Como interpretar el etiquetaje de los alimentos

Como interpretar el etiquetaje de los alimentos

Interpretar el etiquetaje de los alimentos es de gran importancia para saber realmente qué es lo que estamos comprando, y lo que estamos pagando.

1341561

¿Qué buscamos al mirar las etiquetas de los alimentos?

Es curioso observar como cada vez hay más personas que miran los ingredientes de los productos. Algunas personas miran para saber el contenido nutricional, calorías, origen, caducidad, pero quizá el motivo principal es que cada vez hay más personas alérgicas a determinados alimentos o aditivos alimentarios.

Un problema grave con el que se encuentran estas personas es que “descifrar” las etiquetas es una misión muy compleja en muchos casos.

Orden de los ingredientes y cantidad de producto

En primer lugar nadie nos explica que el orden en el que aparecen los ingredientes indica la proporción de los alimentos contenidos, de mayor a menor. Si sabemos esto ahora podemos saber porqué, por ejemplo, dos mermeladas de frambuesa pueden tener precios tan distintos.

En un bote vemos que la frambuesa va en primer lugar (indicando que es el ingrediente más abundante) y en el otro frasco igual aparece en segundo lugar tras el azúcar (este bote debería ser pues más barato ya que lleva sobre todo azúcar que es muchísimo más barato que la frambuesa)

Además del precio también es interesante cuando queremos evitar un ingrediente o tomarlo al menos en la mínima cantidad. Si por ejemplo no queremos tomar azúcar pero vemos que figura en el último o penúltimo lugar de los ingredientes, la verdad es que apenas llevará azúcar pero si figuro en primer o segundo lugar estará conteniendo muchísima cantidad.

En el caso de las personas alérgicas a algún ingrediente (por ejemplo la leche de vaca) el que indique correctamente que contenga leche o no puede costarle literalmente la vida. Para otras personas puede suponer una erupción, una cefalea, una diarrea o cualquier otro síntoma. Estamos hablando realmente de algo muy serio.

Aditivos alimentarios

Otro tema es la nomenclatura. Esto es muy importante con los aditivos. Depende que país se pone la letra E y el número de aditivo o el nombre del mismo (p.e. E-202 ó Sorbato potásico) A veces hablamos del Glutamato Monosódico y otras, en cambio, dicen autolisado de proteínas.

Aunque no es siempre es fácil, por motivos de espacio, se deberían citar siempre los aditivos por su nombre ya que no hay ningún consumidor capaz de acordarse de los nombres que pertenecen a cada número (hay cientos), mientras que es más fácil acordarte de que aditivo no te conviene.

Cuidado con los productos importados

Especial mención merecen los productos importados ya que, a veces, ves que en la traducción “se olvidan” de citar algunos ingredientes (los aditivos) y ponen simplemente “aromas”. Por suerte las leyes alimentarias son cada vez más estrictas en estos casos.

Cuidado con las normas de cada país

En las etiquetas deberían aparecer TODOS los ingredientes pero esto que parece tan obvio no lo es ya que según la ley de cada país se permite no citar determinados ingredientes si no sobrepasan un tanto por cien del peso del producto final.

El problema, como hemos dicho antes, es que hay personas tan sensibles que con una cantidad irrisoria de cierto ingrediente enferman rápida y gravemente. Por ejemplo, algunos embutidos llevan en su composición algún cereal y eso puede ser grave para una persona celíaca.

Como vemos es importantísimo un correcto etiquetaje de los ingredientes de los productos indicando todos los ingredientes, con un lenguaje sencillo y citando, como mínimo, la cantidad del ingrediente más destacable.



Valoración

josep-arnau
Josep Vicent Arnau
Diplomado en Naturopatía y Acupuntura.
Regenta el herbolario Supernatural en Sant Cugat del Vallés.
Articulista sobre temas de salud y calidad de vida.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »