Karma, ley de causa y efecto

Karma, ley de causa y efecto

El Karma es una palabra que ya se ha adentrado en el vocabulario común pero pocos saben qué supone y qué es el karma en el crecimiento espiritual.

karma

Origen de la palabra Karma

La palabra Karma tiene su origen en el sánscrito que es una lengua clásica india muy usada en textos sagrados indios y tibetanos. El significado literal de la palabra Karma es acción y representa la ley sagrada de causa y efecto que explicaremos después.

Esta ley entra dentro de las creencias de doctrinas ancestrales como el budismo, el hinduismo, el yainismo y de otras más recientes como, por ejemplo, el ayyavazhi, el espiritismo y la teosofía.

Karma, ley de causa y efecto

Para saber qué es el Karma hay que partir de la base de que se hace referencia a una ley cósmica, es decir, según las doctrinas que se guían por esta creencia todos los seres humanos estamos sujetos a ella.

Esta ley también llamada de causa y efecto se resume en esta frase del Kybalion: “Toda causa tiene su efecto y todo efecto tiene su causa. Azar no es más que el nombre que se da a una ley desconocida”.

Por tanto el Karma es una ley organizadora del orden de la cosas y cada acción que emprenda un individuo le será devuelta, sean positivas o negativas.

Karma y vidas pasadas

La ley del Karma no se refiere sólo a las acciones de esta vida también incluye las acciones de las vidas pasadas, así que está muy ligada también a la creencia en la reencarnación.

El destino de la persona, aunque está regido por el libre albedrío, estará marcado por sus acciones en esas otras vidas, o sea, que ni la muerte liberará a esa persona del Karma, sea negativo o positivo.

Qué es el Karma positivo o negativo

Pues es aquel Karma que se derive de una acción buena o una mala. Es decir, (volviendo a la creencia en vidas anteriores) si un hombre de negocios para prosperar hundió los negocios de sus competidores de forma deshonesta en otra vida y muriera antes de que el Karma de su gesto repercutiera en él, éste le seguiría hasta la siguiente y por mucho que lo intente hasta que su mal Karma no se purifique de su mala acción con la contraria, no conseguirá salir adelante.

Por el contrario, si ayudó a prosperar a su comunidad y no se enriqueció a costa del otro, encontrará todas las facilidades porque ha acumulado, lo que se llama buen Karma, que le seguirá en otras vidas mientras no rompa la acción-efecto con otra contraria.

Diferencia entre Karma y Darma

A veces cuesta diferenciar entre los occidentales el Darma o Dharma del Karma. Pero sin entrar en mucha explicación filosófica quizás sea más fácil decir que el Darma es la misión que se viene a cumplir en esta vida que se expresa a través de las habilidades innatas y ese impulso interior por hacer algo.

En un ejemplo simplista al máximo, digamos que alguien con habilidad innata para dibujar y que siempre ha tenido claro que quiere dedicarse a la pintura esa sería una parte de su Darma, digamos, “profesional” junto con el resto de cosas que le caracterizan. Y es cuestión de cada uno seguirlo o no, pero el hacerlo, en teoría, te llevaría a tu yo real y a un camino más feliz en la vida.

Mientras que el Karma, como hemos visto, sería el cúmulo de experiencias que se tienen que vivir para purificarse de las malas acciones cometidas o como compensación de las buenas. Además, en el caso del Karma no es una elección sino algo ineludible hasta que no se compense o trascienda el mal Karma con acciones positivas o, en el caso del positivo, que no se empañe con acciones contrarias.



Valoración

picture-861.jpg
Juan José Sánchez Ortiz
Terapeuta físico, emocional y coach. Articulista experto en salud, ecología, desarrollo personal y ONGs en medios digitales e impresos. Periodista de investigación con trabajos referenciados en artículos, tesis de postgrado y doctorales.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »