Las líneas Hartmann, efectos en el hogar

Las líneas Hartmann, efectos en el hogar

Los radiestesistas que siguen las teorías de las líneas Hartman y su efecto en los seres vivos deben tenerlas en cuenta para tener una casa saludable.

lineas-hartmann

¿Qué son las líneas Hartmann?

Las líneas Hartmann son una serie de líneas de energías telúricas según la radiestesia. Su localización sirve para reconocer una serie de cualidades del terreno, de modo que se identifican los lugares con mejores o peores cargas energéticas para vivir.

Ya que los efectos de estas líneas se reflejan en las personas que pasan mucho tiempo, meses o años, en su campo de acción, empeorando patologías o produciendo decaimiento del ánimo y la vitalidad. Deben su nombre a Ernst Hartmann que las descubrió en 1951 haciendo experimentos sobre la resistencia eléctrica de diversas personas en distintos lugares.

Distribución de las líneas Hartmann

De forma más descriptiva, se puede decir que las Hartmann son un líneas paralelas que van perpendicularmente de Norte a Sur (polaridad magnética negativa) o de Este a Oeste (polaridad magnética positiva), de manera que forman una red de cuadrículas que se distribuyen por todo el globo.

Las medidas de las líneas Hartmann son de 21 cm de ancho cada línea y separadas entre sí por unos dos metros y medio. Se supone que son como una red que circunda toda la tierra influyendo en las cosas y los seres que se ubiquen mucho tiempo a su alcance en los puntos de intersección.

Efectos de las líneas Hartmann en humanos

Los supuestos efectos (la ciencia no ha podido demostrarlos) de las líneas Hartmann en los seres humanos son negativos para quienes viven sobre sus intersecciones. Son lo que la radiestesia denomina puntos geopatógenos.

Principalmente afectarían a las personas que pasen muchas horas sobre una de estas intersecciones, porque aunque se viva en la misma casa, sólo tendrá problemas quien pase muchas horas en el punto geopatógeno. Por ejemplo, quien tiene la cama sobre este punto o la mesa de trabajo o el sillón favorito en el que pasa mucho tiempo, etc.

En teoría no sólo afectan a los humanos, sino a todos los seres vivos con síntomas como los siguientes:

  • Cansancio no justificado.
  • Falta de vitalidad.
  • Desgana.
  • El sistema inmune se deprime.
  • Empeoran enfermedades que se pueda padecer.
  • Aparecen enfermedades crónicas.
  • Incluso pueden aparecer cánceres.

No obstante, no todos los cruces de las líneas Hartmann son nocivos, aunque sí lo son especialmente si coinciden con pasos de aguas subterráneas, fallas geológicas o alguna clase de movimiento subterráneo natural que actúan como catalizadores de estos puntos geopatógenos.

Líneas Hartmann y hogar sano

Para las personas que quieran prevenir los supuestos efectos de las intersecciones de la líneas Hartmann deben contar con un radiestesista que trabaje con estas líneas para que haga un estudio y trazado de éstas.

Una vez estudiado el suelo, por si hay algún cruce que coincida además con alguno de los catalizadores subterráneos mencionados, se localizan en un plano de la casa. De esta forma se evita hacer coincidir la cama o cualquier espacio en el que se pase mucho tiempo con estas intersecciones.

En caso de no haber construido la casa, aún mejor porque se puede adaptar el plano de forma previa. Usted puede adecuar a los puntos más inocuos de la líneas Hartmann aquellos espacios de su hogar en los que pasa más tiempo, como habitaciones, salón o zona de trabajo, si se trabaja en casa, o el que fuera, Y los supuestos puntos geopatógenos usarlos para zonas de la casa que sean más de paso, como pasillos, recibidor, garaje, etc.



Relacionados

Valoración

Las líneas Hartmann
Juan José Sánchez Ortiz
4.5 (90%) 4 votes
picture-861.jpg
Juan José Sánchez Ortiz
Terapeuta físico, emocional y coach. Articulista experto en salud, ecología, desarrollo personal y ONGs en medios digitales e impresos. Periodista de investigación con trabajos referenciados en artículos, tesis de postgrado y doctorales.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »