En Buenas Manos

Macrocarpa

Macrocarpa

Palabras clave

Cansancio. Agotamiento. Defensas bajas.

Descripción botánica de la flor

Macrocarpa se conoce como “Rosa del Oeste”; es un eucalipto que crece hasta cinco metros y medio de alto en algunas zonas aisladas del cinturón de trigo del oeste australiano. La flor y el fruto son los más grandes de entre todos los eucaliptos. Florece de agosto a noviembre produciendo unas flores rojas de unos 75 mm que contrastan con las hojas grisáceas del árbol.

Macrocarpa es una de las esencias reinas del sistema Bush. Se trata de una especie floral “rara”, de las que crecen pocas, aunque cada vez se está extendiendo más a Europa y California. Su nombre proviene de dos términos griegos: “makros” que significa grande y “Karpos” que significa fruto.

Como todos los eucaliptos forman como un futo encapsulado que explosiona y se abre. Al explosionar la flor los estambres que aparecen son de color amarillo y se aprecian con mucha fuerza. En eso radica la signatura de esta flor, proporciona fuerza, vigor y resistencia en momentos de extremo cansancio y agotamiento.

Características psicológicas y emocionales

Puede decirse que la esencia floral Macrocarpa es puramente energetizadora y describe tanto un estado transitorio como una tipología floral en la que predomina la falta de vitalidad y poca resistencia. Las emociones en desequilibrio vinculadas con esta esencia son: derrotismo, aburrimiento, cansancio, desilusión y miedo a no valer lo suficiente.

Personalidades que suelen acumular dentro de sí una fuerte energía emocional negativa con una tendencia a descuidar su cuidado personal y a vivir bajo la sensación de haberse consumido.

Macrocarpa además está indicada

Lección a aprender y trabajo en positivo

Macrocarpa restaura la energía física y psíquica. Proporciona resistencia y vitalidad. La lección que aporta es aprender a generar la energía y la vitalidad necesarias manteniendo la conciencia en alerta.

Algunas indicaciones clínicas

Macrocarpa trabaja fundamentalmente los cuadros de cansancio transitorio, agotamiento crónico, convalecencia, enfermedades inmunológicas, depresiones consecutivas a sobreesfuerzo. Síndrome de fatiga crónica. Astenia primaveral. En casos de gripe, virosis porque trabaja sobre el sistema inmunitario. Desordenes de las glándulas suprarrenales. Anemias crónicas.