Elegir una terapia con sentido práctico

Elegir una terapia con sentido práctico

Elegir una terapia con sentido práctico implica que debemos hacerlo conscientes de nuestras posibilidades reales de llevarla a cabo en nuestro día a día.

1898718

¿A qué nos referimos con sentido práctico?

Al elegir una terapia lo hacemos porque nos han llegado referencias, sean por información a través de TV, prensa, internet, etc. Otras son más directas por alguna persona cercana que nos ha hablado de sus buenos resultados o del excelente terapeuta, incluso por razones más directas aún como que en algún momento nos haya sido de gran ayuda.

Pero en algunos casos hay terapias que según las circunstancias del momento no son las más adecuadas. Por ejemplo, si para aliviar mi estrés debo realizar un tipo de técnica terapéutica que requiere tres veces a la semana una sesión de dos horas.

Los resultados pueden ser maravillosos pero si una vez salgo tengo que ir a recoger a la niña de la clase de ballet y luego pasar a hacer la compra antes que me cierre el super y… Seguramente aún me estresaré más.

Mejor una terapia fácil de seguir que la super efectiva y difícil de conllevar

En el ejemplo anterior, que es muy descriptivo, vemos que si finalmente esa terapia tan efectiva nos conlleva demasiados inconvenientes le van a restar efectividad o dejaremos de hacerla sin concluirla. Incluso peor, sin darnos cuenta se convierte en otra obligación en la agenda; más motivo de estrés y carreras.

Lo bueno es que hay terapias y técnicas muy efectivas para elegir y otras que quizás no sean tan efectivas en principio, pero nos pueden suponer la verdadera solución ya que podemos realizarlas con facilidad.

Algunas recomendaciones para elegir terapias con sentido común

    • Siempre que le sea posible, las siguientes cuestiones pueden ser interesantes para tomar su decisión:
    • Terapias que estén cerca. Procure no hacer desplazamientos muy largos.
    • Que las sesiones no coincidan con horas de mucho tráfico.
    • Que no conlleven más tiempo del que tiene realmente y que no necesite un seguimiento muy continuado.
    • No olvide incluir en la duración de las sesiones el tiempo de desplazamiento.
    • El precio también es importante ya que si es desproporcionado a nuestro nivel económico no la podremos seguir durante mucho tiempo y sólo nos provocará más angustia y nuevos problemas.
    • Si decide combatir un problema de salud por ejemplo con una dieta, elija una realista. Si es muy difícil de seguir, con alimentos poco cotidianos tendrá que desplazarse a donde se consiguen, no podrá comer sino en casa, tenga en cuenta si la elaboración de los platos conlleva mucho trabajo, o si no le gustan ese tipo de comidas, etc.

    En conclusión

    Resumiendo, la mejor terapia es la que podemos realizar con un buen terapeuta de eficacia probada a nuestras necesidades de salud y que se adapte a nuestra cotidianidad, para poderla llevar así a cabo con éxito y no abandonar en el intento.

    Y la salud también es disfrutar de lo que uno hace, come o vive.



    Relacionados

    • Psicoterapia breve caracteroanalíticaPsicoterapia breve caracteroanalítica La Psicoterapia Breve Caracteroanalítica nos ayudará a quitarnos esas corazas que hemos […]
    • Psych-kPsych-k Psych-k es un poderoso método para trabajar nuestras creencias limitantes y poder […]
    • Medicina biológicaMedicina biológica La medicina biológica busca la “complicidad” del cuerpo humano para restablecer las […]
    • Volver a la sencillezVolver a la sencillez En una medicina llena de aparatología es básico volver a la sencillez ya que implica el […]

    Valoración

    picture-861.jpg
    Juan José Sánchez Ortiz
    Terapeuta físico, emocional y coach. Articulista experto en salud, ecología, desarrollo personal y ONGs en medios digitales e impresos. Periodista de investigación con trabajos referenciados en artículos, tesis de postgrado y doctorales.
    Anterior artículo »
    Siguiente artículo »