¿Tiene solución la fobia a las palabras largas?

¿Tiene solución la fobia a las palabras largas?

Muchas personas sufren de fobia a las palabras largas pero no lo comentan por vergüenza pero ¿sabes que, como todas las fobias, tiene solución?

1220713

¿Qué es una fobia?

Las fobias son reacciones complejas y desproporcionadas de miedo, a estímulos concretos. Están relacionadas con múltiples factores de ansiedad, pensamientos anticipatorios, actitudes de evitación, problemas de autoestima, carencias de estrategias de afrontamiento de conflictos, inseguridades, trastornos de ansiedad, del estado de ánimo, de personalidad y obsesivos.

Causas habituales de las fobias

No existen causas que sistemáticamente generen fobias, aunque existen muchas causas que con frecuencia son el origen de las mismas. Por ejemplo, las fobias que tienen el origen en la infancia, con frecuencia se deben a malas experiencias o a experiencias traumáticas.

Con frecuencia, no somos conscientes del origen de las fobias, ya que suelen ser causas o motivos totalmente inconscientes para la persona que las desarrolla. Otras posibles causas, son padecer otros trastornos, como trastornos de ansiedad, personalidad, del estado de ánimo, obsesivos, etc.

¿Qué implica tener fobia a las palabras largas?

La fobia a las palabras largas, llamada “Hipopotomonstrosesquipedalifobia” o “sesquipedalifobia”, se trata de un temor específico a pronunciar palabras largas, palabras desconocidas o técnicas y especializadas.

Se trata de un miedo a equivocarse, a no saber pronunciarlas correctamente. Con frecuencia, es una fobia relacionada con otros problemas de inseguridad, sentimientos de inferioridad, autoestima, necesidad de agradar, miedo al fracaso…

Ejemplos más habituales

La fobia se refiere a la pronunciación de palabras poco comunes o poco habituales, por ejemplo, para la persona que padece fobia a las palabras largas sería imposible pronunciar el nombre que designa a éste tipo de fobias.

¿Tiene solución la fobia a las palabras largas?

Como todas las fobias, esta también tiene solución.

La fobia a las palabras largas es preciso trabajarla en terapia, con los síntomas de malestar que la causen, las múltiples reacciones y desencadenantes propios de todas las fobias, es decir, de la ansiedad, la sensación de pérdida de control y todos los síntomas de malestar…

Sin embargo, esto no es suficiente, es necesario tratar en profundidad las actitudes de evitación, pensamientos anticipatorios y de mantenimiento, emociones y trastornos causantes y relacionados con la fobia a las palabras largas.

Sólo cuando se trata la profundidad del problema psicológico, y no tan sólo “lo que se ve”, es cuando desaparece realmente el problema. No se trata de paliar los síntomas, sino de sanar un problema de fondo que es el causante de desencadenar, potenciar o mantener una fobia.

Un consejo

Para tratar la fobia a las palabras largas o cualquier otra lo primero que tienes que hacer, es reconocerla y admitir su malestar.

Después ponte en manos de un buen profesional Psicólogo/a, y permite que éste/a conozca todas las causas y motivos de tu malestar.

No te sientas avergonzado/a por ello, por muy extraño que sea tu motivo, no tengas miedo a que parecer raro/a y diferente, ya que es muy común que más personas padezcan lo que tú sufres en silencio.



Valoración

Fobia a las palabras largas
4 (80%) 1 vote
picture-1237.jpg
Dolores Rizo Vidal
Psicóloga para el Crecimiento personal.
Ofrezco servicios de terapia On line y presencial.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »