Problemas digestivos en el embarazo

Problemas digestivos en el embarazo

Durante el embarazo, sobre todo a partir del cuarto mes de gestación, es frecuente que aparezcan molestias digestivas como las náuseas, vómitos, gases, hinchazón, indigestión, reflujo y estreñimiento.

51261563

Los problemas digestivos en el embarazo, tienen su origen en los cambios del metabolismo y en un aumento en la producción de hormonas estrógenos y progesterona. Esta última hormona relaja el tejido muscular liso de todo el cuerpo, y por tanto el del sistema digestivo, esto provoca que las digestiones sean más lentas y se produzcan indigestión, gases e hinchazón. Además a partir de tercer trimestre hay una mayor presión del útero sobre el estómago lo que dificulta aún más las digestiones y se produce acidez, reflujo y estreñimiento.

Náuseas y vómitos

Debido a los cambios en el metabolismo durante el embarazo pueden aparecer los tan desagradables nausea y vómitos. Aunque lo habitual es que se den durante el primer trimestre hay mujeres que les dura más tiempo.

  • Procura tener un horario regular de comidas.
  • Haz comidas ligeras y con más frecuencia.
  • No tomes alimentos ácidos, picantes ni muy grasos.
  • Evita el café y  té.
  • Los hidratos de carbono, pan, cereales o galletas ayudan a mitigar las nauseas.
  • Evita los alimentos de olor intenso que puedan provocarte nauseas.

Acidez y ardor

La acidez se produce cuando los jugos gástricos suben por el esófago debido a alteraciones gástricas, por el exceso de comida o por la presión del útero sobre el estómago.

  • Evita no tomar comidas muy copiosas, es mejor comer poco y más a menudo.
  • Come despacio y mastica bien para facilitar la digestión.
  • Evita los alimentos grasos, ácidos, picantes o con muchas especias.
  • Después de comer no te acuestes deja pasar un tiempo.
  • Utiliza ropa cómoda que no apriete.

Gases e hinchazón

Los gases se forman cuando tragamos aire a la hora de ingerir los alimentos y cuando las bacterias que hay en el intestino grueso descomponen la comida que no se digiere en el estómago e intestino delgado. Los gases producidos al tragar aire se suelen liberar al eructar.

  • Intenta comer despacio y evitando ingerir mucho aire.
  • Evita las bebidas con gas.
  • Procura no comer grasas que al ser más lentas de digerir producen más gases.
  • Los alimentos con almidón como las pastas, patatas y pan generan flatulencia en el estómago, puedes tomar arroz que su almidón no produce tantos gases.
  • Los plátanos, melocotones, albaricoques, melón, ciruelas, manzanas y peras contienen gran cantidad de sorbitol, un tipo de azúcar que es difícil de descomponer en el estómago y produce gases.
  • Las cebollas y alcachofas también provocan gases debido a que contienen fructosa. Las coles, espárragos y el brócoli contienen rafinosa, lo que hace que sean más difíciles de digerir.
  • Los alimentos ricos en fibra soluble como el salvado de avena, los guisantes son difíciles de digerir provocando flatulencia.
  • La leche y alimentos lácteos contienen lactosa, que resulta difícil de digerir por lo que produce un exceso de gases.

Estreñimiento

Los cambios hormonales, la presión que el feto ejerce sobre el intestino y las digestiones más pesadas hacen que durante el embarazo sea frecuente tener estreñimiento sobre todo en el tercer trimestre.

  • Toma gran cantidad de líquidos, principalmente agua. Procura que no sea durante las comidas ya que el líquido diluye los ácidos del estómago y las digestiones se hacen más lentas.
  • Opta por alimentos ricos en fibra sobre todo cereales, frutas y verduras.
  • Evita los que son astringentes, plátano, membrillo, pomelo, arroz…
  • Utiliza aceite de oliva crudo en ensaladas o tostadas.
  • Ten un horario de comidas regular.
  • Procura hacer ejercicio de manera regular.


Valoración

picture-1001.jpg
Almudena Reguero
Periodista especializada en temas de salud y terapias naturales.
Autora del libro "Mi hijo es hiperactivo y distraído", Bohodón Ediciones.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »