¿Qué es la anorgasmia masculina y femenina?, causas y soluciones

¿Qué es la anorgasmia masculina y femenina?, causas y soluciones

Mucha gente se pregunta qué es la anorgasmia masculina y femenina ya que les cuesta pensar que hay personas con dificultad para llegar al orgasmo.

1516745

Diferencias entre la respuesta sexual femenina y masculina

Las respuestas sexuales de la mujer son algo menos vulnerables frente a factores negativos como la ansiedad, las drogas y la enfermedad. Las disfunciones orgásmicas en una mujer que, goza de salud y que se excita sexualmente, suelen considerarse de origen psicógeno.

Es difícil valorar los efectos físicos sobre el orgasmo femenino. Arnold Kegel opina que la falta de uso, la debilidad, el escaso tono o la fibrosis de los músculos de la vagina contribuyen a generar una incapacidad para el orgasmo. Por tanto, es cada vez mayor el número de ginecólogos y de sexólogos que tratan los problemas relacionados con el orgasmo recomendando a la mujer que ejercite los músculos pubococcígeos.

¿Qué es la anorgasmia masculina y femenina? ¿Cuales son sus causas?

La anorgasmia es producida principalmente por factores psicológicos y, sólo un 5% se debe a causas físicas u orgánicas.

  • Factores orgánicos: la fisiología del orgasmo es compleja, se deben presentar contracciones de los músculos genitales localizados entre la vagina y el ano. Cualquier patología o traumatismo (mutilación genital) en dicha zona, así como el abuso de drogas, alcohol o, algunos fármacos como antidepresivos o algunos antihipertensivos, pueden desencadenar una inhibición del orgasmo.
  • Factores psicológicos: la falta de orgasmo puede relacionarse con muchos factores vinculados a la relación de pareja como son:
    • Experiencias negativas con la pareja actual o pasadas, experimentando vergüenza, culpa, exceso de estrés, etc.
    • Relaciones sexuales monótonas.
    • Miedo a perder el control sobre sus sentimientos y sobre su conducta.
  • Factores socioculturales:
    • Educación negativa hacia el sexo (como sucio, pecaminoso, etc.)
    • Falsas ideas sobre la sexualidad (mitos sexuales) por una mala educación sexual.

Por último, incluyendo otros temores (a ser lastimada por la penetración, a sentir dolor), la Dra. Helen Kaplan destaca el miedo al éxito, que desgraciadamente ocurre en muchos casos. Según Freud se trata de esas personas que fracasan con el éxito.

La mayoría de estos problemas pueden haber sido originados en la infancia pero otros son más recientes, o situacionales; sin olvidarnos de las causas asociadas a desajustes o desavenencias en la relación de pareja.

Clases de anorgasmia

  • Anorgasmia primaria: la padecen aquellas personas que no han tenido nunca un orgasmo ni a través del coito, ni por masturbación, ni por estimulación directa de su pareja o cualquier combinación de lo mencionado.
  • Anorgasmia secundaria: se presenta cuando después de tiempo de haber tenido orgasmos con normalidad, se dejan de sentir de forma recurrente.
  • Anorgasmia total: incapacidad de alcanzar un orgasmo por ningún método o práctica sexual.
  • Anorgasmia situacional: cuando solo se alcanza el clímax en circunstancias concretas.

Terapias adecuadas

La anorgasmia es una disfunción sexual de buen pronóstico ya que, se cura en un 95%. El tratamiento psicológico, combinado con la terapia sexual, es lo más recomendable.

El primero intenta modificar los problemas causados por los conflictos internos de la persona con respecto a la sexualidad mientras que, el sexólogo orientará a la persona en los modelos sexuales correctos, así como en una serie de ejercicios íntimos para superar la anorgasmia.

Los ejercicios llamados “ejercicios de Kegel” (por su creador el médico Arnold Kegel) tonifican los músculos vaginales. No sólo ayudan a superar la anorgasmia sino que en general sirven para mejorar los orgasmos en mujeres sin problemas sexuales. Son los mismos que se recomiendan antes de dar a luz, también llamados ejercicios de suelo pélvico.

Las llamadas Terapias Sexuales son el eje central del tratamiento de la anorgasmia. El objetivo de la terapia sexual, como explica la Dra. Helen S. Kaplan en su libro*, consiste en permitir que la pareja experimente el desarrollo natural de sus respuestas sexuales, y debe intentar enseñar a los miembros de la pareja sexual a crear un ambiente de amor y paz, y a potenciar la estimulación sensorial y psíquica que puede aumentar y amplificar la dimensión placentera del sexo.

Siguiendo el programa terapéutico, la pareja aprenderá a concentrar la atención en las sensaciones de placer corporal y, en aquellas que se presentan previamente al orgasmo.

El objetivo principal de la terapia es que la mujer pueda obtener placer disfrutando de su cuerpo, así como del de su pareja. Como afirma la Dra. Kaplan: “para funcionar bien sexualmente es preciso que el individuo se abandone a la experiencia erótica”.

Bibliografía: Helen Singer Kaplan. La nueva Terapia Sexual,1.Alianza Editorial. 2009.
Javier Akerman. Sexo… ¡Naturalmente! Técnicas, ejercicios y consejos para una sexualidad plena. Ediciones Cydonia. 2010.



Relacionados

Valoración

picture-1152.jpg
Beatriz Lores
Doctora en Biología, especializada en Promoción de la Salud y Medicina Natural.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »