Sobrepeso en los niños, como solucionarlo

Sobrepeso en los niños, como solucionarlo

Es importante determinar porque están aumentando los casos de sobrepeso en los niños y tomar medidas adecuadas para solucionar un problema tan perjudicial.

9857146

El sobrepeso en los niños ha aumentado de forma alarmante en los últimos 15 años. La principal preocupación derivada de este aumento, son las consecuencias que la obesidad tiene en la salud.

La OMS denomina a la obesidad como “la epidemia del siglo XXI”. Las principales causas de este dramático aumento son los cambios en la alimentación, lejos de la saludable dieta mediterránea, además del estilo de vida cada vez más sedentario.

Sobrepeso infantil y obesidad

Es necesario definir con precisión obesidad infantil y sobrepeso para, evitar utilizar estos términos en diferentes contextos de forma incorrecta.

¿Cuales son las causas de la obesidad en los niños? La obesidad se produce por un aumento excesivo y patológico del porcentaje de grasa total en el organismo. Se trata de una alteración metabólica por la que se acumula un exceso de grasa en relación al valor medio que corresponde a cada niño/a, según su sexo, edad y altura. Es decir, la obesidad se produce porque la ingesta de alimentos supera al gasto de energía, y el exceso se almacena en el organismo en forma de tejido graso.

El Índice de Masa Corporal (IMC), calculado con las medidas del peso y la altura, permite hacer un buen pronóstico de la obesidad del niño/a. Se calcula dividiendo el peso por el cuadrado de la talla, el resultado se expresa en kilos por metro cuadrado.

Índice de Masa Corporal = Peso en Kg / Altura en m. al cuadrado.

Hace quince años, la obesidad sólo afectaba al 5% de los niños españoles, pero actualmente el 16% de los menores de 14 años padecen sobrepeso. ¿Cuales son las causas del aumento de la obesidad infantil en los últimos años?

Factores que influyen en el sobrepeso en los niños

  • Culturales: el peso de las tradiciones y las costumbres culturales tienen una gran importancia. Así, no hace mucho tiempo, un niño gordo era sinónimo de bien alimentado, fuerte y sano. Esta relación errónea peso-salud todavía pervive entre muchos españoles por las penurias pasadas en la posguerra. También, nuestra cultura da un gran valor a la maternidad y, un niño gordito producía más orgullo que preocupación.
  • Factores genéticos: hoy en día se sabe que, en dos de cada cinco personas obesas, la herencia genética es determinante. Por lo general, niños gorditos también tienen padres que lo son. Además, el peso de la madre durante el embarazo parece ser un factor determinante de la tendencia a la obesidad infantil. Si, a la predisposición genética se le une una dieta poco saludable, y la falta de ejercicio físico, el problema de la obesidad infantil irá en aumento. Con medidas dietéticas y estilo de vida adecuados se puede evitar que la herencia genética se manifieste.
  • Factores sociales: hay numerosas causas sociales que han propiciado el aumento de la tasa de obesidad infantil. El ritmo de vida actual, favorece la comida rápida, precocinada o congelada que, generalmente tiene más grasas, azúcares y sal de los recomendables en una dieta saludable. Parece que la televisión, es hoy en día uno de los factores sociales que más contribuyen a la obesidad en los niños. La televisión en horario infantil, incluye muchos anuncios de comida y casi la mitad son productos ricos en grasas, azúcar o sal. Durante el tiempo que los niños están frente al televisor, no hacen ejercicio y es frecuente que además coman golosinas.

Consecuencias para la salud de la obesidad infantil

Hoy en día, la obesidad es considerada una enfermedad crónica que, sigue en aumento y, es ya, uno de los problemas actuales de salud pública más importantes.

Una de las principales consecuencias de la obesidad en los niños, es el aumento preocupante de la diabetes tipo 2 (no dependiente de insulina) entre los niños, importante causa de riesgo cardiovascular.

Consejos para las familias

    • La alimentación saludable para los niños debería ser:
    • Variada: acostumbrar a los niños a comer de todo tipo de alimentos: frutas, verduras, legumbres, pescado, carne, cereales y, lácteos.
    • Sana y nutritiva: las comidas deben ser bajas en grasa y sal y, evitar el exceso de dulces y comida rápida.
    • Equilibrada: los principales grupos de alimentos deben distribuirse entre las principales comidas con un tentempié entre ellas.

    Además, es necesario fomentar la práctica de ejercicio físico regular en los niños, ya sea deporte, baile o actividades de todo tipo, en los que el movimiento sea el objetivo principal, de esta forma podemos ayudarles a controlar la aparición de sobrepeso.



    Valoración

    picture-1152.jpg
    Beatriz Lores
    Doctora en Biología, especializada en Promoción de la Salud y Medicina Natural.
    Anterior artículo »
    Siguiente artículo »