Las dietas milagro

Las dietas milagro

Las dietas milagro son aquellas dietas de adelgazamiento que se acompañan de la promesa de perder peso con el menor esfuerzo y tiempo posible.

3344911

¿Qué son las dietas milagro?

Adelgazar, perder peso, estilizar, quemar las grasas, volver a la talla de tu juventud, conseguir una barriga plana, unas piernas de infarto y además con el menor esfuerzo posible y en un espacio de tiempo mínimo son algunas de las promesas que acompañan a las dietas milagro.

No importa la edad, el peso, la constitución o el estilo de vida. Lo único que importa es que gracias a una de estas dietas milagrosas vas a perder esos kilos que no te dejan conciliar el sueño. Las dietas milagro no buscan personas, buscan colectivos. Grupos sociales afectados por los medios y la obsesión por conseguir adelgazar, estilizar o entrar en una talla 34 sin importar más allá de la mera imagen exterior. Pero ¿sabemos realmente que hay detrás de estas, comercialmente llamadas, "dietas milagro"?

Efectos peligrosos dietas milagro a largo plazo

Las dietas milagro nos prometen todo aquello que deseamos en una dieta. Un resultado rápido y mágico, con el mínimo esfuerzo y en el mejor tiempo posible. Suena ideal, ¿no? Pero ¿nos hemos parado a pensar en qué pasa después?

Estos son algunos de los efectos secundarios más habituales de las dietas milagro:

  • Comportan malos hábitos alimentarios.
  • Provocan alteraciones en el organismo.
  • Implican déficit de vitaminas y minerales con sus consecuentes repercusiones.
  • Generan ansiedad, insomnio, irritabilidad, sentimiento de culpa, trastornos alimentarios, etc.
  • Efecto rebote: no garantizan que se mantenga a largo plazo la pérdida de peso. Por el contrario facilitan la recuperación rápida del peso perdida una vez se vuelve a la dieta habitual. Hay estudios que confirman que después de realizar este tipo de dietas cada vez resulta más complicado perder peso.

Tipos de dietas milagro

Desde hace un tiempo cada año surgen nuevas dietas acompañadas de promesas increíbles. Entre ellas destacan:

Dietas ricas en proteínas
Aquellas dietas en las que el aporte energético proviene básicamente de las proteínas. Se reduce al mínimo el consumo de HC. Como efectos secundarios puede conllevar sobrecarga hepática, litiasis renal, pérdida de masa muscular y alteraciones dermatológicas, entre otras. Algunas de ellas son: la Dieta Dunkan o la de Hollywood.

Dietas ricas en Hidratos de Carbono
Aquellas dietas en las que el aporte energético se basa en el consumo de Hidratos de Carbono y se reduce a un 10% el consumo de proteínas y grasas. Sus efectos secundarios posibles son: déficit de AG esenciales, vitaminas liposolubles y proteínas. Al contener mucha fibra se puede reducir la absorción de ciertos minerales y generar problemas gastrointestinales. Algunas de ellas son Dieta del Dr.Prittikin y la de Haas.

Dietas disociadas
Aquellas dietas que consisten en no mezclar ciertos alimentos ya que se basan en la idea de que los alimentos no engordan por sí mismos, sino al consumirse de forma inadecuada.

Dietas hipocalóricas desequilibradas
Aquellas dietas en las que el aporte energético proviene de los tres grandes grupos: HC, Proteínas y Lípidos. Sin embargo, la ingesta calórica se reduce muchísimo implicando déficit de nutrientes y disminución del metabolismo. Algunas de ellas son Ayuno total o dietas con preparados formulados.

Consejos para perder peso sin tener que recurrir a las dietas milagro

  • Aprender a escucharse a uno mismo, sentir que alimentos nos sientan mejor y más ligeros, fijarnos en nuestras digestiones y sensaciones. Cada persona es un mundo y por lo tanto las necesidades son individuales.
  • Come alimentos reales y puros. Elimina de tu dieta alimentos procesados.
  • Aumentar el consumo de alimentos de origen vegetal y por contrapartida reduce el consumo de alimentos de origen animal.
  • Cambia los productos refinados por productos integrales.
  • Consume cada día frutas y verduras.
  • Cocina al vapor, horno o plancha. Evita frituras y rebozados.
  • Realiza ejercicio de forma habitual. Ya sea mediante un paseo, una clase de yoga o salir a correr. Cada uno ha de encontrar aquello que mejor se adapte a su forma de vida.
  • Bebe mucha agua.
  • No dejes que tu forma de comer se convierta en una dieta, conviértela en un modo de vida saludable.


Relacionados

Valoración

glenn-cots
Glenn Cots van de Meerendonk
Licenciada en Publicidad y RR.PP, estudiante de dietética y nutrición y degustadora por pasión.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »