Relación entre raíces nerviosas, vértebras y órganos

Relación entre raíces nerviosas, vértebras y órganos

En este artículo veremos la relación que hay entre cada una de las raíces nerviosas que hay entre las vértebras y el estado de nuestros órganos.

Relación entre raíces nerviosas, vértebras y órganos

La columna vertebral de los seres humanos tiene varias funciones pero sin duda una de las más importantes es la de cubrir y proteger a la medula espinal que lleva la información que el cerebro envía al resto del cuerpo.

Para mandar está información a los diferentes lugares de nuestro cuerpo la medula tiene pequeñas salientes conocidas como raíces nerviosas vertebrales, que pasan por los espacios laterales que quedan entre una vértebra y la siguiente, conocidos como forámenes intervertebrales.

¿Qué ocurre cuando una vértebra “se sale de su lugar”?

En ocasiones las vertebras pierden su alineación con la vertebra de arriba, con la de abajo o con ambas, lo cual produce que una raíz del nervio sea pellizcada o en algunos casos solamente irritada, condición conocida como subluxación vertebral.

Esto provoca que la señal que debería de mandar ese nervio a cierto órgano, musculo, célula etc. llegue con menor intensidad o en ocasiones simplemente no llegue, lo cual provoca que nuestro cuerpo no trabaje al 100% de su capacidad.

Relación concreta entre las raíces nerviosas, vértebras y órganos

Cada nervio tiene un origen, el cual es al nivel de la columna del cual proviene, pero también tiene un destino específico.
Existen: nervios cervicales = C, nervios torácicos o dorsales= T y nervios lumbares = L.

Nervios cervicales: dónde y cómo nos afectan

  • C1: posiblemente la raíz nerviosa con mas funciones. Se dirige o inerva a las arterias que irrigan el cerebro, la glándula pituitaria, ciertos nervios de la cara, el oído interno y medio etc. Su compresión o irritación puede provocar dolores de cabeza o migraña, hipertensión, amnesia, mareos, fatiga crónica así como resfríos.
  • C2: inerva el nervio óptico y auditivo, la lengua, la frente  y los mastoides. Puede provocar, sinusitis, alergias y dolor de oídos.
  • C3: inerva el oído externo, los dientes, el nervio trifacial y los huesos de la cara, puede provocar neuralgia o neuritis, acné, o eczema.
  • C4: se dirige a la nariz, labios, boca y trompa de Eustaquio. Y puede provocar fiebre de heno, catarro, pérdida de audición, y adenoides.
  • C5: cuerdas vocales y faringe, puede producir ronquera e irritación de la garganta.
  • C6: inerva los músculos del los hombros y el cuello así como las amígdalas. Puede causar dolor en la parte superior de los brazos, cuello rígido, amigdalitis y tosferina.
  • C7: inerva la glándula tiroides y paratiroides así como la bursa en hombros y codos. Llega a provocar resfríos, bursitis así como problemas de la tiroides.

Nervios torácicos o dorsales

  • T1: inerva brazo hasta la mano y esófago. Provoca tos, asma, falta de aire así como dolor en brazo, codo, mano y muñeca.
  • T2: inerva al corazón. Puede provocar padecimientos en el corazón, principalmente en las válvulas.
  • T3: este nervio se dirige principalmente a los pulmones así que en algunos casos es el responsable de afecciones como son la bronquitis, neumonía, influenza etc.
  • T4: inerva la vesícula biliar y el ducto común. Su efecto podría ser, padecimientos de la vesícula, ictericia y herpes.
  • T5: inerva al hígado, el plexo solar (la sangre). Puede causar problemas de hígado, fiebre, presión baja, anemia, mala circulación y artritis.
  • T6: nervio principal en la inervación del estomago. Causa dolores estomacales, indigestión y acidez, entre otras afecciones.
  • T7: inerva al páncreas y al duodeno y podría provocar ulceras y gastritis.
  • T8: inerva el bazo y puede provocar poca resistencia.
  • T9: inerva a las glándulas renales y suprarrenales. Podría causar alergias y urticarias.
  • T 10 y 11: inervan el riñón y pueden causar padecimientos de la piel, y fatiga crónica.
  • T 12: inerva, junto a la T12 el intestino delgado y el grueso. Llegan a causar estreñimiento, colitis, diarrea, gases y cierto tipo de esterilidad.

Nervios lumbares

  • L1: Al igual que la T 12 inervan el intestino delgado y el grueso. Llegan a causar estreñimiento, colitis, diarrea, gases y cierto tipo de esterilidad.
  • L2: Inerva el apéndice, abdomen y pierna superior. Puede provocar calambres, problemas digestivos y venas varicosas.
  • L3: inerva los órganos sexuales, útero, vejiga y rodilla, y su compresión podría provocar problemas de la menstruación, abortos, impotencia, incontinencia entre otros problemas.
  • L4: inerva la glándula prostática, músculos del dorso inferior y el nervio ciático. Puede provocar ciática, lumbago y diversos problemas en la próstata.
  • L5: afecta a tobillos y pies. Puede provocar pies fríos, calambres, tobillos hinchados, etc.

¿Qué podemos hacer para corregir mejorar nuestra salud?

La tarea del quiropráctico es la de detectar, por medio de un examen físico y en ciertas ocasiones radiografías, las subluxaciones vertebrales  que causan la compresión de estos nervios, y por medio de ajustes vertebrales corregir la desalineación de esa vertebra especifica.



Artículos relacionados

  • ¿Son seguros los ajustes quiroprácticos?¿Son seguros los ajustes quiroprácticos? Mucha gente se plantea si son seguros los ajustes quiroprácticos ya que no deja de ser preocupante que alguien manipule nuestra columna vertebral.
  • La Quiropráctica en el deporteLa Quiropráctica en el deporte La quiropractica en el deporte está a la orden del día pues cada vez son más los deportistas que aprovechan los muchos beneficios que esta terapia les ofrece.
  • Tratamiento quiropráctico de la hernia discalTratamiento quiropráctico de la hernia discal El tratamiento quiropráctico puede mejorar muchísimo las molestias tan importantes que suelen causar, en la mayoría de casos, la hernia de discal.
  • La QuiroprácticaLa Quiropráctica La quiropráctica es cada vez más conocida en todo el mundo ya que sus beneficios son muchos y a menudo con resultados sorprendentes e inmediatos.

Valoración

Dr. Jorge Segall Bessudo
Doctor en quiropráctica, licenciado en la Universidad estatal del Valle de Ecatepec (México) Especialidad realizada en Parker College of Chiropractic Dallas Tx, EUA y Doctor asociado en el Centro Quiropráctico Polanco.