La medicina biológica y el control natural de la sanación

La medicina biológica y el control natural de la sanación

La medicina biológica busca la “complicidad” del cuerpo humano para restablecer las condiciones de salud. Conoce los fundamentos de la medicina biológica.

2574084

Medicina biológica

La medicina biológica representa un enfoque totalmente diferente al tradicional. Mientras que la medicina tradicional aporta soluciones físicas y químicas en forma de preparaciones, medicinas, recetas, terapias y fórmulas magistrales para actuar sobre las dolencias, la medicina biológica actúa sobre el cuerpo y sus órganos para estimularlos, para que sean ellos los que den una respuesta natural al problema de salud.

Ese es el sentido de “biológico”, se esfuerza al organismo a que haga el papel para el que la naturaleza le ha dotado, en  la confianza de que las estrategias de intervención de la biológica son más naturales, y, por tanto, menos invasivas que las de la medicina generalista.

Ciencia de la naturaleza

Pero hay una diferencia de base que las distingue de las otras medicinas menos tradicionales, las llamadas alternativas, la medicina biológica es una ciencia, adopta presupuestos científicos y está dirigida por especialistas médicos cualificados.

Sin embargo, la medicina biológica comparte analogías con las escuelas de la homeopatía, las de algunas medicinas naturalistas o la naturopatía, no tanto por la totalidad de los procedimientos, como por sus fines menos invasivos.

Y es que la medicina biológica adopta el enfoque de la bioquímica, de la fisiopatología, se apoya en las ventajas, por ejemplo, de la anatomía o de las posibilidades de la fisiología para dejar paso a lo fundamental, a que el cuerpo desarrolle sus propias estrategias de recuperación y sanación bajo condiciones controladas en todo momento.

Reequilibrio

Los médicos que hacen su trabajo con los principios de la medicina biológica en realidad sólo han hecho suyos un principio fundamental y es el del reequilibrio de las condiciones vitales.

Una enfermedad, una dolencia, vista de esta manera es sólo un proceso de desequilibrio que el cuerpo humano intenta recuperar por sus propios medios, siendo los síntomas la manera en la que se manifiesta externamente ese desajuste.

En esencia, se trata de crear las condiciones más adecuadas para que los órganos y los sistemas orgánicos inicien por sí mismos el proceso de sanación, reparación o reconstrucción, según los casos.

Diálogo físico y psíquico

Pero los especialistas en medicina biológica van un poco más allá, cuando se refieren a la curación con este enfoque, no como un proceso de sólo recomposición de las partes dañadas, sino que prefieren entender el proceso como un todo. Como un diálogo entre la parte física, la parte emocional y, por extensión, de la interactuación del hombre con su entorno.

Un caso suficientemente elocuente es el de una rotura del hueso de una extremidad, la tendencia del organismo es la de construir un “puente” óseo que selle la rotura, que restablezca la funcionalidad perdida del miembro.

La labor del  especialista en medicina biológica es ayudar a fijar las partes dañadas para garantizar la nueva integración de los huesos seccionados, pero también acudir al rescate del menoscabo emocional que representa  el trauma en la persona que lo ha sufrido, por la momentánea pérdida de trabajo que ocasiona la baja laboral o por las consecuencias de la culpa, si es el caso, por haber incurrido en un error que condujo al accidente.

Para los especialistas en medicina biológica, hay una recuperación física que depende de la buena sintonía emocional que puede resultar clave para el tratamiento.

El papel de la linfa

Los médicos biológicos otorgan un papel importante en los procesos de curación a la acción positiva de la linfa, un fluido extracelular que forma más de la mitad del peso corporal de un ser humano y que es la responsable del correcto reparto de nutrientes por todo el cuerpo y de trasladar una composición que puede resultar reparadora o no según qué condiciones, según su constitución básica o alcalina.

De la misma manera que la linfa es parte importante del sistema metabólico del cuerpo o de la eliminación eficiente de toxinas; un equilibrio en la composición de este fluido puede ser un garante de la salud y la forma menos invasiva y natural para llevar una respuesta orgánica que active los procesos y funcionamientos orgánicos tocados por la enfermedad o la dolencia.

Técnicas auxiliares

Para garantizar ese estímulo, o simplemente para mantener saludable las funciones de la linfa, la medicina biológica se vale de la isoterapia, de la homotoxicología, de la nosodeterapia o de la sarcoterapia buscar una reacción orgánica como lo hacen las populares vacunas de la medicina tradicional.

Las técnicas y las ramas auxiliares de las que se vale esta medicina no han parado de crecer, y aún lo harán más en el futuro con su popularidad entre los facultativos sensibles a las limitaciones de las respuestas de la medicina tradicional.

La medicina biológica crece como lo hace el conocimiento de las funciones más íntimas de los órganos y del cuerpo humano, como lo hace la simple observación de las consecuencias de la actividad médica. En eso, la medicina biológica sólo ha vuelto sobre sus pasos para sentir de cerca lo que acontece en la experiencia del enfermo. Naturalmente.



Relacionados

  • Enema caseroEnema casero Un enema casero nos puede ayudar a evacuar las sustancias de desecho o toxinas del […]
  • Hipnosis EricksonianaHipnosis Ericksoniana La hipnosis ericksoniana parte del principio que todos tenemos en nuestro interior, la […]
  • El fosfenismoEl fosfenismo El fosfenismo es un conjunto de técnicas para desarrollar las capacidades mentales, […]
  • Medicina natural o naturopatíaMedicina natural o naturopatía La medicina natural o naturopatía es, cada vez, más utilizada por la población ya que […]

Valoración

Medicina biológica
Elia Arcas
4 (80%) 1 vote
picture-1057.jpg
Elia Arcas
Escribir me obliga a aprender, a investigar y a conocer gran cantidad de temas relacionados con la salud y con un sistema de vida responsable y respetuoso.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »