque mi libertad nace allí donde la tuya brota ansiosa y sin impedimento alguno y sin ti yo no nunca sería nada.

Yo no Soy la Libertad…

La libertad no tiene límite

Siempre escuché aquello de… tu libertad termina donde comienza la de los demás. Esta frase resuena hoy en mi muy alborotada cabeza, y resuena mal.

Desde hace días estoy jugando con la idea de que mi libertad, o la tuya, no pueden terminar allí donde comienza la tuya, o donde la mía acaba. Porque esto, además de seguir resonando no demasiado bien, parece bastante limitante y, por ende, poco conveniente.

La libertad nunca puede poner, ni tener, límite alguno porque en tal caso deja de ser tal cosa inmediatamente.

Me parece divertido pensar que tu libertad es el espejo al cual yo debo asomarme para reconocer mi forma. Y esto parece ya resonar mejor dentro de mi cabeza, y puede que también en la tuya.

Tal vez haya quien, por voluntad propia, no quiera comprender el párrafo anterior pero yo, si le doy más vueltas, no me sorprendo al concluir que el último ser humano en la Tierra no sería más libre que ninguno de sus antiguos y desventurados compañeros de especie. Seguramente lo que sí se sentiría, ese último ser humano, es condenado a la más absoluta soledad.

Continuando con este planteamiento, también me da la impresión de que, en el caso de las libertades limitadas, dos seres humanos no podrían sumar nunca una sola libertad verdadera, como tampoco se podría encontrar tal libertad, la buena, en un país entero, siquiera en todo el planeta.

En cambio, me seduce la idea de que mi libertad necesita, sí o sí, de la tuya en toda su magnífica extensión, pues cuanto más os expandís vosotros, tu libertad y tú, más podremos expandirnos nosotros, la mía y yo mismo.

Libertad infinita

Cuando enfrentas un espejo a otro espejo, igual o de distinta forma, no consigues dos reflejos independientes sino un espacio infinito que jamás podrá ser ocupado en su totalidad. Por tanto exponer mutuamente nuestras libertades no puede desembocar en otra cosa, si no, que en una libertad infinita.

Pero, sin duda, hace falta algo más que un reflejo para construir una libertad. De hecho da la impresión, y no sólo en ocasiones, de que nuestra actual libertad pudiera ser eso mismo, apenas un reflejo de aquello que debería ser.

Mi libertad nace allí donde la tuya brota ansiosa y sin impedimento alguno y sin ti yo no nunca sería nada. Porque los verdaderos límites no contemplan la libertad del mismo modo que la verdadera libertad no contempla, ni de lejos, límite alguno, sea éste falso o verdadero.

Yo no soy la libertad pero sí el que la provoca… Pronto todos seremos esa gran persona.



Artículos relacionados

  • Carta a la drogaCarta a la droga Nos la presentan como la mejor de las amigas y, aunque al principio no nos gusta mucho, con el paso del tiempo se convierte en el eje de nuestra vida.
  • Reflexión sobre el maltrato de los animalesReflexión sobre el maltrato de los animales Hoy me separaron de mi mamá. Con inquietud y resignación es sus ojos me dijo adiós, pero con la esperanza de que mi familia humana me va a dar mucho amor.
  • Poema El joven y el viejoPoema El joven y el viejo Ellos hablaban conmigo, me abrieron los ojos a que comprendiera que la felicidad no está en las cosas que te da el dinero, sino en las que te da la vida.
  • Ayúdenme a Ser como SoyAyúdenme a Ser como Soy Si me quitas el éxito, dame fuerzas para aprender del fracaso. Si ofendo a la gente, dame valor para disculparme y si me ofenden, dame valor para perdonar.

Valoración

Yo no Soy la Libertad…
4.7 (93.33%) 3 votes
Abel García Arcas
Téc. Sup. en Actividades Físico Deportivas, Contramestre de Capoeira y Experto en Artes Marciales, Profesor de Acrobacias y Habilidades Sociales, Actor y Bailarín, Autor e Investigador de la Comunicación Emocional.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »