Kinesiologia y Biosinergia, también para nuestras mascotas

Kinesiologia y Biosinergia, también para nuestras mascotas

La Kinesiología es un test muscular que, por motivos prácticos, suele llevarse a cabo con las manos del paciente, pero que puede realizarse con cualquier músculo del cuerpo.

kinesiologia

Causas de síntoma y remedios ideales en cada caso

Lo más importante a la hora de tratar cualquier síntoma, sea a nivel físico (dolores, alergias y todo tipo de “enfermedades”) o a nivel emocional (miedos, depresiones, traumas pasados, crecimiento personal, etc.) es tener un método para averiguar las causas de dicho síntoma (qué debemos tratar exactamente) y cuáles son los remedios ideales para hacerlo.

Averiguar las causas supone conocer a fondo el significado de la “enfermedad”, qué mensajes nos indica y qué hemos de aprender de ella para no volver a “padecerla”. Por ejemplo, la hepatitis se produce cuando el nivel de toxicidad emocional (concretamente de ira) de la persona o del animal (nuestras mascotas tienen las mismas dinámicas emocionales y los mismos desequilibrios que nosotros) es demasiado alto.

Tratando la ira (sea ésta consciente o inconsciente) con terapia vibracional, la hepatitis puede, al igual que cualquier otro síntoma, evitarse o incluso revertirse, siempre que dicho tratamiento se inicie a tiempo y el hígado no esté muy deteriorado. Es sólo un ejemplo de “mensaje de la enfermedad”, ya que los síntomas no son enemigos contra los que luchar, sino avisos del cuerpo de que algo ha de cambiarse porque no está “en orden”.

Descifrar qué soportes de la “enfermedad” hay que mover para que ésta desaparezca y cuáles son en cada caso los remedios ideales (dentro de todo un mundo infinito de terapias y de técnicas distintas) es lo que puede conseguirse aplicando la Kinesiología y la Biosinergia.

¿Qué es la Kinesiología?

La Kinesiología es un test muscular que, por motivos prácticos, suele llevarse a cabo con las manos del paciente, pero que puede realizarse con cualquier músculo del cuerpo (pies, dedos de las manos, etc.). Basándonos en que la información vibracional se almacena en las articulaciones, y en que los músculos tienen posiciones de fuerza, debilidad y neutralidad, y asignando respuestas de “si”, “no” o “sin respuesta” a dichas posiciones, podemos acceder rápidamente a cualquier información vibracional que necesitemos, es decir, a toda aquella información que la mente del terapeuta, por muy buena intuición que éste tenga, ignora. La Kinesiología es parecida a la Radiestesia (el péndulo), pero mucho más rápida y práctica que ésta.

En animales puede realizarse con las manos del dueño o con las del terapeuta mismo, ya que hay que recordar que para acceder a la información vibracional no hay distancias (estamos hablando de energía).

¿Qué nos permite averiguar la Kinesiología?

Un ejemplo: podemos tratar la artrosis de una persona o de un animal con fórmulas “estándar”, por ejemplo de Flores de Bach, para ir resolviendo las causas que provocaron dicha artrosis. Igualmente, aún teniendo una idea bastante clara de cuáles son las esencias vibracionales adecuadas para transformar en esa persona o ese animal los desequilibrios que causaron su artrosis, la Kinesiología nos permite, en un momento, asegurarnos de:

  • De que realmente esos son los remedios ideales (si debo darle esencias hechas con piedras curativas en vez de Flores de Bach, si debe tomar algún complemento nutricional, etc.)
  • De si he de darle algo más o recomendarle alguna terapia complementaria que en su caso sea necesaria (si debe aplicarse calor, si debe tener contacto con el agua del mar, etc.)
  • Que además de la artrosis no tengamos que tratar algo más (relacionado o no) con ese síntoma.
  • Cómo darle los remedios (aplicados, tomados, colocados en el cuerpo, etc.).
  • Durante cuánto tiempo debe tomarse o aplicarse los remedios, cuándo hacer la sesión de seguimiento.
  • Si he de darle a la persona o al dueño del animal información (hablada) sobre lo que tiene o sobre lo que significa su “enfermedad” (si su mente debe tener información o bastará con la información vibracional contenida en las esencias), etc.

Todas esas preguntas que le hacemos al cuerpo de la persona para asegurarnos de que hacemos lo ideal para ella o para su mascota, no lo que nuestra mente pueda creer que es lo mejor, pueden ampliarse con la Biosinergia.

¿Qué es la Biosinergia?

La Biosinergia es una técnica encaminada a averiguar las causas del síntoma (niveles de afectación), y los meridianos energéticos (según la medicina china) afectados, así como los caminos a través de los cuales deberemos acceder al síntoma para tratarlo.

La Biosinergia engloba todas las demás técnicas terapeúticas, ya que en la lista de niveles de afectación de la Biosinergia se incluye cualquier tipo de desequilibrio: emocional, químico, genético, campos electromagnéticos, nivel educacional o cultural, influencias de astros o de otras entidades ajenas al paciente, microorganismos, traumas de antes de nacer, etc.

Es decir, cualquier tipo de afectación a nivel físico, emocional, psicológico o astral, conocida. La Biosinergia también incluye lo desconocido, ya que el terapeuta debe completar el protocolo preguntando si hay algún desequilibrio desconocido, que no esté en lista pero que sea el que está causando, aunque sólo sea en parte, la “enfermedad”.

La piedra angular de las terapias alternativas

Al englobarlo todo, la Biosinergia nos permite conseguir el mismo resultado que otras técnicas como la Reconexión, la Descodificación Genética, las Constelaciones Familiares e incluso, en algunos casos, la cirugía, sin necesidad de aplicar dichas técnicas expresamente. El mismo trabajo energético (y físico) que se realiza con esas terapias se puede hacer con terapia vibracional prescrita a través de la Kinesiología y la Biosinergia.

En todo caso, como he dicho antes, si fuera necesaria puntualmente alguna técnica complementaria, el terapeuta podrá orientar al paciente sobre cúal o cuáles son realmente las imprescindibles para notar cambios positivos y cuáles son beneficiosas pero prescindibles, ya que el protocolo de Biosinergia incluye una lista muy completa de todas las demás técnicas y terapias.

Un ejemplo: puedo tratarme con Biosinergia las causas de un dolor de cabeza y, al mismo tiempo, estar tomando lo que me ha recetado el médico para no tener que estar aguantando dicho dolor mientras soluciono los desequilibrios que lo causaron. Por Kinesiología puedo averiguar qué analgésico es el ideal y si realmente lo necesito, o bien si es mejor calmarme el dolor aplicándome una piedra curativa.

Es como si la Kinesiología fuera el teclado del ordenador, a través del cual podemos “comunicarnos” con la máquina, y la Biosinergia fuera todo el software del ordenador, todos los programas que utilizamos: una hoja de cálculo, un juego, un reproductor de películas, etc.

El límite es tu imaginación

Con la Kinesiología y la Biosinergia podremos averiguar en pocos minutos las causas y remedios ideales para cualquier “dolencia” física o emocional, desde una alergia a una depresión, conseguir orientación sobre una situación que estemos viviendo o sobre una decisión a tomar, mejorar la relación con otras personas y, de hecho, cualquier tema que deseemos tratar en profundidad suficiente como para aprender de él. Podremos complementar los tratamientos médicos y los de nuestras mascotas con otros enfoques y remedios alternativos.

El límite lo pone la imaginación que tenga el terapeuta al decidir qué preguntas hacer, ya que la clave suele estar más en lo que se pregunta y en cómo se pregunta que en la respuesta (que siempre será de “si”, “no” o “sin respuesta”), que nos dé la Kinesiología.



Relacionados

Valoración

Kinesiología y Biosinergia
Laura Oliván
4.5 (90%) 2 votes
picture-1047.jpg
Laura Oliván
Especialista en comportamiento canino, Medicina holística y terapias naturales. Creadora del Adiestramiento Emocional y Autora del libro “¿Qué siente tu perro?”.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »