¿Qué padre eres cada día?

¿Qué padre eres cada día?

Este mes de Marzo se celebra San José y miles de niños felicitan de corazón a sus padres... o no. Quizás algunos no lo hagan. Y quizás otros los feliciten porque mamá lo ordena. Tal vez algunos incluso lo hagan envueltos por el miedo al castigo.

dia-del-padre

Consecuencias de una Educación Autoritaria

Y es que es una realidad que durante siglos los padres (y me refiero en especial a la parte masculina de la pareja) han adoptado un estilo educativo muy autoritario, basado en la disciplina, el castigo, ejerciendo un control férreo sobre sus hijos mediante la afirmación del poder (esto se hace así porque lo digo yo). En general, son padres poco afectuosos con sus hijos y que ejercen una alta presión sobre los mismos para que asuman responsabilidades.

En este estilo educativo, la comunicación con los hijos es por lo general pobre.

Se trata de padres que no saben cómo hablar con sus hijos o cómo ponerse a su nivel para poder mantener una conversación. Estoy seguro que podrás reconocer fácilmente esta forma de educar, bien por que lo hayas vivido en casa o en la escuela.

Obviamente, esta educación va a tener consecuencias en los niños: van a ser dependientes, inseguros, poco alegres y obedientes, pero una obediencia basada en el miedo. La autoestima suele ser baja, son vulnerables a la tensión y fácilmente irritables. ¿Verdaderamente quieres que tu hijo sienta miedo hacia ti? ¿Así es como quieres que te recuerde, como un dictador? Tienes que ser consciente que la relación con tus hijos dependerá en gran medida de cómo la nutras, cómo los trates. Las relaciones basadas en el miedo suelen ser muy insanas.

¿Qué debo cambiar?

Afortunadamente, corren nuevos aires y poco a poco se van rompiendo estos patrones pertenecientes al antiguo paradigma. Si de verdad quieres que tus hijos te respeten, te quieran, te admiren y te sientan como una fuente de apoyo y seguridad, te sugiero:

  • Pasar más tiempo de calidad con ellos, jugando, riendo, disfrutando de la vida y no solo haciendo deberes.
  • Expresar el amor y cariño que sientes por ellos, con caricias, abrazos, palabras…
  • Implicarte en todos los ámbitos de su vida: el colegio (y posteriormente el instituto), los amigos y amigas, sus aficiones, intereses, etc.
  • Comunicarte abiertamente con él, sin juzgarlo ni criticarlo y nunca burlándote ni de él ni de sus cosas.
  • Decirle de vez en cuando que lo admiras, que estás orgulloso de él.

Solo así, tu hijo te felicitará el día del padre con el corazón lleno de ilusión y amor. Solo así, tu hijo podrá ser verdaderamente feliz.



Valoración

hector-jorge
Hector Jorge Aymerich
Formador en cursos de crecimiento personal. Experto en Inteligencia Emocional.