Propiedades de las Sales de Epsom

Propiedades de las Sales de Epsom

Las sales de Epsom pueden ser utilizadas tanto de forma interna como externa, sus muchas propiedades las hacen muy recomendable para cuidar nuestra salud.

1210346

Introducción

Las sales de Epsom fueron descritas ya en 1618 a raíz de una circunstancia ocurrida en la localidad de Epsom, condado de Surrey, actualmente zona de turismo rural en el Sureste de Inglaterra.

Dándose la situación que un pastor observó cómo sus vacas dejaban de beber agua de un nuevo pozo del manantial de Epsom, debido a un deje amargo, adaptó su uso para curar heridas, escozores y magulladuras.

Con el tiempo Epsom llegó a ser uno de los más importantes balnearios en el mundo y la Sal de Epsom llegó a ser un medicamento relevante.

Aunque es probable asociar este producto a tratamientos depurativos, por sus propiedades laxantes, las primeras publicaciones de carácter médico datan de 1905, resultando interesante conocer el amplio espectro de posibilidades en el ámbito de la salud, evidenciando la multiplicidad de sistemas en los que intervienen los minerales a nivel metabólico.

¿Qué son las Sales de Epsom?

Se trata de una sal inorgánica (mineral) que da nombre al grupo de las epsomitas, metales asociados a sulfatos, en este caso nos centramos en el sulfato de magnesio heptahidratado con fórmula MgSO4.7H2O, de sabor amargo, salado y muy soluble en agua 35.5 g/100 ml (20 C).

Otras denominaciones

Se nombran Sales Amargas, Sal de Higuera, Sal de Calatayud, Sulfato de Magnesio Heptahidratado, E518i, o Sal Inglesa.

No confundir con Crema de Magnesia, que en realidad es hidróxido de magnesio con fórmula Mg(OH)2, producto utilizado fundamentalmente como laxante.

También la sal Nigari, utilizada para la coagulación de la bebida de soja en la preparación de tofu podría ser Sal de Epsom, aunque mayoritariamente tanto en Japón como en China se utiliza Cloruro de Magnesio MgCl2.

Ámbitos de utilización

Su estructura química hidratada con siete moléculas de agua, tiene aplicaciones en el sector agrícola como fertilizante, en industria alimentaria como aditivo estabilizante y como corrector de la acidez (E518i), y presenta en área médica una interesante versatilidad, indicado para uso externo e interno. En esta circunstancia la administración en convenientes dosis terapéuticas, establecidas según experiencia clínica por el profesional, asegura una buena praxis para tratamiento de afecciones que pueden ser graves.

Usos terapéuticos

El fundamento en la utilización de las Sales de Epsom se halla en las múltiples funciones del magnesio (Mg) y del azufre (S) a nivel celular, tanto intra como extra celular, expresándose ambos en la regulación homeostática; destacaríamos por ejemplo, que el magnesio interviene en la activación de aproximadamente 300 enzimas distintas influyendo en sistemas:

  • Muscular.
  • Nervioso central.
  • Neuromuscular.
  • Inmunológico.
  • Endocrino.
  • Circulatorio.
  • Cardio vascular.
  • Cardio respiratorio.
  • Óseo.
  • Reproductor masculino.

A su vez el azufre interviene en procesos de desintoxicación para diversos fármacos, aditivos alimentarios, toxinas que proceden de bacterias intestinales, e incluso sustancias propias de nuestro organismo, como por ejemplo la eliminación de estrógenos, tras haber realizado su función, mediante el aumento de la hidrosolubilidad de las toxinas facilitando su excreción por orina y/ bilis.

Por todo ello, el Sulfato de Magnesio heptahidratado interviene en una gran variedad de efectos beneficiosos como antioxidante, neuro y cardio protector, bronco y vaso dilatador o anticonvulsivante.

Uso interno

Se trata de la ingesta o suministro vía intramuscular o intravenosa para el tratamiento de casos clínicos revisados por un médico con dosis de sales de Epsom que aseguren una concentración en plasma sanguíneo entre 4 y 8 mg/dl (valores terapéuticos).

Tiene aplicación en casos de:

  • Asma, como relajador de la musculatura lisa de vías respiratorias.
  • Migraña, como vasodilatador.
  • Envenenamiento por insecticidas organofosforados o metales.
  • Situaciones graves de reacción a picaduras de medusas (Síndrome de Irukandji).
  • Estreñimiento, como laxante provocando diarreas osmóticas.
  • Situaciones específicas de obstetricia que cursan con convulsiones por parte de la madre o riesgo de parto prematuro.
  • Terapias depurativas, como activador de funciones hepáticas.

Uso externo

El Sulfato de Magnesio (MG) se absorbe por la piel y proporciona efectos beneficiosos. Su preparación se realiza en forma de sales de baño, o vendajes impregnados como empastes, para aliviar dolores en articulaciones y contracturas musculares, así como calambres, esguinces, golpes, o malestar en los pies.

Se dispone de estudios representativos y corroborados en casos de osteoartritis (OA), en que baños de Sales de Epsom de forma constante a medio y largo plazo, aproximadamente tres meses, ofrecen una mejora significativa del dolor y por tanto de la calidad de vida.

Debe prevenirse el contacto con mucosas, nariz, boca, ojos y dejar el tratamiento en caso de observar irritación.

Debido a su efecto vaso dilatador debe tenerse en cuenta su aplicación en personas hipotensas, valorando en cada caso las mejores opciones, y su ingesta queda totalmente prohibida ante insuficiencia renal.



Valoración

picture-1267.jpg
Àngels Florensa
Especialista en nutrición, alimentación, seguridad alimentaria y tecnología de alimentos.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »