Vivir el Parto, un momento especial

Vivir el Parto, un momento especial

El nacimiento de un bebé es un momento único en la vida de una mujer, y ésta podría decidir vivir el Parto, disfrutarlo y recordarlo satisfactoriamente para siempre.

1787749

Vivir el Parto, un momento especial

Para Vivir el Parto, existen muchas actitudes, aunque muchas de ellas no permiten disfrutarlo plenamente, ya que afrontar la llegada de un bebé, en muchos casos es un sufrimiento y un temor para la futura mamá, desde mucho antes de que llegue el momento del parto.

Desde el embarazo hasta la llegada del bebé, la futura mamá está viviendo oportunidades especiales y únicas para comenzar la relación de apego y vínculo con su bebé, relación que desde el comienzo de la gestación marcará a ambos para toda la vida.

El temor del parto

Ante el parto, una mamá primeriza se suele enfrentar con miedo al dolor y a la pérdida o el daño que pueda suponerle al bebé, y son éstos tres motivos los que hacen del alumbramiento un momento tenso y de sufrimiento.

Añadido a esto, la excesiva intervención del proceso natural, hace que la futura mamá, se sienta “casi fuera de lugar”, ya que la conexión con su cuerpo, y con el bebé que va a nacer, es mínima, debido a la escasa sensibilidad cuando se decide suprimir el dolor de las contracciones y al exceso de control, en el caso de algunos profesionales médicos o sanitarios.

El parto puede ser de otra forma

Sin embargo, la futura mamá, puede decidir cómo desea vivir el parto, la intervención sanitaria es opcional, cuando la futura mamá tiene claro qué és lo que quiere, y siempre que todo el proceso ocurra dentro de la normalidad.

Elegir vivir el parto intensamente

El parto, “dar a luz”, es un proceso natural e instintivo en la naturaleza femenina. Por tanto, en la mayor parte de las ocasiones, acompañar el parto, significa dejar actuar la naturaleza interna de cada mujer, que de forma instintiva sabe cómo proceder en cada momento.

El cuerpo femenino es sabio y sabe cómo hacerlo, así ha funcionado en todas las generaciones de mujeres, aún cuando no existía ningún avance médico ni intervención posible.

Cuando la mujer entra en conexión con su cuerpo, y escucha y siente y vive cada instante, de forma natural y espontánea entra en trance, un estado de concentración interna y abstracción del exterior, en el que reconoce un solo mundo, su propio mundo interior.

En ése momento, la mujer necesita respeto y admiración, porque en éste proceso, buscará posturas, movimientos, expresiones verbales o guturales, gesticulaciones, etc, propias del instinto natural.

Si nada ni nadie interrumpe éste momento mágico, con escasa intervención y apoyo, el bebé nacerá, tanto si se encuentra en la selva, en el desierto, en el agua, en la cama de casa o en la camilla del hospital, etc, sea donde sea que elija su mamá.

¿Puede prepararse la futura mamá?

Sólo es necesaria una actitud en la mujer, la de permitir que ocurra. Para ello, prepararse para vivir el parto, consiste en eliminar los miedos, las inseguridades e incluso los pensamientos que adelantan el acontecimiento, y centrarse, en la naturaleza y sabiduría femenina, la de las abuelas y bisabuelas, tener la certeza de ser capaz, como mujer, y centrarse en el presente, en el ahora, incluidas las contracciones y el propio proceso de parto.

Y así, el momento que se aproxima, la futura mamá, lo vivirá con exaltación, alegría y deseo, y cada contracción se convierte en la apertura y la proximidad del gran encuentro.

¿Cómo conseguir ésa conexión con el AHORA?

Cuando la mujer se prepara para vivir el parto, vive necesariamente el “ahora”, la mente se predispone a enfocar el presente, y a dejarse guiar por ésa conexión con su propio cuerpo y con el bebé.

A través de la práctica de la respiración, ayudamos en el proceso de la dilatación y más tarde en el expulsivo.

Y si además, aprendemos y practicamos con tiempo de antelación al parto, con la técnica de hipnosis, la mujer será capaz de acompañar su propio proceso natural, centrándose en el encuentro con el bebé y ayudando a éste en su nacimiento, a través, de visualizaciones, sugestiones y alivio del dolor.

Ya que en el proceso del parto, el trance es un estado natural, utilizado en beneficio del nacimiento, proporciona a la mujer un estado de conexión consigo misma y con el bebé, más allá de lo que físicamente estarán viviendo los familiares y el personal sanitario; Ya que los únicos protagonistas de éste momento, son y seguirán siendo hasta el final, la mamá y su bebé, si se prepararon para vivir el parto felizmente.



Relacionados

  • ¿Qué es un parto natural?¿Qué es un parto natural? El parto natural es la mejor opción para que el pequeño ser sienta la coherencia con su […]
  • Parto y DolorParto y Dolor Desde el "parirás con dolor" de la Biblia el alumbramiento se ha asimilado a un momento […]
  • Parto hospitalarioParto hospitalario El parto aún es considerado como una enfermedad por la medicina convencional y no como […]
  • Dar a luz de modo naturalDar a luz de modo natural Dar a luz de modo natural ayuda a que la madre participe de modo activo y que el médico […]

Valoración

picture-1237.jpg
Dolores Rizo Vidal
Psicóloga para el Crecimiento personal.
Ofrezco servicios de terapia On line y presencial.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »