¿Cómo podemos saciar el hambre sin engordar?

¿Cómo podemos saciar el hambre sin engordar?

Aprendemos a saciar el hambre con alimentos saludables que no engordan ni interfieren en nuestra salud controlando la ansiedad y el picoteo entre horas.

1851251523238

¿Por qué siempre tengo hambre?

Aunque parezca de Perogrullo, el hambre se quita… simplemente comiendo. El asunto está en qué comer, qué cantidad, cuándo y, también muy importante, cómo nos enfrentamos al gusanillo.

Si llevas una vida ordenada, serena y satisfecha, seguramente no te acordarás de la comida, nada más que cuando corresponda; esto es, a tu hora. Por eso, lo primero es que te hagas estas preguntas y que intentes responderlas desde tu interior de una forma sincera.

Una vez que te hayas enfrentado a estos escollos vitales todo será más fácil. Empezamos:

  • ¿Llevas una vida estresada con sobrecarga de trabajo? ¿No tienes tiempo para ti, para mimarte, para el deporte y el descanso? Si la respuesta es sí, seguramente te enfrentarás a la comida con prisas, sin disfrutar y, además, eligiendo alimentos ricos en grasas procesadas y azúcares que interfieren negativamente en la bioquímica cerebral. Al poco rato de haber comido volverás a tener más hambre, entrando en una rueda perversa.
  • ¿Has iniciado un montón de dietas de todo tipo y no has conseguido mantenerte en un peso adecuado? Entonces, debes tener especial cuidado con el efecto yo-yo, con el tiroides y, sobre todo, con tu autoestima que te empuja, cada vez que tengas el menor contratiempo, a los dulces, chocolatinas y patatas fritas. Al consumir estos alimentos tendrás un pico de satisfacción inmediato, pero a la hora y media, más o menos, volverás a estar devorando lo que sea.
  • Entonces, ¿cómo hago para mantener el gusanillo bajo control sin aumentar de peso o alimentarme de forma saludable?

No solo depende de comer más o menos o una cosa u otra, también es importante una actitud mental positiva, la forma de enfrentarse a los problemas y la visión que tengamos de nosotros mismos.

Cómo saciar el hambre de forma saludable y sin engordar

Estos consejos te pueden ayudar a saciar el hambre:

  • En primer lugar, tienes que poner orden en tu vida. Hay que intentar hacer una rutina diaria: levantarte a la misma hora, dormir lo suficiente, comer en casa y con compañía, compaginar el trabajo con las horas de ocio, dejar unos momentos para ti, dedicar tiempo a los tuyos o realizar acciones de altruismo. Pero, ¿con esto voy a saciar el hambre? La respuesta es no, pero sí comenzaremos con una base sólida. Es más, como los cimientos de una casa, es imprescindible para afrontar cualquier dieta o problemática con la comida.
  • Una vez que, más o menos, que esto de la vida ordenada nunca es perfecto, hemos introducido rutina, placer y amor en nuestras vidas, hay que comenzar un régimen alimenticio sensato. Siento decirte que no me gustan esas dietas novedosas que prometen alargarte la vida y perder 20 kilos en un par de meses sin más problemas y sacrificio. Hay que comer de todo, pocas cantidades, alimentos de calidad y disfrutando.
  • Es importante que hagas cinco comidas pequeñas y que no te des atracones constantemente queriéndolo, luego, compensar con cualquier extravagancia.
  • No consumas alimentos calóricos, ni dulces, ni envasados, ni patatas fritas, ni precocinados. Te saciarán mientras los estás tragando, ya que producen un pico de placer inmediato, pero a la hora y media volverás a tener un gusanillo terrible.
  • A media mañana y a media tarde, como parte de tus cinco comidas, elige frutas ricas en pectina o fibras. Una buena opción son las manzanas.

Otros consejos interesantes para saciar el hambre

  • Introduce en tu dieta diaria los alimentos considerados más saciantes: cereales integrales (especialmente la avena), setas, salmón, pollo, algas…
  • Hay que tomar varias raciones de frutas y verduras ricas en fibra ya que retrasan la digestión.
  • Incorpora una porción de proteínas en las tres comidas principales, cocinadas con poca grasa y sal. Se puede tomar huevos en el desayuno, carnes magras en el almuerzo y pescados azules en la cena. Así conseguirás estar más tiempo sin el runrún del estómago.
  • Bebe más agua. A veces interpretamos hambre cuando nuestro cuerpo quiere decir sed. Esto pasa, sobretodo, cuando estamos muy estresados.
  • Que no te tienten las promesas publicitarias con fármacos diversos. Solo conseguirás hacer trizas tu salud y tu autoestima. Si quieres alguna ayuda el alga Espirulina te puede ayudar (si no tomas medicación para la tiroides). El Plantago ovata también llena, atrapa un porcentaje de grasas y te ayuda a controlar el estreñimiento.

Pide consejo en tu herbolario o farmacia. Hay muchas plantas y complementos alimentarios que te pueden ayudar. Y, por último no estés todo el día pensando en la comida y levántate del sofá. La vida sedentaria, el aburrimiento, la infelicidad y las melancolías invitan a comer constantemente.



Valoración

picture-1227.jpg
Candela Vizcaíno
Doctora en comunicación, poeta, escritora y mamá. Periodista y redactora en vida sana, lenguaje de los símbolos, literatura, arte, viajes y moda.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »