Propiedades medicinales de las ciruelas

Propiedades medicinales de las ciruelas

La mayoría de las personas se sorprenderán al saber que la ciruela es una de las frutas que más puede hacer por nuestra salud y nuestra silueta.

11164541

La ciruela es el fruto del ciruelo, árbol de la familia de las Rosáceas que alcanza los 5 metros de altura. Se presenta en una amplia gama de tamaños, formas, colores, y sabores (según la variedad)

Origen

Las ciruelas son originarias del Cáucaso, Anatolia (Turquía) y Persia (Irán) Los principales países productores son Argentina, Chile, Sudáfrica, Estados Unidos. En España, destaca su cultivo en Aragón, en la zona mediterránea y en las provincias de Sevilla y Lérida.

Variedades de ciruelas

  • En función del color de su piel, las ciruelas pueden clasificarse en amarillas, rojas, negras y verdes.
  • Las ciruelas amarillas son frutas de sabor ácido y abundante jugo.
  • Las ciruelas rojas son jugosas y con un sabor más dulce que las amarillas.
  • Las ciruelas negras tienen la piel azulada o negruzca y son las más adecuadas para cocer.
  • Las ciruelas de piel verde se denominan Claudia y se caracterizan por su dulzor.

Su mejor época

Las ciruelas anuncian su maduración por el perfume especial que desprenden. Podemos encontrarlas en el mercado desde finales de abril hasta septiembre.

Las mejores ciruelas son las que se recogen frescas y maduras. Las que se dejan maduran en casa no son tan ricas en vitaminas. Lo mejor sería comer las ciruelas con piel, pues es aquí donde se hallan la mayoría de las vitaminas y aceites grasos poliinsaturados.

Información nutricional (por 100 g)

  • Calorías: 48,10 Kcal
  • Proteínas: 0,63 g
  • Hidratos de carbono: 10,20 g
  • Fibra: 1,58 g
  • Grasa: 0,17 g
  • Agua: 87,40 g
  • Vit. C: 5,40 mg
  • Carotenoides: 371,50 mcg
  • Vit. A: 64,67 mcg

Propiedades medicinales de las ciruelas

  • Laxante natural: Gracias a su gran aporte de agua, fibra y de derivados de la hifroxifenilxantina, sustancias que estimulan la actividad de los músculos del colon.
    Las ciruelas constituyen un laxante ideal para todas las personas, especialmente para los niños, los ancianos y las mujeres embarazadas, que con frecuencia presentan estreñimiento.
  • Ayuda a adelgazar: La fibra soluble de las ciruelas, además de mejorar el tránsito intestinal, tiene la capacidad de retener agua, por lo que se hincha en el estómago formando un gel, lo que reduce la velocidad de vaciamiento gástrico y la velocidad de absorción de los hidratos de carbono.
    Esto las convierte en frutas útiles en regímenes de adelgazamiento, ya que su consumo produce sensación de saciedad, aunque consumidas con mesura, por su abundancia de hidratos de carbono, lo que también han de tener en cuenta las personas que tienen diabetes.
  • Ayuda a controlar el colesterol: Además, la fibra soluble forma un gel viscoso que fija la grasa y el colesterol, con lo que disminuye la absorción de dichas sustancias. Esto es positivo en caso de hipercolesterolemia.
  • Poder antioxidante: Gracias a su aporte de provitamina A (más abundante en las de color oscuro) y vitamina E (interviene en la estabilidad de las células sanguíneas y en la fertilidad).
    La ciruela también es muy rica en antocianos que le proporcionan su color característico y una acción antioxidante y antiséptica (ideal para combatir procesos infecciosos y el efecto dañino de los denominados “radicales libres”)
  • Buena contra la retención de líquidos: Eso es debido a que son ricas en potasio. El consumo de ciruelas se ha de hacer con moderación en caso de insuficiencia renal, en la que el aporte de dicho mineral esté restringido.
    También conviene su consumo cuando se emplean diuréticos que eliminan dicho mineral, y en caso de bulimia debido a los episodios de vómitos autoinducidos que originan grandes pérdidas.

Cuidado si padecemos de cálculos renales de oxalato cálcico

Por su alto contenido en agua, potasio y ácido málico (alcaliniza la orina) posee un efecto diurético beneficioso en caso de hiperuricemia, gota, hipertensión u otras enfermedades asociadas a retención de líquidos.

También nos irán muy bien si padecemos cálculos de riñón provocados por ácido úrico. En cambio si son formados por oxalato cálcico podemos empeorar ya que pueden formar sales con ciertos minerales como el calcio.

¿De que otro modo las podemos consumir?

Las ciruelas pueden utilizarse para preparar confituras, mermeladas, gelatinas, y deliciosas salsas agridulces que acompañan carnes y crepes. También se pueden utilizar secas (ciruelas pasas) que se consumen al natural, cocidas o como acompañamiento de diferentes platos.



Valoración

picture-1238.jpg
Marc Vergés Serra
Nutricionista y fitoterapeuta. Profesor de Dietoterapia en el IFP Roger de Llúria. Coordinador y profesor de iniciación deportiva.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »