Síntomas del estrés y consejos para superarlos

Síntomas del estrés y consejos para superarlos

Conocer los síntomas del estrés nos puede ayudar a identificarlo y tomar las decisiones necesarias para evitarlo, aunque, como veremos, el estrés no siempre es algo negativo.

5375386

¿Qué es el estrés?

Existe un aforismo en medicina que anuncia «no hay enfermedades sino enfermos», así pues el doctor José Enrique Campillo, médico experto en nutrición y alimentación, explica que «no hay situaciones de estrés sino personas que las sufren». Pero ¿qué es el estrés?

El estrés es una respuesta fisiológica y psicológica adquirida ante una situación que representa una amenaza. La sociedad moderna concibe el estrés como algo negativo, pero eso no es del todo cierto.

El estrés es un mecanismo de lucha o huida

Ante algunas de las situaciones que nos encontramos a lo largo de la vida sólo hay una dicotomía: luchar o huir. El organismo reacciona de una manera física: las pupilas se dilatan, los vasos sanguíneos se contraen, el corazón se acelera, la sangre se coagula con más facilidad, los músculos se tensan, se inhiben las necesidades fisiológicas innecesarias y se agudizan los sentidos.

Las glándulas adrenales son las encargadas de segregar las hormonas que mantienen al organismo en un estado de alerta, como el cortisol, dentro de los glucocorticoides; y la noradrenalina y la adrenalina, dentro de las catecolaminas.

Síntomas de estrés

Los síntomas del estrés son muy variables y también son diferentes para cada persona, pero entre ellos destacamos:

Físicamente los síntomas del estrés se manifiestan mediante:

  • Cefaleas.
  • Dolor muscular.
  • Problemas gastrointestinales.
  • Mareos.
  • Taquicardia e insomnio.

Pero en otros casos se observan:

  • Cambios de peso.
  • Hipertensión.
  • Infertilidad.
  • Vulnerabilidad a infecciones.
  • Alteraciones en el metabolismo de los glúcidos y lípidos.

Psicológicamente se observan síntomas cognitivos como:

  • Pérdida de memoria.
  • Incapacidad de concentración.
  • Fobias o negatividad.
  • Alteraciones del humor.
  • Irritabilidad.
  • Incapacidad para relacionarse.
  • Ansiedad o depresión.
  • Alteración de los ciclos de sueño.
  • Aislamiento social.

Clasificación del estrés

Todo el mundo ha sufrido estrés en algún punto de su vida y, como ya hemos mencionado, eso no es malo; si bien en un primer momento la respuesta de estrés es necesaria y adaptativa, el problema radica cuando éste se prolonga en el tiempo. Es la duración temporal lo que nos permite clasificar el estrés:

  • El primer tipo de estrés, el más favorable, es el denominado estrés agudo. Estimulante y excitante pero agotador. Es pasajero y poco trascendental.
  • El segundo tipo de estrés es el agudo episódico, una prolongación del primer tipo. Se suele relacionar con cambios emocionales, irritabilidad e incapacidades psicológicas.
  • El tercer tipo de estrés es el crónico. Es el más perjudicial para la saluda ya que el individuo se encuentra en un permanente estado de alarma.

Dietoterapia para el estrés

Para prevenir o sobrellevar los síntomas del estrés la dieta es un factor determinante. Es necesario llevar una alimentación equilibrada rica en alimentos integrales sin procesar, frutas y verduras, ácidos grasos esenciales que contengan grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas, como los omega 3, 6 y 9. Las grasas saturadas deben ser de buena calidad. También se debe evitar todo tipo de bollería industrial y azúcares simples.

Cabe añadir que para que la dieta cumpla su función deben excluirse tabaco, alcohol y otras drogas y que los productos sean de buena calidad, ecológicos de proximidad y de temporada. Para suplementar la dieta se pueden incorporar las vitaminas A, B, C, E y minerales como el selenio y el magnesio.

Fitoterapia para el estrés

Otra ayuda para superar los síntomas del estrés es la fitoterapia, consistente en la toma de infusiones y otras preparaciones galénicas. La mejor opción es el grupo de las adaptógenas entre las que se encuentran la Rhodiola, de propiedad cardioprotectora; el eleuterococo, que fortalece las glándulas adrenales; el espino blanco, de propiedades cardiotónicas y la Ashwagandha, un preparado hindú que favorece la resistencia a enfermedades.

Otras ayudas

Cuando reconozcamos algunos de los síntomas del estrés que hemos descrito podemos recurrir al taichi, el yoga, la meditación, la acupuntura, la aromaterapia y la arteterapia, ya que el estrés no deja de ser un factor multicausal con diversos tipos de tratamiento. Es por ese motivo que la alimentación puede ser una buena base para empezar a lidiar con el estrés del día a día y que la voluntad, creatividad y predisposición del individuo sea aquello que reduzca el estrés a un simple estado de alerta necesaria. ¡Estresémonos pero con medida!



Valoración

Síntomas del estrés
5 (100%) 1 vote
diana-roig
Diana Roig Ribera
Estudiante de dietética e higienista bucodental. Apasionada del deporte y la nutrición.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »