Propiedades de la Judía Mungo

Propiedades de la Judía Mungo

La Judía Mungo o soja verde, es una legumbre y aunque no tiene nada que ver con la soja es la legumbre más rica en proteínas después de esta.

judias-mungo

La Judía Mungo es redonda, de un verde llamativo. En su interior hay una incalculable energía y una enorme capacidad de crecer y de sobrevivir. Esta crece donde no crece nada, casi no necesita agua y sus plantas proporcionan diferentes productos para múltiples necesidades: pienso para los animales, alimentación rica en proteínas, vitaminas para el ser humano y abono para la agricultura orgánica.

¿Qué nos aporta nutricionalmente la Judía Mungo?

La Judía Mungo destaca por su alto contenido en proteínas (25 g por cada 100 g), en fibra y en hidratos de carbono, así como por su bajo contenido en grasas.

Es rica en vitaminas del grupo B, entre ellas la B1, la B3, la B6 y particularmente en ácido fólico (B9). La judía Mungo destaca por su riqueza y variedad en minerales, es rica sobre todo, en magnesio, también aporta dosis considerables de hierro, y es una buena fuente de fósforo, potasio, cobre, calcio y selenio.

Podemos decir que la Judía Mungo es un alimento cardiosaludable, indicada para las anemias y ayuda a los huesos, además es fácilmente digestible si la comparamos con otras legumbres, por ello es un recurso para las personas que tienen poca fuerza digestiva y para los bebés y los ancianos.

“La disponibilidad de su hierro vegetal puede aumentarse si las Judias Mungo se cocinan con ingredientes ricos en vitamina C, como frutas cítricas o tomates, pues favorecen su asimilación”

¿Cómo cocinar la Judía Mungo?

Las Judías Mungo son excelentes en preparados de cocción lenta y prolongada, como guisos y estofados.

Para favorecer su digestión y reducir el tiempo de cocción, es necesario dejarlas en remojo antes de cocinarlas. Se han de echar a la olla con el agua todavía fría. Se las deja hervir a fuego fuerte y sin tapar durante 2 o 3 minutos y luego se dejan cocer a fuego lento añadiendo un poco de agua fría de vez en cuando, hasta que la legumbre esté en su punto.

Es importante retirarla del fuego a tiempo, justo antes de que se abra la piel, dejando que la cocción se acabe fuera del fogón. Así se evita que se deshaga y se convierta en puré, pues a partir de cierto punto de cocción la judía mungo se ablanda muy rápidamente.

No obstante, la mejor forma de tomarla es en forma de brotes germinados

El germinado de la Judía Mungo, se suele consumir crudo, es ligero, nos aporta vitaminas C y K, hierro, folato y fibra. Un toque crudo, con un sabor que recuerda a la nuez.

  • Antioxidantes: La vitamina C de su composición nos proporciona antioxidantes que nos protegen las células de los radicales libres. Esta vitamina, que se encuentra en el tejido conectivo, también nos proporciona un refuerzo a la piel, cartílagos y órganos.
  • Fuente de vitamina K: Importante en los procesos de coagulación de la sangre también nos ayuda a regular la mineralización y la densidad de nuestros huesos. Una proteína de su composición evita la acumulación del calcio en los vasos sanguíneos, lo que disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.
  • Refuerzan el sistema inmune: el hierro de su composición favorecen el crecimiento de las células que regulan las respuestas del sistema inmune, además es muy importante ya que forma parte de la hemoglobina de la sangre y sirve para trasportar el oxígeno.
  • Rica en vitamina B: el folato tan necesario en la creación del ADN, de glóbulos rojos y nuevas células. Debería ser consumida por todo el mundo, en especial en periodos de crecimiento y las mujeres embarazadas.

Otras Propiedades de la Judía Mungo

  • Ayuda a eliminar toxinas del cuerpo.
  • Ayuda al sistema circulatorio especialmente al corazón (por su contenido en ácido fólico y magnesio).
  • Tonifica el hígado.
  • Reduce la inflamación.

La Judía Mungo y la Medicina Tradicional China

Es una legumbre muy yin, que germina con mucha facilidad y la relacionamos con el elemento fuego, es decir, con el corazón y la circulación. Es precisamente como brote germinado donde mejor se expresa su energía expansiva, ligera, refrescante. Está especialmente indicada en casos de arteriosclerosis y tabaquismo.



Valoración

picture-1269.jpg
Esther Ruiz Díaz
Actualmente estoy cursando el Grado Superior de Dietética y Nutrición en IFP Roger de Llúria, Barcelona.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »