Síntomas de embarazo durante las primeras semanas

Síntomas de embarazo durante las primeras semanas

Conoce los primeros síntomas de embarazo y cambios en tu cuerpo que aparecen en el primer mes e incluso antes del positivo en el test corriente de orina.

45390581

Cuáles son los primeros síntomas de embarazo

¿Quieres quedarte encinta y no sabes si esos cambios en tu cuerpo son los primeros síntomas de embarazo?

¿Te miras y te remiras y no sabes interpretar qué te pasa, si pasa algo ¡claro!? En primer lugar, lo primero que debes hacer, tanto si estás deseando tener tripita como si tienes terror a quedar encinta, que no es bueno obsesionarse mirarse y remirarse una y otra vez.

Lo único que conseguirás es adentrarte en una patología psicológica que puede llegar a ser grave (si el ansiado bebé no llega).

De todos modos, no es verdad que no se sienta nada y que no acuses ningún cambio en tu cuerpo. Habrás oído historias y anécdotas de mujeres que han llegado casi con tres meses al ginecólogo y no podían ni imaginar que estaban embarazadas.

Lo normal en estos casos, más que no notar cambios (que por eso llegan al médico), es que no relacionasen esas transformaciones con el hecho de estar encinta.

Así que apunta, que, normalmente y si estás atenta, de mamá a mamá, puedes notar los siguientes síntomas de embarazo:

1.- Antes, incluso, de que tengas la primera falta experimentarás un aumento exagerado en las mamas. No es la tensión normal pre-menstruación. Es algo que no habrás visto antes.

2.- Luego está, por supuesto, la falta de la regla. Y todo por este orden. Los siguientes síntomas aparecen cuando el bebé ya tiene 4 semanas. Ten en cuenta que la concepción se realiza a la mitad del ciclo. Esto es, si tienes períodos regulares, cuando tengas la primera falta, tu hijo ya tendrá, dos semanas de vida.

3.- En esta fecha, esto es, un par de días después del cese del periodo, puede que, si te haces un análisis de orina corriente, de los que venden en la farmacia, te salga que no estás embarazada. Y si lo estás. Esto es debido a que este tipo de productos, aunque eficaces, necesitan una carga hormonal mayor de la que se produce en este período. Debes esperar, al menos, una semana desde la primera falta. Entonces, tu bebé tendrá tres y para entonces tú tendrás más síntomas de embarazo.

4.- Y eso es así porque las nauseas matutinas o a lo largo del día comienzan por esta fecha. También los vómitos que se irán desarrollando, con sus intervalos, hasta, al menos, la semana doce.

5.- Llegados a este punto habrás notado un crecimiento mayor en las mamas y, además una exagerada retención de líquido. Tus piernas, tus caderas, nalgas y brazos se preparan para ir almacenando los nutrientes que va a ir necesitando el bebé. ¡Y puedes tener la tripa lisa como una tabla!

6.- Además, puedes notar no el movimiento del bebé, pero sí un ligero cosquilleo en el útero. Los tejidos se preparan para el nuevo ser y se dilatan.

7.- También notarás algo “raro” en la cara, como si se hubiera modificado la piel de los ojos, la barbilla, los labios y las comisuras. No tiene nada que ver con una hinchazón. Es, simplemente, el “rostro” de una embarazada, el que las más ancianas de los pueblos saben leer con una pericia asombrosa.

8.- Todo eso se hará evidente antes de la segunda falta de la menstruación y, para entonces, ya podrás asegurarte de que estás embarazada con una prueba normal de farmacia. Debes, inmediatamente, si no lo has hecho antes, tomar todas las precauciones debidas: limitar los ejercicios violentos, tomar suplementos de ácido fólico y un cuidado extra para que esta etapa sea una bendición y se desarrolle un embarazo sano.

¿Sabías que…?

La tripa empezará a crecerte a partir de la tercera falta, aunque no se hará evidente para los demás, al menos, hasta el quinto mes.

Durante todo la gestación, además, notarás cambios (desgraciadamente para mal) en el pelo, uñas, dientes y, a veces, en la piel.

Llegado el final del embarazo, seguramente, tendrás las piernas hinchadas y necesitarás ir al baño con regularidad.

Es normal, también, entre algunas mamás tener problemas para conciliar el sueño, desorden gástrico y lo que se conoce como el Síndrome del Nido.

No es una patología. Es una necesidad imperiosa de tener toda la casa impecable y todos los detalles preparados ante la llegada del bebé.

¡Seguro que tienes más preguntas, pues usa el correo, que te respondemos!



Relacionados

Valoración

picture-1227.jpg
Candela Vizcaíno
Doctora en comunicación, poeta, escritora y mamá. Periodista y redactora en vida sana, lenguaje de los símbolos, literatura, arte, viajes y moda.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »