La fábula del puercoespín

La fábula del puercoespín

Hay que tener buena predisposición para aceptar las diferencias que tenemos con los demás, y tener paciencia tanto con los demás y con nosotros mismos.

6630295

La fábula del puercoespín

Durante la Edad de Hielo, muchos animales murieron a causa del frío.

Los puercoespín dándose cuenta de la situación, decidieron unirse en grupos.

De esa manera se  abrigarían y protegerían entre sí, pero las espinas de cada uno herían a los compañeros más cercanos, los que justo ofrecían más calor. Por lo tanto decidieron alejarse unos de otros y empezaron a morir congelados.

Así que tuvieron que hacer una elección, o aceptaban las espinas de sus compañeros o desaparecían de la Tierra. Con sabiduría, decidieron volver a estar juntos. De esa forma aprendieron a convivir con las pequeñas heridas que la relación con una persona muy cercana puede ocasionar, ya que lo más importante es el calor del otro.

De esa forma pudieron sobrevivir.

Moraleja de la historia

La mejor relación no es aquella que une a personas perfectas, sino aquella en que cada individuo aprende a vivir con los defectos de los demás y admirar sus cualidades.



Relacionados

  • El muro frente a la cuevaEl muro frente a la cueva Todo el mundo conoce el dicho y lo repite a menudo, como loro, pues no saben en realidad […]
  • Aprendí y DecidíAprendí y Decidí Y así después de esperar tanto, un día como cualquier otro decidí triunfar. Decidí que […]
  • Todos, Alguien, Cualquiera y NadieTodos, Alguien, Cualquiera y Nadie La diferencia entre lo que hacemos y lo que somos capaces de hacer alcanzaría para […]
  • Clases de ReikiClases de Reiki Existen más de 400 clases de Reiki de las cuales diferenciaremos siete de las […]

Valoración

La fábula del puercoespín
Desconocido
3.88 (77.5%) 8 votes
Autor: Desconocido

Sin descripción.

Anterior artículo »
Siguiente artículo »