¿Qué es la alicina?

¿Qué es la alicina?

La alicina estimula el sistema inmunitario y es antiséptico. Se ha demostrado su capacidad de matar algunos microorganismos (cándida álbicans, escherichia coli, estaphylococus aureus, hongos de la piel y uñas).

75931447

¿Qué es la alicina?

Cavallito y colaboradores descubrieron a mediados del siglo pasado la sustancia primaria del ajo y la alicina.

La aliina es una sustancia que en contacto con el enzima alinasa se degrada y pasa a ser la alicina.

Para que esto suceda, la aliina (presente en los dientes de ajo) tiene que entrar en contacto con el enzima alinasa (que se encuentra en la cubierta), y esto se consigue chafándolo o triturándolo. Es entonces cuando olemos ese típico olor a ajo.

La alicina tiene una vida media que puede ir de horas hasta días. La alicina con el calor se destruye.

¿Dónde se encuentra la alicina?

La alicina se encuentra en especies del género allium y son: la cebolla, el cebollino, el puerro y destacadamente en el ajo. Los estudios sobre alicina, se han realizado mayoritariamente en el ajo.

Funciones de la alicina

La alicina estimula el sistema inmunitario y es antiséptico. Se ha demostrado su capacidad de matar algunos microorganismos (cándida álbicans, escherichia coli, estaphylococus aureus, hongos de la piel y uñas).

También hay estudios que demuestran su efectividad para reducir la hipertensión arterial, los triglicéridos y el colesterol.

Remedios caseros de la alicina

La alicina sometida a calor se destruye, por eso hay que comer el ajo crudo y chafado. Por ejemplo una picada de ajo y perejil o el típico “all i oli” catalán (ajo aceite) para aliñar la comida.

  • Remedio para los hongos: Machacar 3 dientes de ajo y dejarlos macerar en aceite de oliva virgen durante una semana. Colar el preparado y aplicarlo 2 veces al día.
    También podemos hacer una cataplasma de ajo machado y ponerla directamente sobre la zona afectada, cuando desaparezca el olor a ajo la cambiaremos.
  • Penicilina vegetariana: Muy efectiva en procesos infecciosos y sobre todo en los respiratorios. Se elabora machacando cinco o seis dientes de ajo y una cebolla mediana cruda hasta formar una pasta y posteriormente se le añade el jugo de uno o dos limones, si se encuentra muy ácido se le puede añadir un poco de agua. Tomarlo recién preparado y de un trago, el sabor es bastante desagradable. Cuidado las personas con sensibilidad estomacal, pueden sufrir acidez o intolerancia.

Presentaciones en el mercado

También existen preparaciones en el mercado: aceites esenciales y extractos secos en polvo, tienen la ventaja de carecer del fuerte olor propio del ajo.

La perlas de ajo no desodorizado se pueden usar en caso de: otitis (romper la perla y poner 2 gotas en cada oído), infección vaginal (poner una perla como supositorio vaginal), infecciones intestinales y respiratorias (6 perlas al día con las comidas) y también para ahuyentar mosquitos (6 cápsulas al día o abrir las cápsulas y frotarlas las por la piel).

Contraindicacciones

Teniendo en cuenta que la alicina está presente en el ajo, se ha observado que el consumo de éste en exceso puede producir casos de irritación de la mucosa esofágica y del estómago, irritación de las vías urinarias, hipotensión y taquicardias.

También se han dado casos de reacciones alérgicas al ajo en personas sensibles.
El ajo es tóxico para gatos y perros.

Debido a su propiedad anticoagulante, su uso debe ser suspendido, al menos dos semanas previas a cualquier intervención quirúrgica y durante la menstruación.

Deben evitarse las dosis terapéuticas durante el embarazo y la lactancia, pues el sabor que adquiere la leche materna puede resultar desagradable a los niños.

Dependiendo del tipo de enfermedad y de su cronicidad, el tratamiento terapeútico medicinal deberá tomarse al menos 3 meses para que empiece a dar resultados; siempre será el médico quién recete el tipo de preparación, las dosis y la duración del tratamiento.

Consejos

Uno o dos dientes de ajo al día pueden aportarnos importantes beneficios para la salud.

Los antiguos egipcios alimentaban a sus esclavos con el bulbo aromático del ajo para mantenerlos sanos, y hasta el Rey Tutankamen se llevó con él seis cabezas de ajo a la tumba para viajar hacia el otro mundo.

¿Y qué pasa con el olor a ajo?

Masticar unas hojas de perejil después de comerlo ayuda a reducir el olor.



Relacionados

  • Propiedades de la lecitina de sojaPropiedades de la lecitina de soja La lecitina de soja tiene muchas propiedades pero es conocida especialmente por los […]
  • Salvado de avenaSalvado de avena El salvado de avena es un suplemento alimenticio del que podemos aprovechar sus […]
  • Propiedades del YaconPropiedades del Yacon Las propiedades del Yacon son muy interesantes por lo que esperamos que este artículo os […]
  • Clases de gelatinaClases de gelatina A continuación verás como las distintas clases de gelatina, además de ser un postre […]

Valoración

La alicina
Rosa Maria Biosca
1 (20%) 1 vote
picture-1271.jpg
Rosa Maria Biosca
Técnico Superior en  Dietética y Nutrición.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »