Lactancia materna, ventajas para la madre y el bebé

Lactancia materna, ventajas para la madre y el bebé

¿Quieres saber, realmente, todas las saludables ventajas que tiene la lactancia materna prolongada, tanto para el bebé como también para la mamá?

54398295

Lactancia natural: un proceso fisiológico

Durante el embarazo se producen diversas hormonas responsables del desarrollo de los lobulillos y alvéolos mamarios necesarios para la secreción de leche. La prolactina es la hormona directamente responsable de la producción y mantenimiento de la leche durante la lactancia. A este proceso se le denomina lactogénesis.

A partir del segundo trimestre de gestación, las mamas están preparadas para la lactancia, si bien la producción de leche se mantiene inhibida por la acción de otras hormonas (los estrógenos de origen placentario).

Es a partir del 2º al 6º día después del parto cuando la disminución estrogénica estimula la acción progresiva de la prolactina, comenzando producirse la leche. Hacia el 3º ó 4º día esta secreción depende del estímulo de succión, por lo que si no se inicia la lactancia poco a poco disminuirá la producción de leche hasta desaparecer.

Ventajas de la lactancia materna

Según numerosos estudios y recomendaciones de la OMS, se ponen de manifiesto los beneficios de la lactancia natural. La leche materna tiene multitud de componentes, todos ellos beneficiosos tanto para el bebé como para la madre.

Ventajas para el bebé

  • Al contener lisocima, macrófagos, lactoferrina y otros agentes antimicrobianos, protege al recién nacido frente a numerosos procesos infecciosos, como meningitis, otitis, diarrea e infecciones urinarias.
  • Previene la muerte súbita del lactante.
  • Por otro lado, la lactancia materna inhibe la producción de prostaglandinas, lo que le confiere una acción antiinflamatoria.
  • Además tiene una acción inmunomoduladora, mejora la respuesta inmune con las vacunas y previene ciertas enfermedades autoinmunes y algunas alergias como las alimentarias.
  • También contiene factores de crecimiento, permitiendo un desarrollo más equilibrado y, por lo tanto, un menor riesgo de problemas nutricionales futuros.
  • Algunos estudios han encontrado correlación entre la lactancia natural y un mayor cociente intelectual. Los niños no alimentados con leche materna tienen mayor predisposición a la hiperactividad y la depresión.

Ventajas para la madre

  • El reflejo de succión estimula la producción de oxitocina, responsable de las contracciones uterinas postparto, favoreciendo así su involución y disminución del sangrado.
  • La lactancia materna proporciona protección a la mujer frente al cáncer de mama y de ovario.
  • Previene la fractura de fémur y columna por osteoporosis postmenopáusica
  • Además, debido a la secreción de diferentes hormonas favorece la relajación y previene la ansiedad y la depresión.

Técnica

La lactancia natural se debe iniciar cuanto antes inmediatamente después del parto. Es importante el contacto precoz piel con piel para favorecer el vínculo afectivo de ambos, independientemente del tipo de alimentación que se elija.

Para una correcta técnica la boca del bebé debe estar completamente abierta pegada al pecho, de manera que la nariz este en contacto con la piel. La madre sujeta el pecho entre los dedos medio e índice liberando la nariz del bebé para que pueda respirar. Gran parte de la areola debe estar introducida en la boca, sobre todo por abajo, quedando el labio inferior del bebé dando la vuelta.

Se puede amamantar en diferentes posiciones, acostada, sentada… siempre que madre e hijo se encuentren cómodos. El cuerpo del bebé debe estar enfrentado al de la madre con un agarre adecuado y una succión efectiva.

¿Hasta cuándo?

Los documentos de consenso de la Sociedad Española de Ginecología y obstetricia (SEGO) y la Sociedad Española de Pediatría (SEPEAP) aseguran la idoneidad de la lactancia materna prolongada para la alimentación del niño durante los primeros años de vida.

A partir de los seis primeros meses de vida, se deberá suplementar paulatinamente con otros alimentos, sin embargo aunque poco frecuente, la lactancia natural por encima de los dos primeros años, sigue siendo un beneficio tanto para la madre como para el niño. El momento del destete es una decisión personal y debe hacerse poco a poco para evitar cualquier tipo de problemas.



Valoración

picture-1196.jpg
Marina Pino Escudero
Diplomada en Enfermería, con amplia experiencia y formación en Prevención y Promoción de la salud.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »