Lavado vaginal, precauciones e higiene correcta

Lavado vaginal, precauciones e higiene correcta

La ducha o lavado vaginal son un remedio de la abuela muy antiguo y usado pero se ha descubierto que deben hacerse correctamente y con precaución.

47067188

¿Qué es un lavado vaginal?

El lavado vaginal es una limpieza de las partes internas de la zona íntima de la mujer que están más expuestas a infecciones al ser más accesibles que las masculinas. Por ello es imprescindible mantener su correcta higiene para evitar también los malos olores que pueden quedar por los restos de la menstruación.

En concreto se entiende por lavado vaginal un método típico casero que es una mezcla de agua y vinagre para asear la parte interna del aparato reproductor femenino.

En el mercado se encuentra en supermercados y se presenta en una botella con un sistema de aplicación que permite introducir la mezcla en la vagina. Este producto comercial puede estar hecho con la fórmula casera o con alguna fragancia y un desinfectante.

Eficacia de los lavados vaginales

El uso del lavado vaginal o ducha vaginal, realizado por los medios anteriores, está muy extendido y, como decíamos, una correcta higiene de los genitales de la mujer es importante.

La sensación de eliminación de olores es el único beneficio que se obtiene de estos baños genitales, lo que también se consigue con una higiene correcta.

Pero el lavado en zonas tan profundas puede ser poco eficaz e incluso contraproducente hasta el punto de obtener los resultados contrarios a los deseados.

Por lo que este sistema, aunque su uso es antiquísimo, estaba justificado en su tiempo, cuando no había medios mejores para combatir las recurrentes infecciones vaginales.

Porqué son negativos los lavados vaginales

Los lavados vaginales son contraproducentes e inclusos negativos porque la limpieza con vinagre, que supuestamente sirve para restaurar la acidez de la vagina, por el contrario daña la flora vaginal.

Investigaciones sobre el tema han demostrado que después de cada ducha genital la flora tarda 72 horas en recuperarse, de modo que perturba el sistema de limpieza y desinfección natural de la zona.

Cuando se recurre a otros productos que se comercializan con compuestos bactericidas, como los basados en yodo-povidona (Povidine®), aún son más destructivos para la flora bacteriana.

Además el método que facilita la introducción de estos lavados vaginales comerciales en la zona puede producir la vaginosis bacteriana. Incluso ocasiona que llegue hasta la pelvis produciendo la llamada enfermedad inflamatoria pélvica, que puede causar infertilidad y embarazo ectópico debido a que lesiona las trompas. Hay estudios que aseguran que los lavados vaginales aumentan en un 70 % las posibilidades de desarrollar esta enfermedad.

Correcta higiene genital femenina

Para la correcta higiene íntima de la mujer no son necesarios los lavados o duchas vaginales, simplemente con las siguientes recomendaciones es suficiente:

  • Basta con utilizar agua con un poco de jabón y para saber cuál es el PH que mejor le va pregunte a su ginecólogo, ya que si es demasiado o poco ácido también pueden producir irritación y picor.
  • Ni poco ni mucho cuidado con el exceso de limpieza. A veces hay una obsesión en algunas mujeres por no dar olor, lo que les hace cometer el error de asearse demasiado lo que también afecta al sistema de defensa natural de los genitales.
  • En caso de utilizar espermicidas locales, mejor use los productos recomendados por los fabricantes del espermicida. Lea la información del producto o pregunte al farmacéutico, ya que los jabones convencionales eliminan la eficacia de este método anticonceptivo.


Valoración

picture-861.jpg
Juan José Sánchez Ortiz
Terapeuta físico, emocional y coach. Articulista experto en salud, ecología, desarrollo personal y ONGs en medios digitales e impresos. Periodista de investigación con trabajos referenciados en artículos, tesis de postgrado y doctorales.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »