La mejor receta de sopa de ajo

La mejor receta de sopa de ajo

La receta de sopa de ajo es tan sencilla de preparar como agradable, sana y con un montón de beneficios extraordinarios que os explicamos a continuación.

1495376

¿Qué es?

La receta de sopa de ajo es tradicional, sencilla, económica, con propiedades muy interesantes y que podemos preparar con ingredientes casi siempre presentes en casa.

¿Cuándo o en que casos es más recomendable la sopa de ajo?

En dietoterapia energética, el ajo es considerado un alimento picante y caliente. Es de naturaleza Yang: envía la energía hacia arriba y hacia fuera dispersando, vigorizando y activando la circulación. Como el sabor picante pertenece al elemento metal, tiene efecto especialmente sobre los pulmones, la piel y el intestino grueso.

Así pues, es ideal preparar esta receta de sopa de ajo en otoño e invierno para calentarnos por dentro. Además es de gran ayuda en gripes y resfriados, ya que abre los poros favoreciendo la sudoración y ayuda a expulsar los microorganismos patógenos. También por esta capacidad de dispersión es una opción interesante en caso de lombrices intestinales.

La función de vigorizar sirve para activar la circulación del “Qi” y de la sangre. El ajo es un gran tónico cardiovascular, regula la tensión arterial y contribuye a eliminar bloqueos y acumulaciones que pueden manifestarse como dolor local, contracturas, menstruaciones dolorosas o con coágulos, edemas, quistes de grasa, colesterol elevado, etc.

Ingredientes de la sopa de ajo (para 4 personas)

Los ingredientes necesarios para preparar esta receta de sopa de ajo son:

  • 10 dientes de ajo.
  • 4 ó 5 cucharadas de aceite de oliva suave.
  • Pan duro del día anterior (unos 200 g).
  • Pimentón dulce.
  • Sal marina o del Himalaya.
  • 1 litro y medio de agua o de caldo de pollo.

Elaboración de la sopa de ajo

  • Primero cortamos el ajo en rodajas y el pan duro en taquitos o lonchas finitas.
  • Ponemos el aceite en una cacerola a fuego medio y cuando esté caliente añadimos los ajos y los doramos, removiendo con frecuencia para que no se quemen (de lo contrario se echaría a perder la sopa). Reservamos aparte.
  • En el mismo aceite echamos el pan cortadito y lo tostamos.
  • Retiramos la cacerola del fuego, añadimos el pimentón dulce y removemos bien.
  • Añadimos el agua o el caldo a la cacerola, los ajos que teníamos reservados, una pizca de sal y lo dejamos cocer unos 20 minutos.

Opcional: Esta receta de sopa de ajo es la bñasica pero, a partir de aquí, podemos añadirle tomillo, puerro, taquitos de jamón curado o escalfar un huevo por persona (para ello en el último paso llevamos a ebullición, cascamos los huevos y los dejamos cocer unos 5 ó 6 minutos).

¿Sabías que…?

Si te gusta la sopa de ajo pero quieres evitar que repita el ajo tan sólo tienes que partirlo por la mitad longitudinalmente y quitarle el germen que encontrarás en el centro.

Por sus propiedades anticoagulantes, el consumo habitual del ajo no se recomienda en personas con problemas de coagulación o que vayan a someterse a una operación quirúrgica ya que podría aumentar el riesgo de sangrado.



Valoración

picture-1259.jpg
Yhanna Sánchez
Terapeuta diplomada en Naturopatía y Acupuntura. Técnico superior en diagnóstico clínico. Redactora y ponente en talleres de salud natural, nutrición y belleza.

 

Anterior artículo »
Siguiente artículo »