La hipnosis y sus funciones terapéuticas

La hipnosis y sus funciones terapéuticas

La hipnosis es cada vez más utilizada para tratar debilidades psicológicas como la tendencia a la ira, la timidez o adicciones como fumar, etc.

autohipnosis

¿Qué es la hipnosis?

La hipnosis es una técnica de “introspección”, basada en sugestiones que nos adentran en los habitáculos desconocidos del inconsciente.

El inconsciente no es más que una parte de nosotros mismos, que desconocemos y que sólo intuimos que existe, porque se hace presente cuando manejamos emociones, imágenes, símbolos, sonidos, olores, etc.

El inconsciente o subconsciente trabaja de forma automática, con los aprendizajes o experiencias vividas e interiorizadas a lo largo de nuestra vida.

La Hipnosis Clínica es una técnica que se utiliza para realizar tratamientos psicoterapéuticos, pero no es un método terapéutico en sí mismo.

¿Por qué la hipnosis es una técnica de terapia?

A través de la hipnosis, las personas se liberan de su mente “lógica y racional”, su parte consciente, permaneciendo ésta en estado de observación, sin intrusismo.

Es en ése estado de “trance”, cuando podemos “permitirnos” expresar sin censura, exteriorizar los anhelos más profundos, conectar con nuestro ser interior, con nuestra sabiduría en su estado más puro.

Y a partir de éste estado, el profesional que utiliza la hipnosis dentro de una terapia, ayuda a la persona a expresar, modificar y curar, sus conflictos más internos.

Origen de la hipnosis

Existen precedentes históricos del uso de técnicas similares a la hipnosis empleada por los egipcios en los llamados Templos del Sueño.

A mediados del siglo XVIII se inicia el primer estudio sistemático de lo que suponía un estado psico-fisiológico especial que más tarde se conocería con el término de hipnosis. Franz Anton Mesmer, (1734-1815) doctorado en Medicina y Filosofía, formuló la famosa Teoría del Magnetismo Animal y comenzó la utilización de la sugestión hipnótica, llegando a tener una aplicación terapéutica.

Serían los discípulos de Mesmer y posteriores investigadores quienes determinarían que las “milagrosas” curaciones en los trances hipnóticos, llamados sueños magnéticos o mesmerismo hasta aquel entonces, se producían por una condición llamada sugestión.

Un cirujano escocés llamado James Braid, (1795-1860) fue el primero en acuñar el término «hipnosis».

Y en 1958, la American Medical Association reconoce la hipnosis como una modalidad terapéutica válida para ser utilizada por médicos y psicólogos debidamente entrenados.

¿Qué son las sugestiones?

Son mensajes directos que emite el profesional que utiliza la hipnosis y que la persona que está bajo hipnosis acepta como reales y que producen respuestas de carácter involuntario en la misma.

Las sugestiones y la sugestionabilidad del sujeto, son componentes básicos de la hipnosis, junto con la focalización de la atención y la disociación del consciente y el inconsciente en nuestra actividad mental.

¿Para qué sirve la hipnosis en una terapia?

La Hipnosis es una técnica terapéutica muy efectiva para:

  • Adicciones como al tabaco, alcohol, drogas.
  • Control de hábitos, tales como comer compulsivamente, morderse las uñas, chuparse el dedo.
  • Fobias o ataques de pánico.
  • Estrés.
  • Ansiedad.
  • Tics nerviosos.
  • Aprendizaje y memoria.
  • Dificultades de atención y concentración.
  • Dolor crónico o agudo.
  • Parto natural sin necesidad de anestesia.
  • Obesidad y Control de alimentos
  • Entre otros.

No hay motivo para tener miedo sobre la hipnosis

  • La hipnosis no es indefinida. Siempre se sale del estado hipnótico, sin secuelas.
  • No es cierto que una alta capacidad de ser hipnotizado sea sinónimo de voluntad débil ni de poca inteligencia.
  • El sujeto hipnotizado no puede ser obligado a violar sus hábitos de conducta habituales. En caso de algún exceso de este tipo el sujeto puede despertar espontáneamente.
  • Nunca se pierde la voluntad, ni el control, ni la conciencia.
  • La hipnosis requiere una gran atención y concentración, por tanto, sólo es posible llegar a ese estado si la persona quiere y lo permite.

¿Cómo te sentirás en estado hipnótico?

  • Seguridad. La sesión aporta un estado de bienestar y seguridad, disminuyendo los sentimientos negativos hacia uno mismo.
  • Relajación Psicofísica. La persona se siente muy relajada, hasta tal punto que le gustaría permanecer en ese estado.
  • Concentración relajada. La mente consciente se va enfocando cada vez más en una sola imagen o idea, de manera tranquila y relajada.
  • Receptividad. No hay que hacer nada, simplemente dejarse llevar por la voz del profesional.
  • Recuerdo. La hipnosis permite acceder a emociones dañinas y liberarse de los efectos negativos y de los recuerdos reprimidos.
  • Refuerzo. La hipnosis tiene efectos después de la sesión, evitando la resistencia al cambio y formando nuevos hábitos.
  • Consciencia paralela. Es posible ser consciente de estar en la sesión y a la vez en otro lugar del tiempo y del espacio.
  • Olvido selectivo. La mente puede decidir olvidar lo recordado o realizado en la sesión, la mente tiene poderosos mecanismos de defensa y el inconsciente sólo deja pasar los pensamientos que pueda manejar la mente consciente.
  • Actitud Mental Positiva. La hipnosis desarrolla un cambio positivo, la relajación y la paz interior, encontrando un equilibrio interior de bienestar con uno mismo.


Valoración

picture-1237.jpg
Dolores Rizo Vidal
Psicóloga para el Crecimiento personal.
Ofrezco servicios de terapia On line y presencial.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »