Tratamientos de Fotorejuvenecimiento

Tratamientos de Fotorejuvenecimiento

Fotorejuvenecimiento ha entrado en nuestro vocabulario con fuerza y en esencia describe distintos tratamientos de belleza en los que se utiliza la luz.

45305382

Fotorejuvenecimiento, ¿qué es?

Se trata, resumiendo y reduciendo mucho, de utilizar los beneficios y propiedades de diferentes tipos de luz con fines estéticos. Se realiza en cuello, cara, escote y manos en distintas sesiones.

Hay técnicas diversas. Las más agresivas deben realizarse bajo control médico y las más suaves, y con nulas contraindicaciones, se aplican en centros de belleza de nivel.

Tratamientos de belleza con luz

¿Y cuáles son esas dos distintas fórmulas de fotorejuvenecimiento? También resumiendo mucho, puedes encontrar tratamientos en los que se utiliza:

  • La luz pulsada, que hace las veces de un bisturí.
  • Aquellos en los que una lámpara especial forma parte de un ritual de belleza en cabina.

Usos y beneficios del fotorejuvenecimiento

Aunque el proceso de recuperación del rostro es distinto en cada una de estas técnicas, ambas sirven para lo siguiente:

  • Eliminar arrugas pequeñas, marcadas o concentradas.
  • Suavizar el pliegue nasogeniano y elevar el rostro.
  • Difuminar cicatrices.
  • Depilación.
  • Atacar manchas benignas producidas por un exceso de sol o por el inevitable paso del tiempo.
  • Los tratamientos en cabina, además, aportan luminosidad, brillo y tensión al cutis a la par que relajan y serenan.

Contraindicaciones del fotorejuvenecimiento

En ambos casos estos tratamientos no son adecuados si concurre alguna de las siguientes circunstancias:

  • En el caso de que se vean manchas o pecas de las que se tengan dudas sobre su benignidad.
  • Tras haberse sometido a baños de sol continuados y recientes.
  • Si hay quemaduras, eczemas o pruritos, sean de la etiología que sean.
  • Con heridas abiertas o recientes.

Fotorejuvenecimiento con luz pulsada: a tener en cuenta…

Aquí viene lo más complicado. Los tratamientos con luz pulsada actúan como un micro bisturí y son, a veces, agresivos. Hay que realizarlos con la piel limpia y sin restos de productos cosméticos como los autobronceadores.

En los primeros días sale como una pequeña herida (similar a las que surgen tras un roce) que va desapareciendo en el intervalo aproximado de una semana. Hay que tener, también, la precaución de salir siempre con protección solar y realizar estos tratamientos en invierno.

Tratamientos no agresivos con lámparas de luz

Sin embargo, estas precauciones no hay que tomarlas si te has decantado por un ritual de fotorejuvenecimiento que utiliza lámparas de luz de distinto espectro. Se realiza en centros de bellezas de nivel y hay que tomar, al menos, ocho sesiones.

Este tipo de lámparas no son agresivas. Con la piel bien limpia y tras un peeling, se proyecta el haz luminoso sobre el rostro durante veinte o treinta minutos. Por supuesto hay que proteger los ojos de la radiación. Al principio, notarás una fuerte luz que se va desvaneciendo al cabo de cinco minutos. Comienza, entonces un calor agradable que consigue trasmitir relajación.

Esta técnica de fotorejuvenecimiento no produce ningún tipo de agresión y es apta para todas las pieles. Consigue dar una tersura especial al rostro al incentivar la producción de colágeno. Y, con la cosmética adecuada, también elimina manchas y difumina cortes o cicatrices.



Valoración

picture-1227.jpg
Candela Vizcaíno
Doctora en comunicación, poeta, escritora y mamá. Periodista y redactora en vida sana, lenguaje de los símbolos, literatura, arte, viajes y moda.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »