¿Por qué no funcionan las dietas?

¿Por qué no funcionan las dietas?

Creo que no me equivoco al afirmar que casi todos hemos seguido en algún momento de nuestra vida una dieta para adelgazar, pero ¿funcionan las dietas?

466827401

Significado de la palabra dieta

Antes de empezar sería interesante conocer el origen y significado de la palabra “Dieta”, viene del griego “Diaita” que quiere decir “régimen de vida”, pequeña definición pero con un significado muy claro.

¿Funcionan las dietas?

Un apunte importante de los estudios realizados nos revela que el 90-95% de la gente que intenta perder peso fracasa. Comer es un placer y cuando nos sometemos a restricciones impuestas o autoimpuestas durante largo tiempo, es muy fácil sucumbir a la tentación.

El mensaje es muy claro, en la mayoría de los casos no funcionan las dietas y la obesidad sigue en aumento en las sociedades desarrolladas, así como las enfermedades que van relacionadas: diabetes, dislipemia, hipertensión o aterosclerosis. Pero no sólo está afectando a la población adulta, sino que también se está generando una creciente obesidad infantil.

¿Por qué no funcionan las dietas?

Los problemas de sobrepeso que arrastramos como consecuencia de mucho tiempo de malos hábitos alimenticios, nos deben de hacer reflexionar para que comencemos a modificar nuestros hábitos de vida. La mayoría de ocasiones no funcionan las dietas porque cuando se acaban o se abandonan, recuperamos los malos hábitos y por consiguiente recuperamos el peso perdido e incluso más.

¿Qué podemos hacer?

Lo más aconsejable es olvidarnos de las dietas e introducir cambios de hábitos y rutinas saludables en vuestra vida diaria que a la larga pueden haceros más felices. Tiene que ser un proceso lento pero constante, los cambios rápidos no suelen funcionar, volveríamos a caer en los errores del pasado. No hay dietas milagros ni atajos que podamos tomar, no nos engañemos.

Podríamos empezar con algunas pautas que nos ayuden en este camino, recuerda que pequeños cambios en nuestra vida diaria nos ayudarán a llegar a la meta:

  • Come alimentos de verdad, para ello tenemos que volver a una alimentación natural y sin procesados. Tenemos que nutrir a nuestro organismo con alimentos de verdad, todo lo que viene en una caja o bolsa con ingredientes que no conocemos dudo mucho que nos pueda nutrir.
  • Aprende a cocinar alimentos frescos, para ello no hace falta ser un gran chef, pero sí hay que tener una base. No te creas a las industrias alimentarias que intentan convencerte de que ellos cocinan por ti.
  • Come muchas frutas, verduras y hortalizas, entre ellas algunos tubérculos como patata, boniato o yuca, nos darán un gran aporte de energía para nuestro cuerpo, pero debes comerlas en proporción a tu nivel de actividad.
  • Incorporaremos proteína animal/vegetal y grasas de buena calidad, sí has leído bien, las grasas de buena calidad no son en absoluto un problema para perder peso (aguacate, semillas, frutos secos, aceite de oliva virgen extra).
  • Cereales y lácteos en la justa medida, no debemos basar nuestra alimentación en estos productos. Si consumimos cereales tienen que ser integrales (sin refinar) y si tomamos algún lácteo priorizar los de cabra u oveja (yogur, kéfir…), y siempre que podamos de origen ecológico.
  • Elimina el azúcar, representan calorías vacías, sin nutrientes. Tampoco edulcorantes, pueden afectar negativamente en tu metabolismo por vías diferentes.
  • No pases hambre, el hambre es uno de los impulsos biológicos más fuertes del hombre, no podrás luchar contra él.
  • En los momentos del día que te apetece picar, no tengas en casa galletas, chocolatinas u otros tipos de snacks, sustitúyelos por alimentos que ayuden a paliar la ansiedad como fruta, frutos secos o un poco de chocolate de 85% ó 90% (pero no la tableta).
  • Haz deporte, busca un compañero/a de entreno es más motivador. También encontrarás programas de entrenamiento para dispositivos móviles, donde puedes realizar entrenos en casa a cualquier hora del día y que no te llevará más de 30 minutos. Podrás ir incrementando el tiempo e intensidad según tus necesidades. Ahora ya no tenemos la excusa de que no hay tiempo para ir al gimnasio. Pero sobre todo haz algo que te guste de verdad.
  • No comas 5 ó 6 veces al día si no tienes hambre, escucha a tu cuerpo.
  • Rompe las reglas de vez en cuando y date un capricho.
  • Evita los productos light, al final pueden ser más contraproducentes.
  • Pero no sólo con la alimentación conseguiremos salud, nuestro organismo es un todo por lo que debemos intentar equilibrar nuestro estado, físico, mental y emocional (todo está conectado).

Probablemente será difícil cumplirlas todas, pero seguro que hay más de una que puedes empezar a aplicar en tu día a día e integrarla como un hábito más.

No te rindas, quizás hasta ahora no era un problema tuyo, sino del tratamiento que habías elegido, por lo que debes buscar la alimentación que se adapta a tus necesidades particulares, no todo el mundo necesita lo mismo.



Relacionados

  • Tratamiento de la gingivitisTratamiento de la gingivitis Este artículo nos da a conocer los tratamientos de la gingivitis, problema bucal leve […]
  • La cronodietaLa cronodieta La cronodieta defiende que se puede comer de todo y bajar de peso; lo que en realidad […]
  • Dieta paleolítica o paleodietaDieta paleolítica o paleodieta La dieta paleolítica o paleodieta está basada en seguir las pautas y estilo de vida que […]
  • La dietoterapiaLa dietoterapia La dietoterapia es la parte de la dietética que considera las características que ha de […]

Valoración

ana-aviles
Anna Avilés
Técnico Superior en Dietética.
Asesora nutricional.
Profesora de cocina natural y energética por el Intituto de Formación de Montse Bradford.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »