Engordar en la menopausia, ¿se puede evitar?

Engordar en la menopausia, ¿se puede evitar?

Para evitar engordar en la menopausia es importante no solo realizar cambios cuando llegamos al climaterio, sino adoptar una serie de medidas preventivas antes de su aparición.

79745632

Cuando llegamos a la menopausia el descenso del nivel de estrógenos y progesterona provoca modificaciones corporales. En esta etapa fisiológica se producen una serie de cambios físicos entre ellos un aumento de grasa corporal que se acumula, en mayor medida y por lo general, en la zona del abdomen y los glúteos. Este aumento de peso puede agravar el riesgo de sufrir males como la diabetes, osteoporosis o enfermedades cardiovasculares.

¿Pero siempre se engorda en la menopausia?

Hay que especificar que el aumento de peso no tiene por qué estar siempre presente en todas las mujeres, dependerá mucho del organismo de cada mujer y de su estilo de vida.

Para evitar engordar en la menopausia es importante no solo realizar cambios cuando llegamos al climaterio, sino adoptar una serie de medidas preventivas antes de su aparición. Por esta razón es necesario que conozcamos que alimentos y rutinas nos pueden ayudar a hacer frente a esta etapa con positividad energía y dinamismo.

¿Qué alimentación debemos adoptar en la menopausia?

Cuando la mujer llega a este momento de su vida reduce la quema de calorías, por lo tanto también deberá reducir las proporciones de las comidas, buscar alimentos que generen y equilibren la  energía e introducir una rutina regular de ejercicios físicos.

En general durante la menopausia  es importante aumentar las verduras y frutas que nos proporcionaran vitalidad, disminuir la  cantidad de cereales y proteínas animales y buscar fuentes de proteína vegetal como las legumbres y derivados de la soja, siempre y cuando estos, nos garanticen la procedencia ecológica.

Es imprescindible evitar la sal y el azúcar, para no perder el calcio de los huesos, y eliminar todos los alimentos procesados, hormonados o tratados  químicamente ya que aumentaran los problemas de obesidad, de retención de líquidos  y provocaran un estado energético de rigidez, cansancio e irritación.

¿Qué nutrientes no pueden faltar?

  • Antioxidantes: que nos protegerán de los radicales libres, y a su vez del envejecimiento:
  • Vitamina C: Frutas del bosque (grosella negra, escaramujo, acerola…), perejil, col de Bruselas, brócoli, kiwi, papaya, fresón, limones, naranjas, pomelos.
  • Vitamina E: Aceite de oliva virgen extra, aceite de germen de trigo o su germen, aceite de girasol, aceite de pepita de uva, aceite de maíz, avellanas, almendras, piñones, aguacate.
  • Beta carotenos: Algas Klamath, Chorella y Nori, zanahoria, berro, calabaza, perejil, albaricoque seco, moniato, mango, melón, palosanto, níspero, papaya, naranja, anguila, yema de huevo.
  • Selenio: Levadura de cerveza, germen de trigo, nueces del Brasil, legumbres, pescado, carne y huevos.
  • Zinc: Semillas de calabaza, semillas de sésamo, garbanzos, lentejas, judías secas, ostras, marisco en general, carne.
  • Polifenoles: Cacao puro, nueces, granadas, uva.
  • El calcio: aportado con la alimentación y combinado con la vitamina D del sol,  nos protegerá y mantendrá los huesos. Se recomienda una cantidad de 900 a 1000 mg/día.
    Alimentos con calcio: Semillas de amapola, sésamo, almendras, soja, judías secas pintas rojas o blancas, garbanzos, brócoli, col, coliflor, berro, espinacas, acelga, ruibarbo, rábano, judía verde, alga Wakame o Espagueti mar, tofu, leche y sus derivados.
  • El Magnesio: es asimismo importante para la prevención de la osteoporosis, como también para reducir los síntomas de la menopausia.
    Alimentos ricos en magnesio: Arroz integral, avena, lentejas, frijoles, vegetales de hoja verde, plátano,  semillas de calabaza.

¿Qué otras medidas podemos adoptar?

  • Fitoterapia, hay muchas plantas medicinales que nos pueden ayudar a mitigar los efectos de la menopausia: Salvia, espino blanco, melisa, valeriana, jengibre, cimífuga, regaliz, ginseng siberiano, dong quai, sauzgatillo, maca, cardamomo, fenogreco, alfalfa, ortiga, hamamelis, milenrama y la pasiflora.
  • Ejercicio, el yoga, pilates, aerobic, danza del vientre…en general todos los ejercicios que trabajen la resistencia, relajamiento, equilibrio, coordinación, ritmo, fuerza, respiración y rapidez nos  proporcionaran beneficios fisiológicos, psicológicos y nos prevendrán de factores de riesgo tan importantes como las enfermedades cardiovasculares y el desarrollo de la osteoporosis con fracturas posteriores.
  • Terapias complementarias, reflexología, homeopatía, flores de Bach y las técnicas de masajes en general nos ayudaran en esta fase de transición.

¿Sabías qué?

  • La menopausia no es una enfermedad.
  • No se pierde el deseo sexual, maduras sexualmente y sabes lo que quieres.
  • Reunirse con otras mujeres es nutritivo y sanador.
  • El envejecimiento se acelera por una mala alimentación.

A modo de conclusión podemos decir que  la menopausia es un periodo de nuestra vida que debemos contemplar como una etapa de plenitud, reencuentro de una nueva feminidad, de sabiduría, una etapa llena de maravillosas posibilidades. Con unos buenos y saludables hábitos, ejercicio físico y una alimentación adecuada seguiremos disfrutando de la vida y de nuestro cuerpo con salud y optimismo.

En todos los casos le recomendamos consultar con su médico, terapeuta u otro profesional de la salud competente. La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa.


Valoración

montse-puig
Montse Puig Pérez
Reflexóloga a domicilio. Profesora de Yoga. Técnica Superior en Dietética y Nutrición.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »