Propiedades de la Melisa, un excelente aliado

Propiedades de la Melisa, un excelente aliado

Las propiedades de la Melisa son, realmente, muy interesantes ya que podríamos decir que funciona para la mayoría de problemas asociados a los nervios.

melisa

Descripción

Usada desde muy antiguo, esta planta conocida en muchos sitios como Toronjil, ha constituido uno de los remedios de emergencia en la fitoterapia popular.

La Melisa es originaria de los países mediterráneos pero se cultiva en toda Europa y regiones templadas de América.

Se trata de una planta vivaz de la familia de las Labiadas, que alcanza de 40 a 70 cm. de altura. Son hojas son dentadas y muy rugosas que desprenden un fuerte olor a limón.

Las partes que se van a utilizar las hojas y las flores.

Se puede cultivar en cualquier maceta o jardín pudiendo ser utilizada fresca, simplemente escaldada.

Propiedades de la Melisa

  • En la fitoterapia popular, su principal y más tradicional aplicación es como tónico general para el sistema nervioso, aunque también se utiliza como sudorífico. La melisa es un tranquilizante suave, pudiendo ser consumida sin riesgo alguno en multitud de problemas cuando la función del sistema nervioso parece tener una actividad de fondo. Puede ser utilizada en el insomnio, especialmente de los niños, estrés y nerviosismo habitual, depresiones, jaquecas nerviosas, espasmos intestinales, gastritis, etc.
  • El efecto de la planta es suave y progresivo, pues tiende más bien a regular el ritmo del organismo que a paliar sus síntomas. Lo agradable de su sabor y el aroma que expele la hacen un buen complemento para todas aquellas personas que sufren de irritabilidad, tendiendo a agotar su sistema nervioso.
  • Las decocciones de esta planta, aplicadas sobre las zonas doloridas, tienden a calmar las molestias de tipo neurálgico, siendo especialmente activa en las neuralgias cervicales con fuerte rigidez en la musculatura, así como en las neuralgias que sobrevienen después del temido herpes zoster.
  • Por su efecto calmante que produce, aparece también en muchas fórmulas contra las molestias menstruales.
  • Entre las propiedades de la Melisa vemos que también destaca como digestivo, ya que calma las flatulencias y tendencias al vómito de las personas nerviosas. Para este fin, conviene tomarla antes de las comidas, teniendo un ligero efecto aperitivo.
  • Parece ser que activa también la secreción de la bilis, calmando los espasmos que aparecen en esta zona y que proporcionan crisis diarreicas cuando se sufren fuertes impresiones nerviosas.

Otros beneficios de la Melisa

  • Suele estar indicada para las personas que sufren palpitaciones tras sustos, o para aquellas en las que se acelera el ritmo cardíaco y se eleva su tensión arterial al estar nerviosas, apareciendo por estas circunstancias en muchas fórmulas cardiotónicas.
  • Combate también la tos nerviosa e irritativa, especialmente aquella que se manifiesta por las noches.
  • El zumo fresco de la planta calma las molestias dentales.
  • Esta planta parece tener una acción indirecta sobre el sistema circulatorio, por lo que alivia las congestiones cefálicas originadas por el sistema nervioso, así como la sensación de mareo y falta de concentración que puede aparecer en los estados de fatiga intelectual.

¿Y a nivel externo?

  • Externamente las propiedades de la Melisa se distinguen como antiséptica, antifúngica (contra los hongos de la piel) y antivírica, de acción demostrada contra los virus del herpes.
  • Algunas gotas depositadas en los oídos reducen la inflamación de los mismos.

Dosificación de la Melisa

La dosificación serían dos cucharaditas de café por taza en infusión reposada durante 15 minutos.

Precauciones con la Melisa

  • Las principales precauciones a tener en cuenta son la hipersensibilidad al principio activo.
  • No se recomienda en niños menores de 12 años así como tampoco en embarazadas o periodo de lactancia… por carecer de estudios de estos casos.
  • Aunque tampoco hay muchos datos disponibles, debemos de informar a los pacientes de que debido a la acción sedante de la melisa, se puede potenciar el efecto sedante de otros fármacos como los barbitúricos, las benzodiazepinas, los antihistamínicos y el alcohol.
  • Debido a que produce somnolencia, en personas muy susceptibles se aconseja no conducir vehículos ni manejar maquinaria pesada hasta que se compruebe que la capacidad de manejara estos vehículos no está alterada.

¿Sabías que…?

Como ya decía Avicena, gran médico árabe del siglo XI, entre las propiedades de la Melisa destacaríamos su admirable propiedad de alegrar y confortar el corazón.

Desde primeros del siglo XVII los carmelitas descalzos preparan, a partir de esta planta, la famosa “agua del Carmen”, que ha sido remedio popular contra desfallecimientos, síncopes y crisis nerviosas.

Este remedio hay que tomarlo con precaución debido a su contenido alcohólico.



Relacionados

Valoración

josep-arnau
Josep Vicent Arnau
Diplomado en Naturopatía y Acupuntura.
Regenta el herbolario Supernatural en Sant Cugat del Vallés.
Articulista sobre temas de salud y calidad de vida.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »