Nutricosmética, qué es y para qué sirve

Nutricosmética, qué es y para qué sirve

Nos adentramos en el mundo de la nutricosmética, rama de la nutracéutica, ciencia que persigue la belleza a través de la salud con productos naturales.

58109891

¿Qué es la nutricosmética?

En esencia, es la recuperación de la medicina antigua, basada en las propiedades farmacológicas de la botánica. Se trata de extraer los principios activos naturales (de plantas principalmente, pero también de origen animal) para realizar píldoras, capsulas o jarabes. Por procedimientos no químicos, se sintetizan así vitaminas, minerales y sustancias diversas con efectos medicinales.

No es nada nuevo, existe constancia escrita de estas prácticas en el Antiguo Egipto o en la Edad Media. Además, en algunas comunidades y sociedades, más en contacto con la naturaleza que las occidentales, forma parte de la medicina y el cuidado personal del día a día.

¿Cómo funciona la nutricosmética?

No sirve para todas las dolencias ni es la panacea para todos los problemas de índole estético. Eso no quita para que se esté avanzando a pasos agigantados en un intento por dar respuesta a los que generan mayor demanda.

Los productos de la nutricosmética se ingieren y pasan a la sangre. Así se intenta recuperar la salud perdida, primera condición para tener un cuerpo bello. Por eso, algunas formulaciones dan mejor resultado que ungüentos, cremas o lociones por vía tópica.

¿Para qué sirve la nutricosmética?

Las píldoras que están dando mejores resultados y que llevan más tiempo en el mercado son las antioxidantes. Normalmente se hacen un cóctel de resveratrol (extraído de pepitas de uvas de calidad) al que se añaden vitaminas de C, E y A. Este tipo de preparados, además, de ayudar a nuestro organismo a pelear constantemente contra los radicales libres, dan vitalidad, optimismo y un poco más de fuerza. Por tanto, la piel, uñas y cabellos se recuperan ofreciendo un brillo y juventud que habíamos perdido.

¿Y solo para eso? Por supuesto que no. Cada preparado de cada casa en particular está realizado con un producto distinto que puede servir tanto para prevenir problemas de salud como para aumentar la belleza de una parte del cuerpo. En general, casi todas las formulaciones sirven para ambas cosas. Ponemos algunos ejemplos:

  • Los extractos de vid roja utilizados en tratamientos contra la circulación te ayudan a eliminar venillas y varices. Es un problema estético pero también de salud.
  • El ácido hialurónico que se extrae de las grasas de algunos peces casi abisales propicia la reducción de arrugas profundas. Es, además, un coadyuvante magnífico en los tratamientos de diatermia en cabina.
  • Las algas conocidas como Fucoidan potencian el sistema inmune y ayudan a proteger la piel contra agresiones externas. En Japón, es tremendamente popular y se utiliza casi como un bloqueador de la contaminación.
  • El betacaroteno (aunque con sus precauciones debidas) sirve para potenciar el bronceado de forma natural.
  • El licopeno, procedente del tomate, ayuda a mantener una mirada más limpia libre de venitas y ojeras.

Entonces, ¿qué preparados existen en el mercado?

Capsulas y píldoras de belleza

En España y en los países latinos, la nutricosmética está aterrizando con fuerza. En otras zonas del mundo, como Estados Unidos y Japón, está casi cambiando los hábitos de las industrias farmacéuticas. Estas casas, con un ánimo de lucro, por supuesto, están viendo el potencial y se están dedicando a hacer preparados de belleza y salud. En general, puedes encontrar:

  • Capsulas para el pelo, normalmente para atajar el debilitamiento y las caídas exageradas.
  • Para iluminar la mirada y difuminar ojeras a base de extracto de tomate.
  • Con distintas algas o Plantago ovata (totalmente inocuo) como coadyuvante en el control de la obesidad.
  • Las tan conocidas de onagra ayudan a tener una piel más tersa.
  • Algunas firmas japonesas están haciendo sofisticados preparados con extractos de flores para diversos problemas.
  • Las de hamamelis, vid roja o castaño de Indias, muy comunes Occidente, sirven para reducir venillas y varices. Atajan, pues, problemas de salud y de belleza.

¿Sabías que…?

Puedes hacer la nutricosmética en casa, utilizando productos de tu frigorífico.

Eso sí, hay que empezar llevando una alimentación más consciente con lo que se ingiere.



Valoración

picture-1227.jpg
Candela Vizcaíno
Doctora en comunicación, poeta, escritora y mamá. Periodista y redactora en vida sana, lenguaje de los símbolos, literatura, arte, viajes y moda.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »