Origen emocional de las lesiones, ¿qué podemos hacer?

Origen emocional de las lesiones, ¿qué podemos hacer?

Aunque a algunas personas les suene extraño oír hablar del origen emocional de las lesiones, la medicina holística lo tiene claro: la inmensa mayoría de las dolencias físicas tienen que ver con un sistema nervioso alterado.

5361332343854

Origen emocional de las lesiones

Un sistema nervioso alterado provoca ansiedad y angustia en la parte emocional de la persona. A nivel físico, las consecuencias son las contracturas musculares y el peso gravitatorio. Se podría decir que el peso gravitatorio es la carga de la vida que soporta el individuo en sus hombros.

Todos los problemas sociales (el trabajo, el desempleo, los impagos, la hipoteca, etc.) se concentran en el hombro derecho. En los niños, ocurre lo mismo por la carga escolar o las malas relaciones con los compañeros de clase. Esta carga empuja el omoplato derecho hacia abajo y, en consecuencia, el omoplato izquierdo se eleva.

Las cargas afectivas (desengaños amorosos, rupturas de pareja, malas relaciones entre padres e hijos, celos entre hermanos, etc.) van a parar al hombro izquierdo. Todo este peso presiona el hombro izquierdo hacia abajo, mientras que el omoplato derecho se desplaza hacia arriba. Independientemente del costado que sufra el peso gravitatorio, siempre se produce una descompensación en la estructura ósea de la persona. Es el primer paso del origen emocional de las lesiones.

La escoliosis, como primera anomalía

Cuando el desequilibrio entre los dos omoplatos supera los 1,5 centímetros, la cadera se desplaza para compensar y buscar el equilibrio. Todos estos desplazamientos mantienen el esqueleto en equilibrio, pero la columna vertebral sufre importantes torsiones. Así se generan las escoliosis. La desviación de la espalda se produce porque sus cimientos (las lumbares y el cóccix) están desplazados.

Es un error creer que las desviaciones de la columna tienen su origen en una mala higiene postural. Todo lo contrario. La persona, inconscientemente, se sienta mal para encontrar la postura de reposo más cómoda a tenor de su escoliosis.

Las consecuencias del desplazamiento de la cadera

También es un error creer que un individuo tiene una pierna más larga que la otra. En la inmensa mayoría de los casos lo que ocurre es que hay un desplazamiento de cadera. En consecuencia, la persona carga más una pierna que la otra y eso se traduce en problemas de rótula y de menisco, a causa de un desgaste natural. Por eso también es recomendable reforzar la musculatura superior (el cuádriceps) para aliviar la rodilla de tanta presión.

Por otra parte, el desplazamiento de la cadera a menudo produce que un pie soporte más carga gravitatoria y la superficie de apoyo esté descompensada respecto al otro. La persona notará dolor en la planta del pie o tendrá los dedos encogidos porque los tendones acaban inflamados a causa del exceso de presión. ¿Queréis más ejemplos del origen emocional de las lesiones?

La curvatura de la espalda también puede derivar en vértebras desplazadas, rozaduras y pinzamientos, protuberancias, o calcificaciones y vértebras soldadas. Si las vértebras están bien alineadas y existe un espacio entre ellas, nunca se formará una hernia discal.

Las intervenciones quirúrgicas pueden solucionar solo parcialmente las hernias discales puesto que, si continua habiendo la carga del peso gravitatorio, es probable que aparezca una segunda hernia en otra parte de la columna.

Los pinzamientos también son problemáticos. La ciática (pinzamiento del nervio ciático) produce un dolor que puede recorrer toda la pierna e impedir que la persona camine. Las tendinitis, con el paso del tiempo, se vuelven crónicas y provocan un dolor en los brazos que incapacita al individuo para levantar pesos. Los pinzamientos también son la causa de los dolores cervicales.

La alteración del sistema nervioso que propicia el origen emocional de las lesiones siempre lleva asociados sentimientos de miedo y de impotencia respecto a diferentes cuestiones de la vida: relaciones sentimentales, trabajo, dinero, estudios…

Ese bloqueo afecta la zona de los riñones, que se inflaman y debilitan la zona lumbar. Este debilitamiento también hace que las vértebras puedan rozarse o golpearse al hacer cualquier tipo de ejercicio y aumenta las posibilidades de sufrir dolencias físicas.

La fibromialgia, máxima alteración del sistema nervioso

La máxima alteración del sistema nervioso (el tercer grado) es la contracción de la musculatura de todo el cuerpo, debido a la inflamación de todos los tendones. Es lo que conocemos como fibromialgia, que conlleva un agotamiento y un dolor prácticamente insoportable.

¿Cómo solucionar estas dolencias?

Empezar por distensionar la musculatura y recolocar la estructura ósea es como empezar la casa por el tejado. La persona notará una mejora justo después del tratamiento, pero al cabo de pocos días las molestias persistirán.

Para solucionar de manera definitiva estas dolencias, hay que ir al origen emocional de las lesiones: la alteración del sistema nervioso.

Se pueden combinar diferentes terapias para reforzarlo: acupuntura, naturopatía, masajes neurosedantes, reflexología podal, shiatsu… Si también es necesario que intervenga la osteopatía, deberá hacerlo sólo cuando el sistema nervioso esté suficientemente fuerte y haya bajado el nivel de las contracturas y del peso gravitatorio. Sin embargo, hay ocasiones en que no hace falta recurrir a la osteopatía porque, gracias a la memoria celular que poseen todas las células (incluso las óseas), éstas recuperan su estado natural de salud.



Valoración

picture-1207.jpg
Griselda Vidiella
Naturópata, psicoterapeuta y creadora del Método Keymac para la eliminación de bloqueos energéticos. Es la Directora del Centre FAC.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »