Embarazo juvenil, mejor prevenir

Embarazo juvenil, mejor prevenir

En los últimos años las relaciones sexuales entre adolescentes se producen a edades más tempranas por lo que el embarazo juvenil es cada vez más habitual.

44637296

En España el 80% de los jóvenes entre 15 y 24 años son activos sexualmente. En la actualidad la edad media de inicio de las relaciones sexuales es de 16 años.

Entre el 60 Y 90% de los embarazos en adolescentes son no deseados. En España, en 2009, se practicaron alrededor de 110.000 interrupciones voluntarias de embarazo (IVE) La tasa de abortos en adolescentes (nº IVEs por cada 1000 mujeres) es alrededor de 11 y en mujeres entre 20 y 24 años es de 16.

¿Qué factores influyen en el embarazo juvenil?

La causa fundamental del embarazo en la adolescencia, no deseado, es el uso inadecuado o no uso de un método anticonceptivo fiable, relacionado fundamentalmente con el nivel socioeconómico y el nivel educativo.

En todos los casos el consumo de alcohol es uno de los factores fundamentales que intervienen en el embarazo juvenil, por sus efectos embriagadores y por la disminución en la percepción de riesgo, tanto de embarazo como de infecciones de transmisión sexual.

Por otro lado, el adolescente carece, a menudo, de espacios adecuados y recursos propios para abastecerse de métodos anticonceptivos y mantener relaciones sexuales con mayor posibilidad de planificación, lo que favorece las relaciones furtivas y poco seguras.

En muchas ocasiones el adolescente tiene cierta inseguridad, que le hace más vulnerable a ceder a los deseos de la pareja, por temor al rechazo.

Finalmente existen multitud de ideas erróneas y leyendas urbanas sobre las relaciones sexuales, como la infertilidad durante la primera relación sexual, la dificultad de embarazo con determinadas posturas, o la confianza plena en la seguridad del coitus interruptus o marcha atrás.

¿Cómo prevenir el embarazo juvenil?

Estos datos nos hacen recapacitar sobre la importancia de una adecuada educación sexual en nuestros adolescentes. Para la mayoría de los padres es una tarea difícil, debido en parte a los obstáculos que genera su propia educación y en parte al aparente desinterés y pudor de los hijos por abordar determinados temas con los padres.

La sexualidad es algo intrínseco en la naturaleza humana. El niño va desarrollando su sexualidad desde el momento en que nace. Por lo tanto, la educación sexual debe abordarse desde edades muy tempranas, permitiendo que el niño explore su sexualidad con normalidad, respetando y favoreciendo en todo momento su espacio de intimidad y el desarrollo de su propia identidad sexual. Hablar de sexualidad debe hacerse con normalidad como algo natural en nuestra vida, adaptando el contenido a cada etapa de crecimiento.

Fomentar el respeto por sí mismo y por los demás en sus relaciones con otras personas, aumentar su autoestima e inculcar en el adolescente la corresponsabilidad con la pareja en la protección e iniciativa en las relaciones sexuales, será definitivo en la prevención de un embarazo en la adolescencia no deseado y de las infecciones de trasmisión sexual.

¿Cuál es la edad ideal para hablarles de métodos anticonceptivos?

Muchos padres tienen miedo a abordar este tema porque creen que hablar de relaciones sexuales y de métodos de protección va a favorecer que su hijo pruebe esa experiencia antes de lo necesario. Aportar información no va a provocar un inicio anticipado de las relaciones sexuales, sino que va a favorecer que ese inicio sea seguro y responsable.

Cada adolescente es diferente pero, en general, el momento ideal para comenzar a introducir algunos de estos conceptos será con la llegada de la pubertad y de los cambios hormonales que se producen.

Muchas veces los adolescentes tienen relaciones de riesgo precisamente por desconocimiento, falta de motivación o por falta de medios para conseguir los métodos de protección.

Como cualquier otra medida de protección, el uso del preservativo puede ser educado y promovido por los propios padres en la búsqueda del bienestar de sus hijos.

Existen muchos centros y profesionales sanitarios dedicados a la prevención y promoción de la salud que, mediante la educación para la salud, ponen a disposición de padres e hijos, espacios de información y asesoramiento para el abordaje de este tema y de los distintos métodos anticonceptivos idóneos para cada tipo de edad y relación sexual.



Relacionados

Valoración

picture-1196.jpg
Marina Pino Escudero
Diplomada en Enfermería, con amplia experiencia y formación en Prevención y Promoción de la salud.