Reforzar las defensas en otoño

¿Qué podemos hacer para reforzar las defensas en otoño? Este artículo nos da consejos para que nuestras defensas estén preparadas para mantener virus y bacterias a raya.

Reforzar las defensas en otoño

Los cambios de estación siempre son momentos delicados y que, por una u otra razón, afectan a nuestra salud y también a nuestro estado emocional.

Con la llegada del otoño los días se acortan, las temperaturas empiezan a bajar y es el momento ideal para que virus, bacterias, hongos y parásitos ataquen nuestro organismo por lo que es de vital importancia fortalecer el sistema inmunológico para que pueda rechazar con éxito estos ataques.

Debemos tomar las medidas necesarias para reforzar las defensas en otoño para disfrutar de buena salud tanto durante esta estación como durante el invierno.

¿Por qué pueden estar debilitadas nuestras defensas?

Son muchas las causas que pueden influir en que nuestras defensas no estén en el mejor de sus momentos y por lo tanto nuestro organismo esté desprotegido:

  • Exceso de antibióticos: el exceso de antibióticos acaba destruyendo nuestra flora intestinal con lo que el sistema inmunológico se debilita y es fácilmente accesible a infecciones, resfriados, etc.
  • Dieta inadecuada: la alimentación es fundamental para reforzar las defensas, aportar a nuestro organismo los nutrientes que necesita tanto en cantidad como en variedad evitará que las defensas se debiliten.
  • Tabaco y alcohol: son altamente perjudiciales para nuestra salud ya que debilitan mucho el sistema inmunológico.
  • Estados emocionales: si estamos decaídos, depresivos, excesivamente tristes…, también las defensas bajarán y perderemos la batalla frente a los invasores.

Algunos consejos para reforzar las defensas en otoño

Para evitar tener un sistema inmune debilitado debemos cuidar nuestro organismo con lo que conseguiremos, cuando menos, dificultar la reproducción de los microbios, debemos “cuidar el terreno”.

Estos consejos nos pueden ser de utilidad para reforzar las defensas:

  • Seguir una buena dieta: beber más agua, tomar frutas y verduras de temporada, eliminar productos refinados y con exceso de aditivos, aumentar la cantidad de proteína de origen vegetal…
  • No tomar lácteos en exceso: ante el bombardeo médico todo el mundo ha aumentado el consumo de leche, queso, yogur y alimentos enriquecidos con calcio. En cambio ahora tomamos menos fruta, menos verduras, menos legumbres y frutos secos.
    Quizá seamos ahora más altos pero dudo que seamos más sanos. Antes en una clase de niños como máximo había un alérgico, un obeso (el típico gordito de la clase) ahora el tanto por cien de asmáticos, alérgicos, obesos, diabéticos, etc. es increíble.
  • Practicar deporte: la práctica diaria de algún tipo de deporte ayuda a una mejor oxigenación de nuestro cuerpo y favorece la eliminación de toxinas.
  • Vigilar nuestros nivel de estrés: vivimos inmersos en un universo de prisas, carreras, problemas que nos absorben una gran parte de energía y consiguen que aumenten nuestros niveles de estrés. Es conveniente pararnos a pensar y conceder a las cosas la importancia que realmente tienen y solucionar todo aquello o eliminar todo aquello que nos da verdaderos dolores de cabeza. Cierto es que no siempre podemos cambiar la situación pero tal vez si podamos elegir la forma de enfocarla para conseguir que el efecto negativo sea el menor posible.
  • Reforzarnos con “antibióticos naturales”: tomar propóleo, echinacea, ajo, cebolla, semilla de pomelo, vitamina C, algún remedio homeopático o cualquier otro regalo que nos ofrece la naturaleza es una buena forma de reforzar nuestras defensas. Obviamente el especialista nos aconsejará cual es el más indicado y las dosis que debemos tomar. También nos ayudará reforzar la flora intestinal.
  • Cuidar los niveles de hierro: el hierro es muy importante para nuestro organismo por lo que es necesario tener la seguridad de que le estamos aportando las cantidades necesarias. Las personas con bajos niveles de hierro son más propensas a padecer infecciones. Las mujeres que tienen menstruaciones abundantes deben vigilar con especial atención.
  • Respetar nuestro cuerpo: debemos tener en cuenta que nos resfriamos o cogemos una gripe no van a desaparecer con una pastillita. Lo ideal es quedarse en casa unos días, en caso de poder hacerlo intentaremos mimarnos lo más posible potenciando las defensas, sin cortar los síntomas, comiendo suave a ser posible a base de caldos y zumos y descansando lo más posible.

Para terminar

Todos estos consejos son ideales para saber cómo reforzar las defensas de cara al otoño y en cualquier estación del año pero por supuesto os aconsejamos siempre acudir a un profesional ya que cada caso es diferente. Terapias que tratan de ir al fondo de nuestro caso como la Homeopatía, Oligoterapia, Acupuntura, Medicina Ayurveda, etc. son siempre muy recomendables ya que nos ayudarán a entender nuestra tendencia personal a enfermar y que herramientas tenemos para recobrar la salud.



Valoración

Reforzar las defensas en otoño
4.5 (90%) 2 votes
Elia Arcas
Escribir me obliga a aprender, a investigar y a conocer gran cantidad de temas relacionados con la salud y con un sistema de vida responsable y respetuoso.


Anterior artículo »
Siguiente artículo »