¿Qué indica tener algún tipo de fantasía sexual?

¿Qué indica tener algún tipo de fantasía sexual?

La fantasía sexual ya no es tema tabú y hoy sabemos que favorece el equilibrio psicológico, el deseo y el placer para gozar de una buena vida sexual.

44993849

¿Fantasía sexual es lo mismo que deseo sexual?

Una fantasía sexual se puede definir como la representación mental de los deseos conscientes o inconscientes. Las ideas, imágenes o sentimientos generados en la mente producen excitación sexual. Sin embargo, las fantasías no solo son sexuales, pueden estar también relacionadas con el deseo y el placer.

Todas las personas de todas las edades tienen alguna fantasía sexual de manera consciente o inconsciente. En contra de lo que se piensa, las mujeres tienen fantasías sexuales igual que los hombres, fantasean al mismo nivel pero en forma diferente y no hablan de ellas con tanta facilidad.

¿Qué indica tener algún tipo de fantasía sexual?

Según Freud, la fantasía sexual tiene su origen en un deseo inconsciente reprimido y se construyen en la infancia y adolescencia.

Tener fantasías no refleja una insatisfacción en las relaciones sexuales, sino que se trata de escapar de las estrecheces de la vida real y la presión social por el camino de la evasión.

El hecho de tener una fantasía sexual no quiere decir que tenga necesariamente que llevarse a la práctica. En la mayoría de los casos, van en contra de las propias creencias y valores, pero como las fantasías sexuales solo comprometen la imaginación son aceptadas. Paradójicamente una fantasía sexual llevada a la realidad puede convertirse en una mala experiencia, porque se pierde mucha de la magia que poseía en la mente.

Las fantasías sexuales se pueden libremente compartir o no con la pareja teniendo en cuenta que al hacerlo pierde toda su exclusividad y que las fantasías son un poderoso antídoto para transformar la realidad.

El deseo es el prolegómeno de una situación real

Es muy fácil llegar a confundir las fantasías sexuales con el deseo sexual, ya que ambos términos se sitúan en el mismo contexto mental, la sexualidad.

Pero mientras la fantasía se refiere a una situación imaginaria, ficticia, el deseo es el prolegómeno de una situación real. Aunque en algún caso, el deseo se haya originado de una fantasía sexual, no son exactamente lo mismo y, de serlo puede ser indicativo de una desviación sexual o parafilia.

Tipos de fantasías sexuales

La fantasía sexual tiene, principalmente, un efecto afrodisíaco. Sexólogos y psiquiatras clasifican las fantasías en dos tipos: las denominadas creativas que tienen como objetivo despertar el deseo y enriquecer la relación sexual y, las fantasías que permiten desinhibirse y expresar plenamente la sexualidad.

Otras clasificaciones incluyen cuatro subcategorías en las fantasías sexuales: los fetichistas, los intimistas, los exploradores y los sadomasoquistas.

Las fantasías sexuales han experimentado una gran evolución en los últimos años. Los expertos en sexología afirman que, en general, hoy en día importa más la cantidad que la calidad, predomina el atrevimiento, lo nuevo. Es decir, cada cual fantasea con lo que no tiene.

Fantasía sexual y salud

Las fantasías sexuales son algo normal, excitante y completamente natural. Es una buena señal de salud psíquica.

Los especialistas en sexología recomiendan que las parejas estables hagan realidad sus fantasías sexuales, con el fin de reactivar su vida sexual.

La fantasía sexual varía con la edad en protagonistas, tipos e intensidad. Al comprobar que la realidad es muy diferente solo queda hacer compatible la vida real con lo imaginado y aquellos elementos que inducen placer.

Se considera que, las fantasías sexuales cuando empiezan a realizarse y a afectar a la vida de la persona o cuando constituyen la única forma de alcanzar el orgasmo, son patológicas y entran en el campo de las parafilias.

Por otro lado, el carecer de fantasías sexuales puede indicar una patología denominada deseo sexual hipoactivo o DSH o, un síntoma de baja autoestima y estrés que afectan a la vida sexual de la persona.

La fantasía del sexo

Según afirma Osho*, el ser humano es un ser sexual. El sexo es intrínseco al cuerpo, trasciende sin ningún esfuerzo, nacemos como seres sexuales; si supone un esfuerzo será represión, porque va en contra de la propia naturaleza.

El sexo es el instrumento a través del cual existe la vida. Comprender la vida, amarla, es saber que el sexo es sagrado. Entonces el sexo se vive, se disfruta y desaparece de forma espontánea con la misma naturalidad con que apareció.
¿Cuales son tus fantasías?

Bibliografía: *OSHO. El libro del hombre. Ediciones DeBolsillo, 2010



Valoración

picture-1152.jpg
Beatriz Lores
Doctora en Biología, especializada en Promoción de la Salud y Medicina Natural.