Pipis y cacas de perros y gatos, conflictos y soluciones

Pipis y cacas de perros y gatos, conflictos y soluciones

Los pipís y cacas de perros y gatos son causa de un sinfín de problemas ante los que el dueño, normalmente, no sabe como actuar adecuadamente.

12308150

Pipís y cacas de perros y gatos producidos por una ansiedad por separación

Es contraproducente reñir a nuestra mascota cuando llegamos y nos encontramos “el regalito”. Aunque nos enfademos hemos de recordar que los perros sólo tienen una memoria asociativa inmediata. Esto significa que si han pasado más de ¡3 SEGUNDOS! entre la buena o la mala acción y el premio o castigo que le damos ya no sabe porqué ha sido.

¿Qué podemos hacer en este caso?

Si es un perro dependiente piensa que lo está pasando mal y que cuanto más cariño le des más querrá ya que su desequilibrio emocional hace que nunca tenga bastante. No le des caricias, atención, comida, ni, en general, nada cuando te lo pida sino cuando tú decidas. Así premias su independencia y le envías el mensaje de que tú le quieres y vas a cubrir todas sus necesidades sin que él tenga que luchar por ello.

Los pipis y cacas de perros y gatos de marcaje territorial

Se suelen dar en perros y gatos macho, sobretodo cuando conviven con alguna hembra. El problema puede agravarse si hay otros machos en la casa, lo cual significa competencia. Un buen diagnóstico y tratamiento de las emociones que les llevan a marcar territorio, entre otras la posesividad y la dominancia, pueden tener los mismos buenos resultados que la castración y, además, estarás equilibrando a tu mascota psicológicamente.

Pipís por descontrol emocional

Esto suele pasar con animales nerviosos que se ponen muy impacientes a la hora de salir a la calle o cuando ven que los van a acariciar. Es como si fueran “desordenados” en todos los sentidos de la palabra. Todo les afecta y todo se lo toman “a la tremenda”.

¿Hay solución?

Tendrás que ser tú el que ponga orden y calma en su vida. Sácale a horarios fijos. El número mínimo de salidas a la calle para cualquier perro es de 3 salidas al día. Cuando le pasees déjale oler todo lo que quiera y camina despacito, disfrutando tú también del paseo. Así le transmites calma.

Si tienes un perro nervioso su temperatura corporal puede ser un poco más alta y, por lo tanto, beberá más agua y orinará más. Además, los perros nerviosos tienen tendencia a desahogar sus nervios comiendo y bebiendo compulsivamente.

¿Y si es que no saben donde se hacen los pipís?

Lo más probable es que, simplemente, no tenga claro que lo ha de hacer en la calle. Aunque hayas intentado educarlo son muy comunes los problemas de comunicación y entendimiento entre dueño y mascota. Un error frecuente es “amorrarle” al pipi o la caca y reñirle. Lo que acabaremos consiguiendo es que nuestro perro se coma las cacas. Pero el fallo más común es reñirle a destiempo. ¡Recuerda lo de la memoria asociativa!

Pipís y cacas de perros y gatos por resentimiento

Los pipis o cacas de perros y gatos en nuestra cama, en el sofá, etc. suelen indicar que nuestra mascota está resentida con nosotros. Has de saber que las riñas y castigos, sobre todo si están mal aplicados, aumentan el “mal rollo” en la convivencia y, por lo tanto, agravan el problema. Si tu mascota te castiga porque has hecho algo que le ha “ofendido” ante todo sería bueno saber qué es eso que haces que tanto le afecta.

Posibles soluciones

¿Te pasas el tiempo riñéndole, dándole órdenes, etc.? Si es así, no te extrañe que vaya acumulando rabia. Recuerda que el objetivo de cualquier castigo, aunque sólo sea reñirle, es modificar su conducta.

Conclusiones sobre el tema de los pipís y cacas de perros y gatos

Las regañinas y los castigos a destiempo o mal aplicados, no sólo no sirven para solucionar el problema, sino que suelen provocar que vaya a más.

Si nuestra mascota orina o defeca en casa, hemos de acudir cuanto antes a un adiestrador, es decir, a un experto en conducta canina y/o felina. Esta persona deberá diagnosticar correctamente la causa por la cual nuestra mascota se comporta de esa manera y tratar no sólo la “mala conducta”, sino también dicha causa.



Valoración

picture-1047.jpg
Laura Oliván
Especialista en comportamiento canino, Medicina holística y terapias naturales. Creadora del Adiestramiento Emocional y Autora del libro “¿Qué siente tu perro?”.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »