Influencias negativas de la obesidad en el envejecimiento

Influencias negativas de la obesidad en el envejecimiento

La obesidad y el envejecimiento juntos suponen un grave problema. En los ancianos el sobrepeso no es un tema estético si no que es un problema de salud.

527339

La obesidad y el envejecimiento

Existe un estudio noruego sobre la obesidad que “demuestra claramente que en las personas con un IMC superior a 29 – 30 el crecimiento de la mortalidad es exponencial, al igual que la aparición de complicaciones cardiovasculares, metabólicas e incluso neoplásicas”.

En base a los estudios realizados se desprende que “los obesos envejecen menos porque viven menos”

La obesidad es un problema, que puede convertirse en muy grave, para personas de cualquier edad, pero en los ancianos se puede convertir en una patología que llegará a acarrear muchas otras complicaciones y alteraciones de la salud.

En la vejez la obesidad es un factor de riesgo que, además de obstaculizar el movimiento, perjudicar la salud, puede acelerar la muerte del anciano.

Como vemos la obesidad y el envejecimiento no son una buena combinación, hay que luchar por llegar a la vejez en las mejores condiciones para tener la mejor calidad de vida posible.

¿Qué influencias negativas tiene la obesidad en el envejecimiento?

Tener un exceso de peso puede complicarnos la vida, pero la obesidad y el envejecimiento no son buenos aliados y que en la vejez la obesidad puede complicar mucho las tareas más cotidianas tales como bañarse, vestirse, ir al baño, etc.

Pero no solo influye la obesidad en estos aspectos, también tiene una influencia muy negativa sobre la salud general de la persona mayor, pudiéndose producir complicaciones serias en problemas como:

  • La hipertensión arterial.
  • Cardiopatía isquémica.
  • Diabetes mellitus
  • Dolores en las articulaciones.
  • Mala calidad del sueño.
  • Dificultades respiratorias.
  • Exceso de colesterol.

¿Qué hacer para prevenir la obesidad en la vejez?

Según los expertos las particularidades de la edad avanzada desaconsejan una dieta restrictiva ya que cualquier deficiencia nutricional podría tener repercusiones negativas.

Lo mejor, como siempre, es prevenir. Poner en marcha las actuaciones necesarias para evitar llegar a mayores con un exceso de peso para lo que debemos tomar las medidas necesarias cuanto más pronto mejor.

Las medidas preventivas de la obesidad deben centrarse en conseguir tener unos adecuados hábitos alimenticios y la práctica de ejercicio físico acorde a las características de cada persona.

Es aconsejable tomar decisiones para cambiar el estilo de vida que nos ayudarán a llegar a la vejez en las mejore4s condiciones físicas y mentales. Para ello es importante desterrar hábitos tales como fumar o el consumo excesivo de alcohol.

Seguir una dieta equilibrada en la que estén presentes todos los nutrientes necesarios, no comer más de lo necesario, pensemos que al disminuir la actividad la cantidad de calorías necesarias es menor, e introducir el ejercicio en la rutina diaria ayudará que nuestro peso se mantenga en niveles adecuados.

Como ya hemos dicho la obesidad y el envejecimiento no es conveniente que vayan unidos. Ser mayor no es una enfermedad, pero si no nos cuidamos sí se puede convertir en una etapa de la vida difícil y complicada.



Relacionados

Valoración

La Obesidad y el Envejecimiento
Elia Arcas
4.25 (85%) 4 votes
picture-1057.jpg
Elia Arcas
Escribir me obliga a aprender, a investigar y a conocer gran cantidad de temas relacionados con la salud y con un sistema de vida responsable y respetuoso.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »